jueves, 11 de octubre de 2012

Bertold Brecht Terror y miserias del Tercer Reich


Una de las características del teatro épico de Bertold Brecht es potenciar la reflexión del espectador en el desarrollo de la obra de teatro. Este efecto se logra, en parte, prescindiendo de una acción lineal y desencadenante y privilegiando, en cambio, la coordinación o yuxtaposición de episodios o escenas.

A partir de su lectura de Terror y miserias del Tercer Reich, reflexione sobre la estructura, disposición y temática de las diferentes escenas y en qué medida aquellas tres contribuyen a una reflexión del espectador/lector. Argumente considerando su experiencia de lectura en relación al título de la obra.



            En relación al título de la obra; Terror y miserias del Tercer Reich, éste será fundamental, pues funcionará como hilo conductor a lo largo de ésta, hilando las diversas escenas que aquí se presentan, lo que marcará de igual modo cada escena que se nos muestre, ejemplo de ello lo son, escenas tales como “El gran desfile alemán”, que aúna en sí mismo gran parte de la visión de una raza aria y, por ende, superior de hombres, dirigida y comandada por el enviado de Dios, que será nada más y nada menos que Hitler, quien como mencioné va a ser el comandante del gran ejército que constituyen los alemanes. Por otra parte, otra manifestación patente en vinculación con el título y, ante todo cuando se refieren las “miserias”, que se puede leer en la cita de “horca para los pobres”, que hace alusión ante todo a la masacre y exterminio de éstos, convirtiéndose en un icono eminente en este período histórico, donde el abuso de poder desencadenará y culminará en cruentas brutalidades.


            Cada título que enmarca las escenas correspondientes de la obra, como lo es en principio, “comunidad nacional”, guarda en sí misma una referencia clara a la conformación de un abanderamiento nacionalista, donde cobrarán fuerza y cohesión en tanto comunidad y pueblo, provocando un supremo terror en las personas, lo que a modo de retroalimentación le dará un mayor ímpetu al movimiento político-social que se va posicionando. A su vez en esta misma escena, se generan una serie de marcas textuales pertenecientes en su totalidad al campo semántico de lo nacionalista, ejemplo de ello son palabras tales como; “águila imperial”, esta última entendida en tanto símbolo; también se hablará inclusive de un movimiento espiritual de la raza alemana, que funcionará como un modo de justificación de ésta. Por último, en relación a la misma escena, cómo no pasar por alto cuando se refiere a la categoría de una sub-humanidad, lo que a claras luces da cuenta de este afán de superioridad racial alemana.

            La consiguiente escena, vale decir, sobre la “delación”, es igualmente fundamental, pues versa sobre la realidad que vivían muchas familias alemanas y ante todo, al continúo miedo que se veían sometidas y, como tales, las sospechas iban desde los vecinos más cercanos hasta inclusive los mismos hijos, por ejemplo, lo que da cuenta de una clara ruptura en los lazos y vínculos filiales y cómo éstos estaban cayendo en descrédito, lo que se aprecia textualmente: “Aquí están los delatores, los que acaban de cavar las fosa del vecino. Fueron identificados, y ellos lo saben.”

            De igual modo me parece trascendental destacar lo que sucede con cada escena particularmente, pues la estructura que las hila, va desde una constitución macro, donde todas se ligan estructuralmente, constituyendo el continuum de la obra y, por otra parte, cada escena posee su propia temática, que se ve encabezada por su título, subyaciendo a ella una descripción de ésta, por ello basta leer el título y su descripción y ya podemos anticipar de qué va, todo lo cual contribuye a darle un sentido y coherencia a la obra y al entendimiento del espectador/lector, permitiéndole detenerse ante cada escena, pese a que no busca ser totalmente una reflexión del tipo intelectual.

Jean Anouilh Antígona




Reflexione sobre los siguientes parlamentos enunciados por distintos personajes en la obra. A partir de ellos, explique qué dimensión adquiere para Antígona y Creón el “papel” que ellos juegan y cómo se vincula con la decisión que cada uno asume. Desde esta noción de “rol” o “papel”, señale qué dimensión o significado adquiere éste en una obra que reelabora el argumento trágico de Sófocles.

…“Piensa que va a morir, que es joven y que también a ella le hubiese gustado vivir. Pero no hay nada que hacer. Se llama Antígona y tendrá que desempeñar su papel hasta el fin”…

…“Antígona nació para estar muerta. Quizás ni ella misma lo supiera, pero Polinice era un pretexto”…

…“Y Creón tenía razón; es terrible; ahora junto a este hombre, ya no sé por qué muero. Tengo miedo”…



            En primera instancia, el teatro de Jean Anouilh se caracteriza predominantemente por tomar elementos propios del teatro clásico antiguo, de allí su referencia argumental, por ejemplo, a las tragedias de Sófocles, tales como Edipo, Antígona, entre otras. Del mismo modo la noción de “rol” o “papel” será fundamental y a ella recurrirán continuamente los personajes principales de la obra, de hecho se manifiesta una especie de meta-teatralidad, ya que Antígona es un personaje dentro del teatro de Anouilh, pero a su vez debe ser la Antígona de Sófocles, por lo que se le asigna, en definitiva, aquel nombre y, por ello se convierte en aquella mujer que debe luchar y erguirse contra el mundo. Su papel es inexpugnable, no lo podrá evitar, ha estado destinada desde siempre a su representación y a la muerte como motivo intrínseco a su vida, que para el papel que ella debe representar no resulta de ningún modo paradojal.


            Por otra parte, en estricta relación con el siguiente parlamento: …“Antígona nació para estar muerta. Quizás ni ella misma lo supiera, pero Polinice era un pretexto”, constituye de uno u otro modo parte transversal en el papel de ésta, pues jamás podrá evadir su muerte  y si ésta quiso rendir las debidas honras fúnebres, éstas serán un mero pretexto para darle cabida a la suya propia, puesto que Polinice en sí mismo merecerá el peor de los castigos, es decir, que su cadáver no sea sepultado como corresponde, al contrario de su hermano Eteocles que en gran medida es tratado con benemérito, todo lo cual engloba una tragedia familiar, de aquellas tan connotadas en la Grecia antigua, convirtiéndose en el clásico drama familiar que involucra a los hermanos regios, quienes debían seguir consecutivamente en el poder, para estar a cargo de la ciudad de Tebas.

            Cabe referir, de igual manera un punto a claras luces trascendental, ya que Antígona, pone en discusión la “reflexión”, ella como característica inherente a su personalidad, se comporta de un modo más irreflexivo, simplemente lo que piensa lo lleva a la acción. Lo anterior se podría decir que se corresponde más bien con el teatro de Anouilh, pues en el teatro de la antigüedad, los personajes representaban aquellos tan afamados roles predeterminados y, por tanto, no se le daba tanta cabida a la psicologización de los personajes, que más bien se apuntalará a raíz del desarrollo de la psicología en tanto ciencia social, desde el siglo XX en adelante.


            A su vez un rasgo que no puede soslayarse y que se ve encarnado en Antígona, es ante todo que ésta es una mujer y como tal, la sociedad la tenderá a desprestigiar mucho más como tal, esta categoría de “ser mujer”, si bien no representa un rol dramático, si lo es a nivel social, pues la mujer desde tiempo remotos ha tendido a desempeñarse como aquella que está relegada a labores domésticas, enclaustrada en el hogar, por consiguiente, no tendrá gran relevancia en temas políticos, decisiones sociales, entre otras. Lo cual queda claro y explicitado en el consiguiente parlamento referido por Ismena, señalado a Antígona: “!Antígona! ¡Te lo suplico! Está bien para los hombres creer en las ideas y morir por ellas. Pero tú eres una mujer”.


            Aquí nos enfrentamos a otra de las contradicciones representadas en Antígona, ya que el papel de ésta consiste fundamentalmente en dejarse llevar por sus propias ideas y como tal, está dispuesta a morir por ellas, he ahí su nombre, no obstante, al ser ésta tarea propia de hombres, es otro aliciente más para su trágico fin.

Virginia Wolf La señora Dalloway


Elija dos motivos o elementos que atraviesen la obra y que conecten, directa o indirectamente, a dos o más personajes, explicando en qué medida éstos le otorgan continuidad o coherencia al desarrollo narrativo.
           

            Antes de adentrarme en la presente obra, aludiré al carácter de su narración, ya que se irá apreciando palpablemente cómo el relato se va caracterizando por la sucesión de hechos y pensamientos, los que se van conectando entre sí, que inclusive se manifiesta desde la primera línea de la narración, es decir, con la consiguiente frase: “La señora Dalloway decidió que ella misma compraría las flores”, este solo pensamiento concatenará una sucesión de acciones posteriores, que de manera secuencial y a ratos, un tanto dispersa con ciertos dejes de digresión, dará cabida a otros pensamientos de una tipología más expresiva, tales como, la referencia al día o, específicamente a la mañana.

            En relación a los elementos que escogeré y que a mi modo de verlo resultan interesantes para establecer un hilo conductor en la narración, uno de los que resalta primeramente en la novela de Virginia Wolf, encuadrada en lo que la crítica ha delineado y definido como modernismo inglés ; La Señora Dalloway, lo son las cartas que se envían en tanto correspondencia Clarissa, la perfecta dama de sociedad con Peter Walsh, a quien se lo retrata como un perfecto caballero inglés, sin embargo, éstas si bien le confieren información tal como los viajes que éste realizaba, por ejemplo, su viaje de la India del cual regresaría entre junio o julio, Clarissa no le daba gran importancia, debido fundamentalmente a lo tediosas y aburridas que eran las cartas que éste le enviaba, en la que a su vez subyacen diversos elementos, tales como; sus dichos, ojos, cortaplumas, sonrisa, malos humores entre otros.

            No obstante, éste es sólo uno de los elementos que se interrelacionan o interconectan, pues del mismo modo, así irán apareciendo nombres tales como el de la señora Foxcroft, que viene a aparecer tras la mención y alusión a la guerra, la cual había terminado. Por otra parte, la señora Foxcroft, cabe referir, se encontraba atormentada por un guapo muchacho, quien había muerto en la guerra, así esta última se transformará en un motivo transversal que vinculará a ambos personajes y a su vez le otorgará hilaridad al relato, pues la obra se enmarcará en el contexto epocal del período de las guerras mundiales y el desastre existencial que éstas conllevan a la experiencia vital de las personas y cómo marcará indeleblemente sus vidas.

Garcia marquez

Loading...

Julio cortazar

Loading...

Michelangelo Art

Salvador Dali Art

Yann Tiersen, Amelie.

Loading...

Distintivo: Participación activa en comunidad de Letras Kiltras.