Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Desértica poesía: Polvo de estrellas.

Desértica poesía: Polvo de estrellas.

Se lloran nostalgias del ayer; triste está el norte

Deseos son añoranzas por verte una vez más,

Son sus tierras azuladas la negrura de la mar.


Cálidas son sus huellas en las limpidas pisadas al pasar

En sigilo se duermen,  aguardan el calor estival

Anuncian rumbos nuevos, clamor es su grito,

Sus fauces se abren haciendo estelas al camino.


Entre valles y cordilleras al caminante conducen

Seducir es su arte, sinuoso bajo anochecidas estrellas

Somos matices, polvo infinito de montículos en su espacio sideral.

José Patricio Chamorro Jara.
Bahía inglesa,  región de Atacama.

30 marzo 2018.

Amor del día a día. -Versos de media noche -. (Recuperado del 28 marzo 2016).

Amor del día a día. -Versos de medianoche.-

Nuestro amor es tan cotidiano como las palabras que salen de tus labios

Silencios impronunciables de letanías pasajeras que es música para mis oídos

Tu verbo es carne hecha vida en el andar

Calles se sobrecogen a tu presencia, aguardando tu estampa.


En la soledad de los días, me pierdo como poema de medianoche

Cautivo amor  en tu mirada prófuga sobre mis ojos

En el deseo que late de tu pecho a ritmo cardiaco en nuestra compañía

Bajo el fragor de los cuerpos en el desfallecer amatorio que nos deja sin aliento.


Erotismo de sensaciones perdidas en los momentos vividos

En la tranquilidad de tus manos sobre las mías en el contacto profundo

En las vértebras fibrosas de una humanidad en llamas

En lo que dijimos y en esos vocablos aún no inventados a la espera de ser creados

Tu cuerpo se hace dia en nocturnos tiempos,

Volver al origen,  despertar en tu regazo.

Cantos al porvenir.

Cuando las cadenas aprisionen tu cordura, haz de tu vida imaginación

Si el silencio aguarda tu espera, sonríe y ve tras él

En el amor encontrarás refugio, fiel reflejo de la vida en sus misterios

Sábete hacedor de verdades y degusta pensamientos como geranios en flor

Si el mañana anuncia porvenires inquietos, apacigua tu temple

Mirar alrededor siempre será una nuevo renacer a tus circunstancias,  ¡vive!

Si el tiempo apremia y las horas pasan, recoge sus remansos y crea un manojo de sueños

No estés triste si abandonas tierras lejanas, pues en cada lugar un sitio espera

Abre tus ojos al hechizo de otros vientos, exclama al cielo una exhalación

Nadie nace cantando, pero en sus frutos hallarás pasión

No temas, ¡equivocate! Intenta cuantas veces quieras, es solo una la vida

No dejes oportunidades morir sin intentarlo de nuevo.

José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó, región de Atacama.
25 marzo 2018.

Memorias de un nacimiento.

Memorias de un nacimiento.

¿Florecer no es acaso el estado más deseado de una rosa?

Sus pétalos tenues,  caen saludando al viento que proclamó su voz primera

Vigias cautelan los recuerdos del eco efímero de un pensamiento

Te señala, te induce a tomar el toro por las astas y callar

Silenciar el non grato nacimiento de una flor.

No hubo cordilleras, ni desiertos,  ni mares a su venida

Solo un hilo de plata atravesó su corazón precoz en llantos

¿Cuán pesado es el mundo para una rosa que nace?

Imaginar un ápice de su dolor nos ciega a creer en el destino

Fulminante agonía es el misterio de un capullo que verá la luz primigenia

Como relámpago de vida en el sideral espacio se hundió la mano divina

Se ocultaron los astros y se postrernaron en su presencis

Cabizbajos los reyes, humillados a sus pies suplicaron

Disculpas no bastaron. En el imperfecto segundo de su venida,  vió la luz

La rosa de los siete colores fue la última esperanza de la tierra

Una estrella fugaz deslumbró el firmamento

N…

Oasis de piel florida.

Se abre ante los ojos el más allá como puerta al paraíso
En sus confines extendida la madre natura observa con detención
Señala sus tierras con el misticismo de otros pueblos lejanos y sombríos
Despierta el amanecer a un beso al porvenir,  se hace consigo la primavera
La luna en su noctámbulo pecho, láctea su cabellera,  enciende un lucero
Al farol alumbrado de amores en el desierto,  serena su temple y ama
Florida piel es un oasis para los peregrinos perdidos en caravana
Busca y encontrarás las mil y una delicias de su estampa virginal.

Duerme bajo su regazo,  apacible de amores
Posa tus labios en el silencio y haz de tu promesa un mensaje de amor
Funde tu cuerpo a sus raíces,  siembra versos como lluvia en intermitencia
En marzo deja volar tus alas de sur a norte como rocío del alba
En abril,  frágil llovizna será tu sonrisa primigenia
En una fragancia de mayo contemplarán tus ojos un recóndito matiz
Beberás el aroma de las rosas carmesíes y en amaranto se hundirá tu dese…

Sobre la naturaleza de los sueños. (Recuperado de 24 marzo 2014).

La naturaleza de los sueños y de la consciencia siempre me ha parecido un mundo extraño, a veces de difícil acceso, más aún cuando nuestra mente permanece tan activa y lúcida, que pareciera que cuando nos sumergimos en este estado, viviéramos todo como una realidad paralela, alterna, donde nos comportaríamos como quisíeramos comportarnos, a veces con incongruencias con nuestra realidad de vigilia, a veces con total libertad e iguadad, que un estado u otro, en el mundo onírico y en la realidad, nos comportamos de la misma manera, pues la esencia del sujeto vivenciante es la misma, sus expectativas, frustraciones, deseos más profundos, significaciones simbólicas, anhelos, todo se superpone en la mente del individuo, llevándola a diversos planos conscientes e inconscientes.
Pero qué es lo que recordamos de un sueño, por qué se nos olvidan las partes fundamentales de éste, tan sólo a los segundos de despertarnos y, en cambio, hay otros que permanecen en nuestra memoria, incluso al pasar …

A las memorias de un solitario escritor. (Recuperado de: Tardes del 22 y 22 marzo 2014).

En el mundo cada vez que lo recorremos y salimos a su encuentro, nos vemos enfrascados en un tiempo y espacio determinados. Son precisamente estos últimos los que en el último tiempo me han llamado la atención, pues éstos los podemos personificar, ponerles nuestra esencia, armarlos y desarmarlos a nuestro antojo. En fin, habida cuenta de habitarlos. 
Los lugares cobran sentido para nosotros en la medida que le brindamos coherencia, los hacemos habitable con nuestros gustos y preferencias, a algunos los preferimos cerca del mar, la naturaleza, donde ingrese el aire límpido y fresco, aromáticos, alejados del ruido, coloridos, pintorescos, arquitectónicos, arabescos, chilenos, antojadizos o remotos, los hay para todos los gustos, otros los prefieren cercanos a la tierra, en las alturas, desérticos e incluso compartidos. Espacios los hay para las preferencias más variadas e inverosímiles, donde hagamos nuestras vidas, donde fluyamos con el flujo del tiempo, donde solemos poner calendario…

El sueño del aluvión o el día en que la tierra despertó.

El sueño del aluvión o el día en que la tierra despertó.

Aquella noche un fuerte movimiento sísmico y un viento inusual,  de varios cientos de kilómetros por hora, desencadenaba un aluvión. La tierra empezaba a desprenderse de los cerros y montes y rápidamente se aproximaba a la ciudad, dejando gran parte de ésta bajo tierra,  salvándose solo aquellos que se dirigieron a la parte más alta de los cerros. 
Desde mi ventana se veía cómo la tierra arrasaba con todo a su paso, trayendo consigo casas,  escombros,  incluso a las personas que bajo su vientre quedaron atrapadas. Nunca nadie vio un aluvión semejante. Los escasos sobrevivientes recordariamos ese día aciago como "El día que la tierra despertó".  Sin embargo, siempre supe que la madre natura solo buscaba restablecer el equilibrio,  aquél que la humanidad le usurpó. 
Desde ese día comencé a creer en los sueños premonitorios y cada vez que veía a mis congéneres hacer daño a nuestra madre tierra,  aquel sueño se me venía a…

Mariposas en libertad.

Mariposas en libertad.

Caen hojas como olvido en la memoria del otoño

En incertidumbres amarillas descansa la parda libertad

Una danza de colores primos revolotean por los aires

Al viento acarician sus alas; mariposas peregrinas buscan anidar

Anochecen sus ojos en el ocaso de un puñado de magnolias y pensamientos

Indómitas naufragan en el jardin de una flor de nácar

Sus márgenes y contornos son reflejo de la sumisa felicidad.

En el polvo de los instantes resequedad es belleza universal

Al marchito tiempo,  un grito inmemorial la muerte enarbola

Delineados infinitos recrean un nuevo dia bajo el calor de una mariposa en libertad.

José Patricio Chamorro Jara.
Copiapó, 20 marzo 2018.

A las memorias de un solitario escritor. (Recuperado del 18-19 marzo 2014).

Cada vez soy un mayor convencido de que la sociedad en la que vivimos, alienante, enajenante, acelerada, performativa, transformadora y retentiva es un acopio  de psinergias que no permiten el desarrollo íntegro del ser humano. Pues lo anterior para mí es un modo de operar, es entender el fundamento social y el origen, causa y efecto de aquel funcionar, ya que como cualquier ciudadano promedio al hacer uso del transporte colectivo te das cuenta que las malas practicas están a la orden del día, se lucha competitivamente día a día contrareloj por obtener un puesto, ubicación espacial y que finalmente entre los millones de personas que viven en nuestro país, “ser alguien”, lo que conlleva claro está a la ideología del cartón, de luchar por un título personal que dé cuenta de tus capacidades y logros en la vida, pero que al fin de cuentas no es más que la muestra consciente o no, de cómo se constituye el eslabón social, que para obtener trabajo, al menos de prestigio, se vuelve estrictam…

Tiempos del porvenir.

Tiempos del porvenir.

Polvo del pasado se avecina a la memoria

Al encuentro las ánimas emergen del purgatorio

Sonidos a lo lejos anuncian prósperos tiempos al canto de las aves

Sus ferrocarriles y locomotoras añejadas en memorias de otros siglos me saludan

Sus silencios en dunas vaticinan presagios sonámbulos

Insomnes deambulan en calles desiertas al calor del atardecer

Anidan el recuerdo sus marrones colores al ocaso del día

Ilusiones son como espejismos del sur y otros olvidos

Imagen se hace eco de senderos y huellas en el reencanto de los sueños

Se perfilan míticas sombras en un cuadro de paisajes.

José Patricio Chamorro.
Copiapó, 18 marzo 2018.

A las memorias de un solitario escritor (16-18 marzo 2014)., recuperado.

El destino puede ser nuestro próximo paso a dar, habida cuenta de que podemos darlo en falso, no obstante, la vida es para cometer errores y aciertos, así que siempre es preferible dar un paso al frente y no al costado, con la frente en alto, creando y forjando nuestro camino, el que sin duda alguna determinará nuestro destino.
Claro está que éste se hace a diario, en nuestra próxima decisión, en lo que decidimos hacer a cada momento, pero lo que no necesariamente debe ser único y repetitivo, pues cada amanecer es un día nuevo para hacer alguna actividad que nos hayamos propuesto o quizás a veces improvisar de lleno, desde salir con algún conocido de la vida, conocer a otras personas, ojear un buen libro, escuchar música o simplemente ser feliz haciendo lo que nos apasiona, conociendo y reconociénodonos en los lugares y paisajes, en las personas que ahora están en nuestra vida y las que nos han acompañado en estos intrincados senderos, con vueltas y volteretas a raudales y quién sabe…

Desértico adiós de lluvia. (Segunda versión).

Despedir al verano, lagrimar el otoño en los vientos del sur
En libertad al vuelo crear realidades como un pensamiento
Lluvia inminente en sopores cae en la fragilidad de la noche
Desplegar las alas en silencio sin mirar atrás
En la belleza de un instante claman rumbos nuevos.

El día acaricia la madrugada como el sol  a la escarcha del amanecer
En Desérticos valles ancestrales perderse en una silueta
En los confines de su hondura dormirse al calor de páramos y caricias
En  horizontes y rumbos del destino elevar plegarias al astro rey
Santiago - Copiapó 17 marzo 2018.
José Patricio Chamorro Jara.
PD: La primera versión de 15 versos se perdió irremediablemente y solo pude reproducir algunas de las palabras que me trajo la memoria .


A las memorias de un solitario escritor. (Recuperado del 14 de marzo 2014).

Ante data al lector: El siguiente escrito es uno de tantos de los que creía perdidos del año 2014. Sin embargo,  aquí está, latente como un corazón bombeando sangre a las venas. Cuánto sentido me hace releerlo hoy 14 de marzo del 2018, cuatro años después de su escritura,  pues me recuerda que la vida es movimiento y que la literatura, como la vida misma, necesita del fluir vital, para la auténtica creación. Sin duda , desde hoy se marca un antes y un después en mi escritura .

La soledad es un estado propicio para la escritura, uno percibe cosas que jamás había visto o, al menos se las percibe desde un enfoque diferente. Quién escoge que su vida se convierta en un eje articulador y vertebral, pasa del sedentarismo al dinamismo, al movimiento puro y cinético, el ayer ya es pasado y nos quedamos sólo con su sombra, con el fantasma de una nostalgia de lo que fuimos y la imposibilidad de lo que pudimos ser. De igual manera el futuro, nuestro ahora es un constructo en el cual debemos proc…

La duda existencial del escritor. (Recuperado del 13 de marzo 2014).

La duda existencial del escritor.

Quizás las próximas líneas pequen de ser un hecho anécdotico en la vida de alguien que ha destinado su vida a las letras y su pasión vital por ellas, de quién en un día agradable como hoy contempla a través de su ventana la frondosidad de los extensos árboles que lo rodean y recrean su vista, ambiente y le alegran el día, pues tuve un encuentro con un amigo filósofo, quién curioso por imponerse la nunca bien ponderada tarea de la escritura, me preguntaba cómo lo hacía yo en lo personal, para la inspiración, para poner en palabras mis ideas, escritos e historias. Ante lo que no lo dudé mucho y le respondí que no siempre se está inspirado, pero que como el nombre lo dice, a través de cada respiración podemos dar un cercano atisbo a una nueva idea o ápice de ésta, pero al menos puede germinar y dar origen a algo inesperado.
Se me vinieron en ese instante diversas historias a la mente, anécdotas de libros y que al final cada escritor termina dándole rien…

Estrella fugaz.

En prófugo deseo se devela una estela
Al horizonte,  infinitud es el brillo de su recuerdo
Incandescente desciende a los confines,  aguarda a tu regreso
Duerme bajo los montes, espera impaciente de  la ausencia
Umbrío temor es soledad en la imprecisión de un pensamiento
Se alza enigmática, misteriosa y calma su agonía.

Pronuncia en boreal aurora una palabra epifánica
Se sabe ocaso ante tus ojos que observan en contemplación
Verso insalubre de la última visión de su canto silenciado
Al poeta relata su historia en libertad. Escribir es su sentencia
La muerte es su condena por una eternidad en olvido.
Chillán, 8 marzo 2018.
José Patricio Chamorro Jara.

reflexiones para el año nuevo 2018.

Este año que se va 2017, ha sido un año de aprendizaje colaborativo, aprender que enfocarse y trabajar en solitario es una buena manera de lograr proyectos, sin embargo, el trabajar junto a otros permite mayores satisfacciones, pues la felicidad por los logros es compartida y en caso contrario, el esfuerzo y las ganas de volver a intentarlo son mayores. Sin duda agradezco todas las vivencias de este año, el llevar a buen puerto mi carrera profesional y cerrar un ciclo que hace ocho años estaba inconcluso. Aunque el título no necesariamente cambia la vida, sí permite entregar mucho  más a la sociedad. La docencia, el ser profesor en una sociedad tan compleja como lo es el siglo XXI, se convierte en un desafío para los próximos años, pero que con tesón, así como la perseverancia por lograr los objetivos me permitirá salvaguardar con éxitos los obstáculos.
Este año de igual manera publiqué mi primer libro, el poemario “Arte poética: Los tormentos del escritor”, el que se convirtió en una…

Una delicia de obsidiana.

Primera versión: 17 marzo2011------- Versión actualizada: 6 marzo 2018.

Enamorarse con prejuicios de obsidiana
Ceder a la pasión como rosa carmesí
Ni perdón, ni olvido exculparán un siglo de placeres
Bajo la sombra del averno dormirá nuestra humanidad.


Se deleitan pacientes nuestros amantes cuerpos
Lujuria nos invita a gozar de su pecado capital
Me sabe a melodía de arrabal; clarosones de jazz
Con un toque de almíbar nuestro lecho ha de quedar.


Palabras, sutil sentido de las olas son la esencia del deseo
Seducen sutiles sus aromas a quién al amor olvida
Aflora de la mar un terciopelo de fragancias.


Amar con delirios de cristal los sonetos percutidos al tacto de la piel
Cadenciosos vibran nuestros besos extenuantes
Que resuenan y resuellan en la tímida intimes del sexo.

El reflejo de tu voz. (Recuperado: 5 marzo 2014).

Para mí, jamás han existido las casualidades, casi como un principio categórico. Ya perdí la cuenta de las ocasiones en que alguien se ha atravesado en mi camino y por esas cosas inexplicables siento que estábamos en la misma sintonía. A veces hay personas anónimas, otras conocidos de la vida, pero me cuestiono, hasta qué punto uno conoce a otro en esta vida que da tantas vueltas, pues ni uno mismo se termina de conocer.
En los recorridos que hacen nuestros sentidos, nuestra presencia física, la que si bien siempre es dirigida por lo que pensamos, es extraño y difícil de dimensionar, dónde llegaremos, dónde estuvimos toda nuestra existencia y dónde culminará, pero lo que sí sé es que el presente es lo único que tenemos y debemos ser felices en él, disfrutarlo y conservarlo, pues después será un lejano recuerdo en nuestra memoria, junto a otros tantos que hemos vividos. A veces cambian las circunstancias, en otras, las personas y sin duda alguna, los momenots y de pronto nos encontram…

Anochecen vidrios rotos al partir.

Cae la noche, la madrugada es un sueño al porvenir
Quebrarse, trizar el pasado y abrir la herida
¿Qué somos? Materia inconclusa hecha de falsas ilusiones a media asta
Se rompen con sigilo, claman un grito dormido a desparpajo
Los recuerdos en ausencia te llaman por tu nombre
Dicen confiar en tu voz universal, sonido gutural de tu pellejo amordazado
Vierte la sangre en la rotura de tu estampa, juventud perdida
Punza tu dedo índice, escucha el ritmo palpitante del desahuciado corazón
Lágrima recorre surcando una estela en tu mejilla
Muerte no es más que presagio,  fiel retrato de una identidad
Transgresión, ruptura es la norma de la aseveración
Visionario es quién ve con su sombra más allá del espejo
Alma corrompe los vestigios del cuerpo hambriento
Vidrios rotos reflejan tu mortal escombro de huesos roidos al partir.
José Patricio Chamorro.
5 marzo 2018.

Nostalgia de hogar. (Recuperado: 4 marzo 2014).

La casa suele tener una actividad constante, un ajetreo de ir y venires, de hacer y deshacer. Mi casa es como una batahola itinerante, en la que ningún día es igual a otro; libros por doquier desordenados y desperdigados por las habitaciones, en el comedor y en los escritorios. A ratos se confunden los dormitorios con paisajes de ensueño, donde al ir a dormir te sumerges en un sopor de historias, lo real y lo maravilloso se confuden como dos mundos irreales, donde la felicidad radica en la música del estéreo que resuena atravesando las paredes con melodías de un vals acompasado que reúne a los comensales a la mesa y uno por uno se van sentado en sus puestos.
Los platos a la mesa y la cena ya está servida, las conversaciones palpitantes comienzan y dan inicio a la noche, donde en el ocaso del día se proyecta una luna plena, que forman un círculo de visiones reposando sobre la fría hierba. Los cimientos de la casa se remecen con las pisadas de quiénes las habitan, el eco de las voces s…