Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 2, 2011

La amada anhelante.

I
Vivamos el palpitar de nuestras exclamaciones Suspiremos en el abismo de nuestros cuerpos Acaríciame y hazme saber que soy única Ámame en las penumbras Y penetra en el virginal umbral de mi deseo Coge esa casta flor de los valles de mi juventud Y déjame sentir tu humanidad íntegra Bésame de los cabellos hasta la punta de mis labios Recorre los caminos que conducen al sinsentido Y culmina danzante en la belleza íntima de mi sonrisa.
II
Entrégate a la sencillez de mis pechos A la aurora boreal de mi belleza Al manantial de vida que enceguece tus sentidos Sigue el rumbo fijo hasta el punto G de tu destino Embriágate del dulce éxtasis que te cautiva Dancemos como jóvenes sin tiempo Enamorados a destiempo Y compenetrados al acompasado ritmo de tu amar diestro.
III
Déjame captar tu aroma aterciopelado Olvidarme de todo y entregarme sin pensarlo Ser sólo tuya y tú de mí Yo sin ti y tú sin mí Un solo cuerpo unido hasta el fin de los tiempos.