Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

Caricias en adicción.

Adicción de ti como desértica sed ante tus brazos
Oasis de piel florida son tus caricias para el pronto deseo de amor
Abres tu corazón como pétalos en flor ante mis profundos sentimientos
Compenetrarnos en un beso de pasión en un atardecer frío de mayo
Ser acompañantes, amantes de ocasión durante una eternidad
¿No es el amor,  sino perdón y olvido?
Somos culpables de mediar razones y eclipsar el sentir bajo prejuicios
Dar rienda suelta a un efluvio, corazonada que nace desde las venas
Somos tú y mi humanidad ante la vorágine social de nuestro siglo
Te amaré aunque decline cadenas en tu nombre,
Aunque soplen otros vientos y se aventuren otros amores
El porvenir será tan solo nuestro y en tu pecho me dormiré al anochecer.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó, 27 mayo 2018.

Aves al vuelo se mirarán pasar.

Aves al vuelo se mirarán pasar.

Nuestro pacto fue alianza de amor. Secreta sangre de nuestras venas

Juramos bajo el firmamento infinito entregar nuestros labios al amor,

Mas las ansias de humanidad hecha carne hicieron de nuestras noches temprana ilusión

Primavera en flor son las amantes caricias a intervalos de placentera duda

Como una estrella al horizonte,  fugaz se trazó nuestro destino

Sin salida mi vuelo me llevó a tus brazos,

Manantial sonoro, refugio ante la tempestuosa soledad

Marchito mi andar, me derrumbé bajo tus ojos de madurez contemplativa

Cautivo mi palpitante corazón no es sino destrozos redimidos de una partida

Solo el sideral espacio que nos cobija sabe cuánto amé las horas junto a ti.


Como aves al vuelo nos volveremos a encontrar

Nuestras huellas plasmadas de incertidumbres forjarán oasis a su paso

Nuestros sueños compartidos bajo sábanas de rosas, recordarán

De amores sabe mi piel sureña, mas no de poética pasión

Acariciaste con tus versos las vértebras de mi alm…

Poesía y vida. (Recuperado: Santiago, Ñuñoa, 24 mayo 2014).

Poesia y vida.

La vida es muy extraña, para quién decide dedicarla a la escritura o alguna rama del arte, tiendes a sentirte incomprendido, a sentir que tus esfuerzos en la vida, si bien no son en vano, pareciera que las palabras se las lleva el viento y pese a tus esfuerzos personales esta incomprensión no cesa.
Quiénes te conocen en persona, a través de tus palabras o incluso a veces solo quiénes te conocen superficialmente juzgan tu manera de ser y estar en el mundo. Más aún, el que les parezca que a veces entiendes la vida de manera simplista, o quizás desconocer el valor de las cosas, cuando la verdad es que sí sabes su valor y que por ello tiendes a mirar la vida con mayor altura de miras.
Vivimos en una sociedad de la desconfianza en el otro, donde se te juzga por ser tu mismo, por tener tus ideas propias y escapar de la norma, donde pocos se a atreven a mirarte a los ojos y expresarte lo que sienten, donde la mayoría tiende a herir por el beneficio propio, donde se puede term…

Háblame de amores.

Háblame de tus sueños en sus brazos,  ésos que se van para no volver
¿Has sentido el frío del rocío en madrugada?
Como hiel sus caricias y amantes manos,  no fueron sino desilusión.

Amargo es el licor de quién probó el amor y cedió a sus encantos
No te dejes embaucar por su latir,  tarde o temprano sufrirás su mal andar
La noche es la vigia que todo lo sabe,  celadora de amores primerizos
Besos con sabor a traición embargan esta nocturnidad de colores fúnebres
Tu cuerpo es la voz que se apaga en mí,  resonando en ecos de soledad
Muere en mi interior,  parsimoniosamente
El último rescoldo de un huidizo amor de juventud, se desvanece al pensamiento.

José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó, 23 mayo 2018

Poemas equinocciales, se van para no volver.

Ya no estoy para poemas equinocciales y amores de ocasión
Guardia alta, en brazos de juventud se cuelgan al cuello del amado
Un beso,  una sonrisa,  abre mi vientre en caricias que se van para no volver
Los primeros amores,  no son sino medicina para el sopor de la carne
Vano es el juicio, de que para amar solo basta el deseo.

En mayo florecen recuerdos y se esfuman sin recelo
Amaron tanto mis labios que se cansan de anhelos entreabiertos
Decidió mi estampa entregar su desdicha, sin mediar llanto,  ni sonrojar mejillas
Al tiempo que sabe más por viejo que por diablo lo engañé a traición
Me enamoré de la poesía y ella me arrebató los últimos rescoldos de pasión.

José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó, 21 mayo 2018.

Noche de vientos auguradores. (Recuperado de los textos de Santiago, 2014).

Lo único que tenemos es el momento presente, la acción que realizamos en este momento en un aquí y en un ahora, en un espacio y tiempo, cuya justa medida es nuestra existencia. El pasado ya no existe, el futuro lo estamos construyendo y para que algo surja en este mundo, ya sea a través de las manos del hombre o de un ser creador, las cosas, las situaciones, o incluso para que la vida misma pueda existir. 
Es por ello que agradezco el poder vivir cada instante, el ser consciente, de lo que quizás no nos damos cuenta, pero el hecho mismo de movernos a nuestra voluntad, de cumplir nuestros deseos, de pensar y sentir, de estar, ya es decir mucho. No cualquiera puede darse ese lujo, inclusive la escritura misma es creación del artista, de su mente y sus manos puestas al servicio de su imaginación y de sus pensamientos. Es algo que nadie puede arrebatarnos, tal cual los instantes y aun así no es necesario manifestar más que la voluntad del genio creador; aquél que es capaz de hacer poesía…

Sueños de sur.

Al sur se llega con las nostalgias bajo el brazo y los sueños entre las manos
El viajero sabe que aún aguardan promesas de amor por cumplir
Cuando al horizonte se mira,  se descubre que las nubes traen consigo vientos del sur
Bajo su estampa se delinean gotas de rocío,  las primeras lluvias se asoman
Incluso en la lejanía de otras tierras,  siempre se oye el llamado de su canto.

Perderse en un pensamiento con sabor a sur es volver el tiempo atrás
Girar la manivela, recorrer sus calles a destiempo y sumirse en otra época
La gente del sur es apacible como un pan amasado de madrugada
Sus silencios son la antesala de presagios y verdades ocultas con color a porvenir
Rumores de ríos y valles te invitan a quedarte Una vez que conoces el sur,  no te querrás ir jamás.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  13 de mayo 2018.

PD: El sur está presente aun en el desierto de otras tierras y el olor a tierra húmeda traspasa las distancias y te cala como un aguacero de abril.