Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 8, 2017

Me sabes a melodramas. (reescritura)

I Tus recuerdos me saben a amarga hiel La epifanía de tu silueta se manifiesta como chansón afrancesada Son los lirios tristes de tu belleza lozana en los suspiros del amor Vibrantes y sutiles son los amantes cuerpos en movimiento Estertores gélidos de una muerte temprana y destemplada La culminación trágica de las voces desesperadas Anárquicas pasiones en las que fuimos uno
II
Nos alejamos como viento sonoro en la  placentera separación Respiramos, suspiramos ecos del silencio  Cadencias musicales para olvidar la nostalgia de un amor Memoria hecha carne, verbo hecho cuerpo Agónico musgo cubre  la trágica comedia que vivimos aquel día
III
Toda historia llega a su fin, el nuestro recién comienza Como Romeo y Julieta aun la muerte nos da una chance Invictos y fervorosos triunfarán nuestros corazones que gozaron la pasión
Los dos necios rehúyen la vil traición que aniquiló el amor

Me sabes a melodramas. febrero 25, 2011 Reescritura del poema 9 septembre 2017

Eclipse solar. (Micro relato intertextual)

Silenciosa, frágil y temerosa en sus primeros meses de relación se encontraba Selena. Su pálido rostro dejaba entrever una belleza inusual, que a ratos se veía opacada por la personalidad de Elías, quién pese a profesarle un amor incondicional, inevitablemente la desplazaba a un segundo plano con su carácter firme y autoritario. Sin embargo, desde que la vio por vez primera en aquel parquecito florecido como oasis en el ajetreo diario de la ciudad, jamás pudo abandonar sus labios carmesíes y sus ojos azul zafiro. Desde ese día nada volvió a ser igual. Selena había aceptado la proposición y tan solo meses después se había visto privada de sus amistades y solo podía ir de compras acompañada, pero al menos podía tomar las decisiones sobre la comida y disponer de una espaciosa casa con vista al mar. Cuánto deseaba llamarla hogar, pero más bien era una prisión para su espíritu libre. El mar era su refugio, su última esperanza.
Llegó el gran día, la boda que con tanto esmero había prepara…