Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 18, 2016

Un llamado a la Humanización social.

-->
Los accidentes en la vida suceden cuando uno menos se lo espera. Son hechos impredecibles, que en tan sólo segundos pueden cambiar tu vida, sin embargo, pese a sus consecuencias muchas veces desastrosas, generan a su vez otras que suscitan el lado positivo de la sociedad, es en momentos de incertidumbre como éste donde la humanidad se une para afrontar los embates naturales, donde se suceden sentimientos fraternales y de ayuda mutua, puesto que el ser humano como ser social posee una cualidad inherente, que es su sentido gregario; el cual surge en circunstancias inesperadas y traumáticas, como la que vivenciamos durante estos últimos días.
No obstante, no sólo sentimientos bondadosos se despiertan en nuestros corazones, ya que la histeria, la sugestión y el pánico colectivo, ocasiona hechos realmente censurables. No pocos son los que se aprovechan de la desgracia de quienes lo rodean y caen en bajezas inhumanas, delinquiendo y cometiendo estragos en la ciudadanía. Estos hech…

Los tormentos del escritor.

La escritura me arrebata los instantes, me cautiva lentamente
Me sobrelleva a espasmos irregulares y cadencias licenciosas, premonitorias
La fuerza de la palabra enclaustrada arremete mis versos
Se poseen en encrucijadas verbales los abismos de la memoria
Lo que fui se desvanece para ser lo que no fui y lo que quise ser
Mis manos que abrazan tu silueta, recuerdan tus insinuaciones
Tu cuerpo es frágil y mis besos te aprisionan en un prófugo amor
Letanías menguantes de un porvenir próspero ante la soledad infinita
Se conjugan como verbos de una lengua universal en un poema de clepsidras
El tiempo es ese infame moribundo de promesas vanas y tormentos vacíos
¡Oh sentimientos, no me juzguéis! Solo me hallo frente a ustedes
Que desnudan mis carnes y acribillan mi existencia
Tristezas fueron los delirios de una vida en mentiras carcomidas
¿Qué fue de la verdad, sino vil misericordia?
Infame y corrupta como esta sociedad malsana de prejuicios inverosímiles
¿Qué fue de la primavera de la vida…