Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

Oficio de poeta.

La poesía es un arte que se cultiva con los años. Si bien en muchos casos hay un saber innato, un conocimiento que podríamos llamar “desde la cuna”, se vuelve imprescindible pulirlo, pues no poco  ha trazado la pluma de los escritores hasta ahora y, sumar un nuevo escrito para aquello donde existe una larga tradición, requiere de gran originalidad, talento y dedicación. Ya lo decía Albert Einstein, 98% de sudor y 2% de talento. Es precisamente esta fórmula que en apariencia resulta mágica, donde el trabajo constante, el dedicar horas a mejorar y detectar los errores, aunque muchas veces nos demos por vencidos, que como Sísifo cargamos la pesada roca de aportar al menos con un verso que perdure y trascienda el imaginario de una época, nos permitirá finalmente llegar a ser escritores más avezados.
¿Pero un escritor, un poeta, nace o se hace? Tal vez nunca podamos responder esta interrogante, pero de seguro ningún novel escritor obtuvo el nobel solo por su habilidad escritural. Se requier…

Caminatas y pensamientos. (16 julio 2014).

Acostumbro las más de las veces salir a caminar, llegar y partir, me hace sentir libre, son esos momentos en la vida de todo escritor en los que necesitas encontrarte a ti mismo, pensar para tus adentros. A veces decido salir con lápiz y papel en mano a escribir, otras tomo mi cámara y fotografío los lugares que recorro, siempre fijándome y captando detalles distintos, las formas de las calles, el trato de la gente, los silencios, los árboles y plazas, las casas, sus colores y cómo compactan con el ambiente, cómo pasa en ellas el transcurrir del tiempo, cómo independiente de los años pareciera que permanecen incólumes, cu´antas historias encierran esas calles y casas, la vida es un transitar errante, por ello, por sentirme libre, salgo siempre a caminar...

Cristales rotos o Ausente Edipo.

Cristales rotos.

En tardes de lluvia mi alma lloraba por tu ausencia

Pedía a gritos reencontrarse en tu camino de nostalgias

Ahora vienes,  te vas y me tomas por sorpresa

Haces como si nada, las horas ya marchitas se han perdido en tus palabras

Vienen,  van, se desvelan como amantes de madrugada

Un deseo, una sentencia. Corazones rotos, desquebrajados de promesas

Nos cautivó sin darnos cuenta, nos ató a una encrucijada, un mar de turbulencias

Las emociones desbordan el cautiverio de tu pensamiento

El cristal se ha roto, Esperanza yace entre mis manos

Me observa, se apodera prófuga de mi corazón abatido en soledades

Juntos empuñan mi escritura abrasadora,  en llamas devoran nuestra historia

Como estalactitas caen en picada,  resquebrajándose en sentires de emoción

Ira, Desolación,  Tristeza,  Pasión,  Desconsuelo y Amor

Escenas trágicas se desvelan en la cinematografía de la vida

No soy yo, eres tú quién me ha abierto su corazón.

El anfiteatro apaga sus luces,  el telón no se ha cerra…

Paciencia: Virtud de pocos, deseo de muchos. (14 julio 2014).

Paciencia:  Virtud de pocos, deseo de muchos.

La paciencia es una de las mayores virtudes que uno desarrolla en la vida, que independiente qué obstáculos se nos presenten, qué trabas tengamos o qué se nos imponga en el camino, siempre nos conducirá hacia adelante. Si bien como seres humanos somos emocionalmente propensos a descontrolarnos y desbordarnos en emociones, lo cual no es negativo, ni bueno, ni malo, ésta se transforma en la vida misma, en las acciones, en cómo nos sentimos con nosotros mismos y con quiénes nos rodean.

A veces la soledad es la mejor aliada para desarrollar la paciencia, sin embargo, ésta se logra en relación con la naturaleza, en la introspección, en el conocerse a sí mismo y hacer el mejor intento, sin mirar atrás, siempre adelante. Desde temprana edad desarrollé esta virtud, pero a todos nos cuesta mantenerla, a veces por los avatares mismos de la vida, al menos me permite controlar ciertos aspectos, lo que generalmente me anima a pensar en positivo y no e…

Horas en vela.

Horas en vela.

Tic-tac, merodea el tiempo en las manecillas del reloj en madrugada

Toc-toc toca a la puerta de la noche enciernes la hora esperada

Habito los espacios del silencio en las sinfonías del recuerdo ausente

Se precipitan a cabalgatas furibundas los ecos de la hora nona

La décima de las fugaces tonadas hacen mella en mi sentir de espanto

Undécima pujanza; la madre de los sueños de madrugada asoma su rostro

Zigzaguea el romántico fulgor del tiempo absoluto. Las cero horas hacen su revés

Vaiveneante, sonora y musical en claroacordes nocturnos llega la hora prima

Su función va a comenzar. Lápiz al ristre,  papel adosado en tintas negras

La poesía su aparición hace en el anfiteatro de la segunda campanada

Como intervalos sonoros se despliegan los estertores de la hora tercia

Ton... Retumba, la muerte acecha, retumba. Ton... Se aleja,  se evapora

Ton... Ha desaparecido en el último adiós,  rehuyendo amaneceres del ayer

La vida transita frágil y pálida en las horas en vela de nue…

Lluvias de Julio.

Lluvias de julio.

Llueve en la furtiva soledad de nuestros cuerpos en vela

Amanece en rocío nuestras sábanas húmedas de amor

Dulzor de almíbar es el placer del paladar gustoso

Sabrosos encantos son tus manos en la cobertura de mi piel

Achocolatadas se posan en mis labios como ansiado caramelo

Caen como gotas de lluvia en las venas abiertas y agrietadas de la madre tierra

Penetran sus raíces hasta las profundidades de sus recónditos valles de misterio

Se solazan cual torreones y promontorios de la Babel ancestral

Mas las tormentosas aguas antedeluvianas profetizan besos de olvido

Los fríos invernales atestiguan el pasar de los días y las horas

El tiempo es sentimiento eclipsado por invernales miedos del corazón

La voz de tu pecho clama a gritos el eco de mi canto

Las golondrinas han migrado en búsqueda de vientos de augurio

Promesas transatlánticas de lejanas costas en mares embravecidos

Julio, nostalgia de lluvia en los cielos del destino.

José Patricio Chamorro Jara, 13 julio 2017.

Heridas punzantes.

La palabra, fiel compañera de dichas y gozos en la felicidad de la vida

En aciaga traición puede aniquilar nuestros días de amor y prosperidad

Oscuridad absoluta cubrirá nuestros prados en flor primaveral

De malezas ennegrecidas envenenará el alma del que una noche las amó

¡oh, frigidas altaneras! Cobardes y maliciosas que acallan al poeta

Merecen la ignominia, ser olvidadas como las viles rastreras que son

Ustedes que al corazón enamorado encantan de ilusión

En amarga desolación acechan las horas de mi sentir más profundo

En pesares sumergen mi alma en pena, deambulante de traslúcidos misterios

Antropófagas, se alimentan de los cuerpos en existencial agonía

Profanan los silencios y aturden con narcisa belleza los placeres terrenales

La carne les deleita, la atermitan y devoran como leprosas ratas

Abren el pecho y carcomen sus entrañas

Al corazón magullan e infartan de dolor

Infecta está la herida que derrama lágrimas de rencor

Sanguínolento color enturbia el rostro hastiado y marchi…