Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

La intensidad de un beso.

Escribo para no morir en el intento. Para vivir en la palabra prolongada,  extasiada, vaiveneada
Soy las migajas de un mundo derruido bajo la sombra del silencio
Brisa frágil más allá del amor, más allá de la carne
En tus besos,  un mundo se abre de par en par como fértil valle del deseo
Tu boca lujuriosa exclama, prorrumpe un gemir acompasado de tu voz
Me miras como el amante cautivo,  sucumbiendo al encanto de los ojos del amor
Claridad alumbrará las noches de quiénes han besado con intensidad un alma
El recuerdo será el prohibido secreto de los labios sumergidos en pasión.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  13 diciembre 2018.

Canto con sabor a mar.

En una mañana ausente,  se escucha una voz clamar
El silencio del mar anima la palabra, despierta su sentir
Como purgante poético, se recogen las olas; la vida nos cautiva
Un andar a cuestas insinúa el viaje del ruiseñor dormido
Un canto lastimero se aloja en su corazón, canta a nuevos amores su ilusión
Pasión se desboca,  su voz es un susurro entre sus labios.
José Patricio Chamorro Jara.
Tongoy,  8 diciembre 2018.

Sueños migrantes.

En silencio veo transitar la realidad cotidiana. Su nombre es nostalgia
El trabajo es mi sustento ante el peso de las horas
Mi familia en lejanas tierras espera mi llegada
Mas no sabré jamás si al despuntar el próximo sol, brillará mi alma
Sueños rotos migran en horizontes infinitos
Por confines inauditos navegan las esperanzas del exiliado de su patria
Anhelos, azar y lucha es la sangre de la estampa que recorre mis venas
Migrante es mi condición, es la pujante herida hacia el puerto que nos aguarda.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  5 diciembre 2018.

Instantes recobrados.

La infancia es el lugar del no retorno, al que siempre aspiraremos volver, pero ya no hay vuelta atrás,  salvo a través de la voz de nuestra consciencia,  las evocaciones y recuerdos. Si bien, a veces una canción, una situación inesperada,  un gusto, un aroma pueden despertar en nosotros esas ansias por dar vuelta atrás las manecillas del reloj.
Sin embargo,  cabe preguntarse,  ¿será que el tiempo convierte bajo el tamiz de la memoria los recuerdos en ilusiones?
Sin lugar a dudas,  al volver la vista atrás, las vivencias se vuelven más alegres y conmovedoras,  inclusive el dolor se hace tolerable. El tiempo vivido se transforma en instantes, años se difuminan en segundos,  que como sinopsis visual ocurren ante nuestros ojos; personas,  experiencias, lugares y circunstancias se hacen uno. Mas nosotros no somos los mismos y solo nos resta seguir caminando en la búsqueda de la felicidad para construir los futuros momentos del futuro.
Domingo 2 diciembre 2018.
José Patricio Chamorro, …

Viajes en ausencia.

Te escribo como un saludo a la distancia que el tiempo desvanece
Nuestras vidas han tomado rumbos distintos,  más ya no iremos por el mismo camino
Aflora esta noche la nostalgia,  es una llamada perdida por  no escuchar tu voz
Te escribo versos,  aunque tal vez tú no los leerás
Pero quién alguna vez amó, sentirá en ellos la nostalgia de perder su gran amor
El beso olvidado será el inicio de un pensamiento fugaz, una vida en ausencias
Un circunloquio de instantes que se desencuentran al atardecer
Somos vidas paralelas, precipitadas a las indecisiones del último silencio de un adiós.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  17 noviembre 2018.

Versos de amor y muerte.

En la soledad de las horas el tiempo se arrebata
Inclemente,  piadoso como cristo en el calvario ante la dolorida humanidad
La distancia es la sentencia de quién vive para morir un poco cada dia
Instantes, circunstancias como último recurso para un final de incertidumbres
¿Qué somos,  sino polvo en un ínfimo rincón universal?
Mas, la palabra poética es la única verdad para sobrevivir
¿No crees acaso que estamos suficientemente muertos como para sufrir?
Ama,  besa como si hoy fuese el último instante que abrirás tus ojos.
José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó,  15 noviembre 2018.

Sobrevolar las horas.

Despegar las alas en vuelo como ave libre hacia los confines
Sentir las ráfagas de aire en forma de suspiros que alivian el alma
Ser uno con el infinito bajo tus pies,  enmudecer ante la primigenia imagen
La tierra madre nos mira en silencio,  contempla tu rostro enmudecido
Como hijo pródigo volvemos al origen,  fértil añoranza del primer despertar
Somos momentos,  instantes deslumbrados por un continental amanecer.


Corresponder afectos en la taciturna silueta de un abrazo a la distancia
Ser peregrino,  errante cazador de poéticas imágenes
En la fragilidad de una palabra mártir, aguardar la memoria
Sobrevolar las horas como tiempo recobrado en la soledad de un pensamiento
Viajero transhumante, haz de tu camino una atalaya de sentidos.

José Patricio Chamorro Jara.
Sobre los cielos del norte de Chile.
2 noviembre 2018.