Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 25, 2018

Memorias cotidianas. (Recuperado del 25 Junio 2014).

Hoy partí de Ñuñoa, seguí por Tobalaba, llegué a mi destino y ya estoy de regreso, es fácil escribirlo, pero como decía Rose en el Titanic, después de las experiencias, nada es igual, la vida es un viaje incesante y para el viajante que desea escribir historias, siempre es bueno iniciar una nueva partida. Más que describir este día, sólo puedo decir que fue surrealista, estuve en un lugar grato como un museo de la vida, inspirador para la poesía y esos sentimientos que te hacen sentir vivo, recorrí sitios pintorescos a pie, deteniéndome en los detalles, aunque sabía que estaba contra el tiempo, pero la vida es un poco eso, recorrer y volver a pisar los lugares y sólo tal vez, no mirar atrás, sino siempre hacia adelante Sé que no puedo hacer todo a la vez, vivir/escribir, pero éste es mi consuelo nocturno, recordar fugazmente y repasar la memoria del día.
Memorias cotidianas.

Cómplices miradas. (Recuperado del 25 junio 2015).

Ellos se conocieron. Quizás se enamoraron. Tal vez se dijeron te amo o probablemente fue en un sueño que nunca existió.
La vida, el recuerdo mismo de haberla vivido con la intensidad que la acompaña en un café de medianoche o una caminata por calles de países desconocidos. Noches prófugas que se escabullen entre los dedos de amores incomprendidos. Ambos se encontraban aquella noche rumbo a sus destinos, al que pudieron no haber llegado o en los que nunca se hubiesen conocido. 
Se toparon en esas callejuelas parisienses o en un viaje por Roma o por qué no por las míticas aguas venecianas. Sin embargo, nada de aquello pudo haber ocurrido si ella hubiese dicho te amo y él hubiese dicho te quiero. No necesitaban pronunciar aquellas palabras llenas de ilusión, pues para quiénes desean compartir toda una vida, las cómplices miradas son aliciente suficiente. Pues ellos se sabían hechos para la muerte y que aquella noche sería la única de sus vidas en las que desbordarían pasión. Por ello de…