Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

La soledad de las sensaciones.

El viento viajero ensombrece los árboles con sus plumas
En el día son destempladas auroras que renacen al amanecer
Como fénix que se echa al vuelo más soberbio sobre la tierra
Noctámbulo plenilunio centellea en la inmensidad del infinito
El universo se extiende fugaz y estrellado en horizontes multiformes
El silencio cautiva las horas en sensaciones perdidas al andar
La naturaleza se vuelve una con la humanidad, solo existes tú
Misterio, amor, paz y serenidad entre aguas ancestrales
El verdor del bosque cromatiza tus ojos en camaleónicos colores
Tu belleza arde como fuego abrasador en mis sentidos
La noche es solitaria ausencia de segundos y horas
El tiempo se esfuma estertóreo como si te viera por vez primera
Detengo los instantes entre mis manos, que son gotas de agua en el mar
Nada más queda que tu voz entre sueños surreales
Que me invitan a caminar los senderos donde el amor eclipsó el tiempo.

José Patricio Chamorro Jara, Quillón, Cerro negro. 24 enero 2017.

Cocktail de palabras.

Degusto y saboreo este cocktail de palabras que despierta los sentidos
La noche cae rendida a los pies de una hoguera y su poética es voz hecha fuego
Tu lengua enciende el clímax de mi sangre
Que corre, te recorre y penetra tus venas
Las abre, las cierra, fluye como torrente dentro de ellas
Tu cuerpo me sabe a efluvios nocturnos
Son tus versos éxtasis en este vivir finito
La tierra es agua y el pensamiento fuego
Las horas son días y la muerte vida en tu presencia
Eres poesía, voraz y hambrienta de infinito
Escucho tus latidos que silencian la ciudad a la distancia
Te sé  mía en las sensaciones vividas.


José Patricio Chamorro, 20 enero 2017.

La espera eterna o la espera perenne.

I El tiempo se deshace entre mis manos, la eterna espera se vuelca como un reloj de arena Mi corazón se desquebraja en gotas de tiempo Los segundos se descomponen en partículas rotas como una polaroid en un portarretrato hecho trizas Mis ojos se entristecen en tu ausencia Lágrimas bajan por mis pupilas como puñales de sangre La profundidad de un sentimiento se desvanece en el aire Y mi corazón se desborda en un llanto cobarde
II
Como prófugos de la distancia estuvieron nuestros cuerpos La libertad será tu mayor victoria La nostalgia será esperanza y el amargor, felicidad Mi alma aguardará en espera una eternidad, Hasta siempre… Hasta nunca… es hoy lo que no fuimos ayer Emprendemos un nuevo vuelo hacia la libertad, Lo que ayer fue ilusión, hoy es triste desenlace
III
Mis latidos silencian los instantes, Atruenan en ímpetus la fugacidad de la memoria El amor se arrumba en cenizas abrasadoras Que arden como hoguera al infinito La despedida es el camino a una nueva vida En que las fotogra…

La poesía de los días. Poética de las estaciones.

El mañana nunca llegará si en vano postrado estás en el silencio
No aguardes tus pasos, échate a andar a la deriva
Recorre lugares incansables, collages naturales de un paisajismo surreal
Cautívate en miradas perdidas al horizonte, ama, ríe, llora y vive
Siente los besos que se posan sobre tu mejilla y recrean tu silueta
Escribe como si el tiempo se desvaneciera entre tus manos
Que tu escritura mundana sea como la etérea poesía de los días
Crea vida con tus palabras, haz del agua un manantial sereno
Haz del fuego una hoguera que encienda mentes e ilumine las estrellas
Haz del pensamiento raíz y germen de obras que desborden sentimiento
Que el poema eclipse las horas perdidas y naufrague en noches infinitas.
José Patricio Chamorro Jara, Chillán. 10 enero 2017.

Petricor. (Poesía sensitiva).

En mi memoria a desparpajo duermen los silencios de juventud
Se marchitan las ansias detenidas como momentos agrestes al andar
Todo tiempo pasado fue mejor, con horas infinitas en la eternidad
El amor es el cascabeleo de tu voz bajo la lluvia otoñal
Es piedra endurecida ante la inclemencia de las estaciones idas
Es río que fluye a caudales por tus venas diáfanas de ilusión
Es el encanto a primera vista ante el sopor de los años
Son mariposas que vibran en un aleteo prófugo de libertad
Así te siento como gotas húmedas en las virginales tierras del sur
En esos tibios besos que condenan a los amantes que se rinden a tus pies
En las efímeras caricias que rozan tu mustia piel aterida y marmórea
Son las huellas que los días te provocan en mi ausencia
En ese amor que nos atraganta en un hilo incorde de suspiros
En el hálito tenue y frágil del parpadeo de saber que se nos va la vida
Es el misterio de una promesa cuyas palabras esperan ser cumplidas.
PD: La poesia acompaña cada uno de mis días…