Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

¡Calla! no somos nada.

Generación de revoluciones, vive cada minuto como si no hubiese mañana

El ayer es un instante fugaz en la memoria, días, horas no son nada

¿Carpe diem me dices? ¡calla! no somos nada

Somos hueso y carne frágiles, cuerpo y sombra ¿Memoria me dices? sólo acuérdate del día que naciste

Ese fatal día en la memoria de un tiempo triste

La alondra yace muerta en tu penumbra

El pájaro del silencio inerte tiembla ante nuestros pasos

Ojos que ven, corazón que no siente Buitres destemplados carcomiendo tu sangre a fuego lento

Cocción de sentimientos, vive este instante Di tu último adiós alma errante

¿Tiempo me dices? aquél lo consumió todo Recuerdos, silencios, palabras y pensamientos

¿Revolución me dices? ¡calla! humillado estarás, silenciado fuiste

Tu escritura es la única voz de una sociedad  en crisis

Literatura sin fronteras.

Vivir con prejuicios, juzgar y hacer juicios es el mal de este siglo Vive la vida, libera tus hormonas, que nadie te diga qué hacer ahora Poetastros, poemastros, poesía a la vena, amordazándote con cadenas No te ciegues, no te sesgues, mira a tu alrededor Vivimos en la sociedad de la sin-razón Del pensamiento oculto, vivimos en tierra de corrupción Sociedad de clases, desclasados Libertad, libre-albedrío, sueños perdidos Vivir hasta saciarte, la vida es tu droga, es tu arte Literatura sin fronteras, vívela errante No mires hacia atrás, nada será como antes.

Frígida, más allá de nuestro mundo.

La realidad a ratos es una invención literaria, es aquello que vivimos en el día a día, en nuestra cotidiana existencia, en nuestra insignificante existencia, sin embargo, a veces en aquello que vivimos surge algo inesperado, un algo que escapa a toda lógica mundana, que es capaz de dislocarnos la percepción, que desentierra nuestros mitos más ancestrales, que cuestiona las raíces de nuestra inteligencia. Algunos lo llaman magia, otros lo han denominado fenómenos metafísicos, pero para mí son hechos inexplicables creados por nuestra propia mente, pues nosotros, personas de carne y hueso creamos nuestra realidad a través de nuestros pensamientos, en base a lo que sentimos y experimentamos, incluso a lo que creemos, preguntas sobre la existencia de una o más divinidades responden a este modo de concebir nuestra propia vida, el contacto con espíritus que nos visitan desde el más allá también es parte formativa de este choque de dimensiones, de una metafísica patológica creada por nuestra…

Amanecer sin tiempo.

Amanecer en el tiempo de mis abuelos es despertar en otoño Despertar en el tiempo de mis padres es hacerlo en invierno Hacerlo en mi juventud sería estar en la primavera de mis años Hoy es otro día, abro mis ojos y amanezco en otro siglo En otros años, en otro tiempo, imágenes que se esfuman como recuerdos Vivencias idas, experiencias irrepetibles, frágiles instantes Segundos vaporizados en el tiempo de la memoria Traslúcidos recuerdos, amores y silencios Épocas para reencantarse, revivenciar las experiencias de los amantes Fuimos uno en aquel tiempo, hoy estamos unidos a fuego lento Lo que ayer nos unió, que hoy no los separe el hombre Amanecer en tu cama es renacer de las cenizas a la vida.

El poeta de la mirada triste.

Yo soy el poeta de triste mirar El de las horas profanas, el que profana las horas             El testigo del mundo, de su fragilidad El que conoce las fatalidades mundanas, Las sinrazones de la verdad, El que nació en la tempestad al despertar de la consciencia En la nostalgia de una fría mañana de julio En la que los astros se alinearon en mi presencia En que el universo se volvió instantes Y la eternidad se volvió segundos En el presagio absoluto de los mayas En el tiempo en que nacen los artistas En el pensamiento del hacedor de destinos En el momento en que las palabras se volvieron ríos En el ocaso de los días idos, en el despertar del alba Ese día nació un poeta, un errante de la tierra Un alma etérea con voz propia que canta a la distancia Que mira desde la lejanía, es el poeta de la triste mirada.