Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

La Odisea de Penélope.

Aquella mañana, la aurora, de rosados dedos, resplandecía refulgente ante el comienzo del que sería el más recordado y anhelado de los días que vendrían, para la joven Penélope. Era una mujer, cuya belleza sólo era equiparable a la hermosísima Diana y cuyos encantos, se asemejaban a la seductora y sensual Venus, sin embargo, se encontraba sumida en una tristeza, de la cual por más que luchase incansablemente contra ella, siempre culminaba abatida por la resignación y el desconsuelo.
            Penélope, llevaba una vida, que no pocos deseaban alcanzar. Su encanto y belleza natural, atraían de sobremanera a todos quienes la vieran por vez primera. Su piel nívea, sutilmente marmórea, sus brillantes ojos, tal cual la diosa Minerva, su cabello uncido en un matiz azabache y sus labios de un rojo carmesí, arrancaban más de un suspiro al contemplar su andar altivo, cuya vitalidad y jovialidad, habían provocado muchos desamores y corazones rotos, que prontamente cupido, se dignaba …

La esencia de un libro.

Un libro, es un laberinto de ensueño, de magia y reencuentro Es un encuentro con nuestro espíritu, con todo lo vivido Es una compenetración con el entorno y con nosotros mismos Es un canto al alma, un respiro ante esta vida enajenada.

Espejo sabio y fiel retrato de vida, cólmanos de esperanzas Sumérgenos en tus sutiles páginas, envueltas en efluvios de alcanfor Esencia de vida, que nos brindas siempre una mano amiga Cúbrenos con tu manto de emociones y sabiduría Rodeadnos de efusiones ancestrales, ¡OH! Savia natural y rocío de almíbar.

Cómo olvidar las sensaciones y vivencias que hemos compartido, Esencias puras, francas, gozosas y bienaventuradas Amor de mis amores, serás mi amante en las efímeras horas del mañana.





Un llamado a la Humanización social.

Los accidentes en la vida suceden cuando uno menos se lo espera. Son hechos impredecibles, que en tan sólo segundos pueden cambiar tu vida, sin embargo, pese a sus consecuencias muchas veces desastrosas, generan a su vez otras que suscitan el lado positivo de la sociedad, es en momentos de incertidumbre como éste donde la humanidad se une para afrontar los embates naturales, donde se suceden sentimientos fraternales y de ayuda mutua, puesto que el ser humano como ser social posee una cualidad inherente, que es su sentido gregario; el cual surge en circunstancias inesperadas y traumáticas, como la que vivenciamos durante estos últimos días.
No obstante, no sólo sentimientos bondadosos se despiertan en nuestros corazones, ya que la histeria, la sugestión y el pánico colectivo, ocasiona hechos realmente censurables. No pocos son los que se aprovechan de la desgracia de quienes lo rodean y caen en bajezas inhumanas, delinquiendo y cometiendo estragos en la ciudadanía. Estos hechos vandálic…