Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

Hambruna. (Versión 2)

Como lobo hambriento devoro tus carnes

Se eriza tu piel bajo mi lengua serpentina

Es fruto en flor entre mis manos tu viril humanidad.



Se agazapa mi cuerpo sobre la roca de tu pecho febril

Arden llamas bajo la sensualidad de las caricias matutinas

En gorjeos cautivos se desnudan mis palabras

Mi boca es oralitura en tu hombría desbordada.


Profanadas bajo la hondura de tu cérvix se agitan mis sinuosidades

Somos un solo miembro erecto a contraluz de un juego nocturno

Amantes profanos en un desierto de orgamos al amanecer, somos tú y yo.

José Patricio Chamorro.
Copiapó,  14 octubre 2018.

Hambruna.

Como lobo hambriento devoro tus carnes a desparpajo
Se eriza tu piel bajo mi lengua serpentina que golosea el paladar
Es fruto en flor entre mis manos tu viril humanidad 
Se agazapa mi cuerpo sobre la roca de tu pecho febril
Arden llamas bajo la sensualidad de las caricias matutinas
En gorjeos cautivos se desnudan mis palabras bajo tu vientre
Mi boca es oralitura en tu hombría desbordada     
Se agitan mis sinuosidades profanadas por la punzante hondura de tu cérvix
Somos un solo miembro erecto a contraluz de un juego nocturno
Somos amantes profanos en un desierto de orgamos al amanecer.
José Patricio Chamorro.
Copiapó,  14 octubre 2018.

Pulso herido.

Ser el pulso herido de una corriente espasmódica de sentires
Vibratos pasionales, alma hecha carne en un frenesí lujurioso
Quitarnos las sombras, despedazar nuestros cuerpos en un acto amatorio
Amarte bajo pretexto, ejecutar los siete pecados capitales en un acto de fé
Hacerte libre entre mis manos pudorosas, descalcificar tu hombría en un beso
Ser tu hembra madre, matriz virginal que se diluye en voluptuosidades.
Ser tu amante, misterio oculto bajo tu ardiente pecho de estío
Paraísos, destierros, inframundos junto a tu hondura de hombre en éxtasis
Deseo tu boca serpentina, que atraviesa mis ocultos placeres
Se abrirán noctámbulos caminos sobre las sábanas de nuestra habitación al anochecer.
José Patricio Chamorro.
Copiapó,  29 septiembre 2018.

Certezas de un sentir incierto.

La vaga sentencia del consciente pensamiento abruma mi corazón
En la nostalgia del vivir encuentro refugio para mis soledades primigenias
Márgenes,  contornos difuminados en un beso fúnebre
Padezco mil heridas a cuestas, mas son cicatrices de otras épocas
Soy solo sombra, agua estancada de un recuerdo pronto a morir.

¿Qué es la vida, sino la ilusión de la mortal existencia?
¿Acaso los hombres del pasado, no amaron tanto o más que mi razón?
¿Por qué padecer angustias? Solaz del cobarde que llora sobre su tumba
El mañana no será sino un sueño, el murmurar de huesos de nuestra condena capital.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  región de Atacama.
25 septiembre 2018.

El clamor de un beso.

La irrevocable mano de la poesía,  abrió a nuestro paso un huracán de creación

Eres el loco afán imparable de la compulsiva escritura de un instante

Eres ansia,  deseo imperturbable que se agazapa frenético bajo mi piel

Necesito beber del manantial de tus labios,  justicia clama mi boca

Mi pensamiento será uno con la prosa de tus dedos

Recorre continentes tu voz de poeta como silencios que acallan mi sentir.

He amado en ti circunstancias, obra y palabras

Mas eres el desengaño mayor ante la cobardía de mis pasiones

Eros es la última gota de sangre que circunda mis venas

Tanhatos es el impulso vital que se hace uno entre sueños

Fantasías oníricas son elixir para mi desbocado corazón que clama un beso tuyo.

Pd: Versos para el poeta de mis sueños.

José Patricio Chamorro.
Chillán,  19 septiembre 2018.

Vengo a tu encuentro, poeta, entre valles.

Por planicies y valles busqué tu nombre
Al encuentro acudieron los ecos de tu poesía
Me recibieron galantes en campanadas triunfales
Vicuña abrió sus puertas al viajero sureño
Como Mamalluca acogiste al caminante,   rendido bajo los viñedos de tu mesa.
De Vicuña a Montegrande la profecía se cumplió,
Dos maestros se saludaron, reconociéndose en sus versos
En valle del Elqui se deleitó el paladar, degustando frutos de su tierra
Vengo a tu encuentro,  poeta de los valles, bajo tu huella cansina y ligero de equipaje.

Pd: A la poeta del mundo,  a nuestra querida Gabriela.
José Patricio Chamorro.
Vicuña,  Valle del Elqui.
16 septiembre 2018.

Enigmas.

Romper el silencio como enigmas de la traspuesta memoria
Socorrer al olvido como último recurso ante la esclavitud del pensamiento
Desafiar la muerte como un rebelde vigía, pronto a partir
Liberar un poema entre la hondura de un vaivén sideral.

En el equinoccio, una piel ardiente te saluda con amante regocijo
Somos polvo, heridas suturadas por rencores de amor
Una silueta, misterio cruel de la noche se cobija a tus pies.
Suplicante te besa en un susurro, tus labios a porfía.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  15 septiembre 2018.