Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Amada hasta el fin de los tiempos.

El atardecer se desvanecía como sueños pasados, el aire floral de la naturaleza le otorgaba un perfil edénico a aquel lugar tantas veces visitado en la compañía de su amado, sin embargo, ahora en la soledad de aquel crepúsculo recordaba tiempos mejores, se allegaban a su mente sonrisas mágicas que alegraban su corazón, gestos dulces y aquellas primeras caricias que la hicieron suspirar. Aún lo amaba, aquélla era una verdad inolvidable, vivieron tantas experiencias juntos, acostumbraban caminar por tranquilos ríos que fluían como la vida, él cogía una rosa y se la ponía sobre sus cabellos resplandecientes frente al imponente sol, él también la amaba, pero la vida les jugó una mala pasada, la perfidia de aquella intrusa que les arrebató una felicidad imposible de volver a conciliar.
Ahora, que han transcurrido dos años desde su trágica muerte, sólo le queda la viva imagen del recuerdo y la memoria de aquél a quien tanto amó, por ello día tras día se escapa unos breves minutos de su ruti…

Liberemos a la sociedad del liberalismo.

Amarras sociales, encadenantes y aprisionantes Un pasado inconcluso Un presente tortuoso yun porvenir desastroso Se avecina la crisis sistémica, la caída bursátil Y el fin de los tiempos nos acecha El mal del siglo se acentúa y se aproxima a caminata lenta ¡Ay! Adiós libertad de expresión y prensa El tiempo se esfuma, rápido, vuela tal gacela El lucro nos condena, las empresas siguen sumando La gente y el pueblo siguen restando Las cuentas se acumulan hasta la torre de Babel han llegado.
Naciones sin dueño y patrias sin destino Estados y potencias dominantes que coartan los sentidos Oligarquías y oligopolios a manos llenas que lo consumen todo Libertad, valor trastocado de la humanidad Imponentes instituciones lucrativas Benditas industrias iluminadas por el hálito divino Economías zigzagueantes que escalan y descienden a vaivenes Reacciones públicas y luchas ante el poder dominante Alardes utópicos y negación de realidades Locuras enajenantes de facciones gobernantes Ideas ilustradas y revolucionarias …

La sociedad chilena del siglo XXI. Parte I.

Sin pretensiones de realizar un análisis sociológico, sino que simple y llanamente esbozar una interpretación personal que lejos de ser absoluta, sólo pretende mostrar una panorámica general de cómo cada vez más nuestra manera de pensar, modo de comportarnos y desenvolvernos en ella se torna incompatible, sino rasamente incongruente con una amplia gama de nuestros ideales, donde en variadas ocasiones éstos se han visto tergiversados, anulados y politizados por ideologías que eminentemente buscan captar adeptos que se abandericen por lo que ellos plantean, que en innúmeros casos prometen mucho más que aquello que cumplirán efectivamente. Sin embargo, la actual política es sólo un modelo visible de cómo se está focalizando nuestra sociedad, pues el fundamento propiamente tal de ella se ha ido desvaneciendo, ahora como suelo decir, lo “políticamente correcto”, es contra natura, ya que en vez de buscar un bien común, lo que se pretende obtener es el lucro individual o para aquéllos que so…

Una mujer con ideales.

Mujer de ojos enamorados del destino y la vida Musa que navegas los mares de la ciudad santiaguina Idealista, de ideologías claras como un manto de agua cristalina Víctima de la opresión y la perfidia Cazadora de sueños que se desvanecen en el aire Ensoñadora consciente en tu estado de vigilia Y Activista inconsciente en un plenilunio de mentiras Buscas y anhelas el bienestar social Pero ellos se encargarán de destruir tus cimientes de verdad Crees cándidamente en las políticas del sistema Mas no sabes que ellos ya se han vendido cual ramera. Aún Confías en sus falaces y encaprichados discursillos Antiquísimos y vaporosos como nuestro pasado remoto Hemos perdido las raíces de nuestro pueblo Por ello Al desear un cambio, se traduce en un delito de estado Hemos perdido el norte, sí y también el sur Nuestras tierras han sido usurpadas por rapaces usureros En cambio tú todavía… Amas Tu tierra, tu vida, tu patria.

Una inusual tarde en Santiago.

Aquella tarde estaba más fresca de lo usual, el viento fluctuaba amigablemente por los recovecos de la sobrepoblada ciudad santiaguina, caían las hojas de los árboles en las plazas y la gente te sonreía a menudo, lo que en más de una ocasión me impresionó, pues al parecer no era un típico día de rutina, ya que las personas se dirigían con rostros risueños y sonrosados a sus trabajos. Las sardinas enlatadas se habían convertido en pececillos audaces nadando por el mar, la vida fluía siguiendo un curso convencional o, al menos así me parecía en aquel entonces. Sin embargo, en esos momentos un mínimo detalle captó mi atención, era una anciana que me miraba con dudosa intención, no sabría describir la situación, no obstante, me sentía observado, no era lo que se podría denominar un estado de paranoia, sino que efectivamente me observaba sobremanera y lo confirmé mirando de reojo, ya que luego que la anciana dejaba de posar sus ojuelos sobre mí, los situaba en dirección a cualquier persona…

La poderosa pudrición del dinero.

El poder es irresistible y sabroso, con sabor a pasas al ron Pero cuando te engatusa y seduce has caído en las garras del infierno Atrapa como león a la gacela y enturbia la razón Carcome los sentidos y deja roñosos latidos No corrompas tu vida en la negrura del abismo Ni te entregues cual ramera a sus pretextos sin sentido Olvida el placer maldito, sé libre de la enemiga prisión Desátate del imperio de los vencidos Y véngate de la inaprensible pudrición.
Repugnantes ratas son los amantes del dinero Se arrastran como serpientes lamebotas ante un superior Y con los subalternos son como perros hambrientos Los estrujan y se aprovechan de su sumisión Cargándolos como esclavos sin libertad de acción Por ello odio y aborrezco al político ladrón, A la veterana adinerada y a la rancia aristocracia.