Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

Las letras son mi pasión. (Recuperado del 10 agosto 2014, Ñuñoa, Santiago).

Las letras son mi pasión.

Ojalá se pudiese girar la manivela del tiempo hacia atrás, regresar el tiempo transcurrido y convertirlo en tiempo recobrado. Para quién se sabe escritor, amante de la vida y viajero del alma, los años transcurren como una inexorable promesa no cumplida.
Se avecinan cambios, lo presiento, aunque hasta ahora, en estos veintitrés años, cada cambio suele ser para mejor y cada cual más inesperado que el anterior. Llevo conmigo más de aquello con lo que me vine, llevo cinco años viviendo relativamente solo, pues siempre he estado acompañado y he recibido mucho apoyo y energías de muchas personas en mi vida, sin embargo, la vida es un peregrinaje, un partir y mirar siempre hacia adelante, desapegarse a ratos de lo material, para alcanzar otras cosas a las que les atribuimos otro valor, quizás más simbólico, sentimental, emocional y hasta visceral. 
No me da miedo la vida, no obstante, me causa pavor no saber qué vendrá, cómo reaccionaré y qué haré el resto de mi e…

Desgarro.

Un desgarro a quema ropa en el alma vierte un charco de nostalgias.
Como tinta derramada, la sangre corre estampada en versos.
Se dilatan las pupilas, desorbitados los ojos padecen su muerte prematura.
Un corazón rutilado es el eslabón perdido de la humanidad a punto de callar.

En la creación solo hubo un grito silenciado,  era el instante final en que la humanidad nacía.
Holocausto de ánimas prontas a marcharse agrietaron las entrañas de la tierra madre.
Un charco de lágrimas de sabor agusanado hirió la escena primigenia.
Reencuentros se sucedieron como el primer recuerdo del olvido.
José Patricio Chamorro Jara.
Bar café O Higgins,  3 agosto Copiapó.

Palabras. (Poema visual) 16 noviembre 2010 (Reedición)

Palabras. (Poema visual) 16 noviembre  2010
A veces pienso en la fuerza de las palabras                                   Como Zarpazos desgarradores y aprisionadores Esperanza para algunos, desesperanza para otros             Torbellino de ideas brillantes e injuriosas calumnias vulgares Sistema de signos y signos que no significan nada  Palabras     Ilustradas, cultas, informales o cotidianas,              Rugientes, sonoras, apabullantes y silenciosas Tiempo último, final de un vaivén de emociones prontas a sentir          A        F    R      A     N     C     E     S    A     D     A    S L I B E R T A D       a     ratos coartada Al       Libre albedrío no le creo nada B    r   I   t a n i s m o s  Palabrotas y anglicismos Ríe de LC O N G O J AEsa vil y siniestra ramera I   S  L A T  E  de  la  Sabedora de infortunios y penosos dilemas   e    D   i   e  n t a         y      Aniquiladora de tu tiempo, mi tiempo, nuestro tiempo          A            Z           A          R          O     …

Madrugadas.

Versos de madrugada acarician el alma al tacto de las manos
Frías sensaciones humedecen labios en suspiros
Remilgos de amanecidas, exhortan el alba en un canto de amor
Dia despide a noche como pacientes amantes prontos a encontrarse
Se desean los vientos de mar a cordillera en un vendaval de gorjeos insinuantes
Raudos se cogen por sorpresa como el primer amor
Solo quién contempla  madrugadas,  reconocerá silencios y susurros
Quién conoce la fuerza de la naturaleza al despertar, gozará su pasión.
José Patricio Chamorro Jara.
Santiago,  28 julio 2018.

El fin de la poesía.

Cuando el último respiro de una estrella apague su luz, la noche será eternidad.
Eternidad ausente,  lastimera, melancólica y fría como un romántico poeta próximo a morir.
Ya no habrán constelaciones, ni cantos;  solo olvidos y silencios ante la frágil silueta de un poema.
El postrer verso de un cadáver a cuestas,  cuyo túmulo serán las errantes memorias del mundo.
Una rosa nace en cada verso desterrado. Un corazón sufriente, es germen de un desierto florido.
Nadie recordará su propio calvario,  pero la voz de un poeta resonará entre  acantilados y montañas.
La mano divina abrirá caminos, profanará cuerpos marchitos donde la juventud se desvaneció inminente.
Una fumarola en erupción latirá al son del primer amor, difuminado entre alegrías y pieles azoradas al tacto.
La belleza será el instante propicio para amar y ser amado. Sin embargo, su doble semblante será reflejo del horror.
Solo la esencia de un beso nos salvará de la inexorable muerte de la poesía.
José Patricio Chamo…

Momentos de libertad. (Recuperado del 16 julio 2014).

Acostumbro las más de las veces salir a caminar, llegar y partir, me hace sentir libre, son esos momentos en la vida de todo escritor en los que necesitas encontrarte a ti mismo, pensar para tus adentros. A veces decido salir con lápiz y papel en mano a escribir, otras tomo mi cámara y fotografío los lugares que recorro, siempre fijándome y captando detalles distintos, las formas de las calles, el trato de la gente, los silencios, los árboles y plazas, las casas, sus colores y cómo compactan con el ambiente, cómo pasa en ellas el transcurrir del tiempo, cómo independiente de los años pareciera que permanecen incólumes, cu´antas historias encierran esas calles y casas, la vida es un transitar errante, por ello, por sentirme libre, salgo siempre a caminar...

Paráfrasis sobre Heráclito. (Recuperado)

Paráfrasis sobre Heráclito.

La vida pasa un poco por los lugares en los que estamos, el tiempo transcurre sin darnos cuenta. ¿Cuántos cambios tenemos en la vida?, ¿Cuántas cosas experimentamos?, ¿cuántas personas e historias conocemos? la única certeza es que jamás volvemos a ser los mismos. La vida continúa a cada paso, cada día, cada segundo, desde que nacemos hasta el final irremediable de nuestra existencia -la muerte.- 
Nunca un día es igual al otro, siempre nos suceden cosas, de ellas se aprende, cómo nos relacionamos con ellas es lo que marca la diferencia. Como decía Heraclito,  parafraseandolo: Nadie cruza el mismo río dos veces.
Santiago,  8 julio 2014.