Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas. Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía. Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento. Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo. Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto. Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso. Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías. Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana. Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía. Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias. Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía. Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos. Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido. Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto  Porque si hallara una promesa de amor, escri…
Entradas recientes

Muros.

Niños migrantes derraman una lágrima silenciada.
Angustia duerme bajo la sombra del pecho descubierto de una madre.
Inanición es la última escapatoria para sobrellevar un mundo ausente.
Gritos desaforados dibujan un cuadro expresionista en medio oriente.
América es la madre cautiva de cuyos hijos han perdido la memoria.
Un muro invisible se agazapa depredando la natural riqueza a su paso.
El muro, quizás es la única barrera que tenemos.
29 enero 2019. Lima,  Perú.

Amazonía en éxtasis.

Tu sudor de macho febril recorre mis pechos.
Amazónica mi piel,  aguarda ser tu santuario virgen; arder en deseo.
Te invito a explorar mis cuencas nocturnas,  valles abiertos a intemperie.
Rocío que acaricia la selva perdida de tu humanidad en éxtasis.

7 febrero 2019.
Pd: Al Adonis durmiente.

Piel amazónica.

Macho febril,  recorres amazónica mi piel.
Tu sudor aguarda valles a intemperie.
Santuario virgen que arde en deseo, es mi pecho.
Mis selvas nocturnas acaricias, exploras.
Te sumerges en su hondura, penetras sus ríos, sus cauces en desenfreno.

7 febrero 2019. Perú.

Pasión primordial.

En tu pecho arde la pasión de nuestros antepasados.
Territorios volcados bajo caricias,  un beso nos arrebatan.
Somos el pensamiento erótico del éxtasis primigenio.
Somos cuerpo,  carne hambrienta de pudores y versos.
Eres sangre bullente que desea ser domada, sentenciada entre susurros.
Ecos de tus paisajes más humanos que el cristo de mis plegarias.
Eres la puerta de entrada a sueños más profundos,
sonido torrentoso como crujientes labios que besan lo prohibido.
José Patricio Chamorro Jara.
24 de febrero 2019.

Tentaciones.

En tus besos el rumbo se pierde como olas de la mar.
Son tus brazos el muelle donde encallan mis suspiros.
Es tu sonrisa el dulce trinar de aves en primavera.
Eres imagen,  templanza en la vorágine del vivir.
Somos el pensamiento oculto de los placeres, tierra fértil.
Volcánica tu piel, emerge ardiente, deseosa como licor de medianoche.
Eres el afrodisíaco festín de los sentidos.Tus labios son mi última tentación.

José Patricio Chamorro.
Ica, Perú. 18 febrero 2019.

Brisas de mar.

Brisas marinas cubren mi sonrisa.
Bajo el sol de febrero se acarician las olas.
Gaviotas gimen un adiós, la partida inevitable del viajero.
El sur me habla a través de sus aguas, pronuncian silencios furiosos.
Clama el mar desde la profundidad de su volcánico pecho.
Rojizas tierras invitan a perderse, permanecer cautivo entre sus brazos.
Embarcaciones migran como aves en vuelo.  Solo queda mirar atrás.

Lagunilla, Paracas. 17 febrero 2019.
José Patricio Chamorro Jara.

Íntimos besos.

Besar a un poeta es desenterrar escombros donde duermen sueños olvidados.
Rozar sus labios es acariciar las estelas del pensamiento hecho deseo.
Amar a un poeta es cultivar la memoria del cuerpo.
Intimar con sus sensaciones es refrescar tus sentidos bajo el rumor del agua.
Acielar la noche, escribir el día con el sol entre las manos.
Perderse en los ojos de un poeta es reconocer el mar en sus bordes.
Acariciar su alma,  será la razón para saber que ya no hay marcha atrás. Ni jamás la hubo.
José Patricio Chamorro J.
9 febrero 2019. Lima, Perú.