Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Los desatinos de la vida.

Es difícil vivir, sentir, amar Saber callar y saber escuchar. Me silencian ¿O me silencio? El sufrimiento es pasajero La vida es un curso sin fin De aprendizajes y destinos Quizás pre-destinados terminamos amando Viviendo, sintiendo, pensando Discurrimos como almas solitarias Otros nos acompañan, otros están a nuestro lado Los padres nos crían, nosotros nos liberamos La familia no se escoge, los amigos sí El amor se cultiva, la amistad crece lentamente La inteligencia se usa con prudencia Y pese a que mis pensamientos fluyen Como ríos en la eternidad Aún no sé, ni sabré qué es la vida Hoy extraño mi hogar, pero pierdo libertad Volver a pasar un proceso mil veces sin aprender Qué mal nos haría, sin aún entender.

Paradigmas lingüísticos del amor.

No cambies tu semántica por nadie Sólo altérate de modo significante Para que encuentres en el referente de tu amor El significado de tu vida Aplícale algo de pragmática cada día Una caricia superficial, un beso profundo Dale un giro a su estructuralismo Desestructura sus palabras Y ámala hasta que se genere un nuevo amor Pero ojo, no compares su lengua con la de otra Si usa anglicismos, galicismos o alemanismos Deja que fluya su amor y Pasen del mentalismo al empirismo.

Corazones atrofiados.

Convivir con otros es difícil Convivir con uno y sus ideas es complejo ¿Y vivir? Es otro cuento El sin-sentido emerge a toda hora Las emociones cambian, se alteran El carácter humano es insensato Ser uno, esencialmente uno Se vuelve caos cuando convives con otro Costumbres distintas Vidas paralelas Entrecruzadas en abismos de rareza Olvidados y exiliados, corazones atrofiados.

Irrealidades reales.

Abro los ojos y ya estoy despierto Veo el mundo, observo, quedo en silencio Me siento atemporal, contra-temporal ¿acaso anti-temporal? No lo sé Me río de la política, me río del carrete Me río de felicidad y me río de la tristeza Tan sólo me río Me río del paso del tiempo, del olvido De los recuerdos, de los otros Hoy abro los ojos y miro irrealidades reales El tiempo consume a las personas Las envejece, las aturde La realidad desencaja con mis pensamientos Me siento dueño del mundo, Aunque el mundo se adueña de nosotros Su ritmo ajetreado, sus calles concurridas Sus vidas monótonas, todo a un compás Insultos, muerte, masacre, infierno en Santiago ¿Qué hacer? ¿Cómo puedo filosofar en esta sociedad? La poesía la han matado, A mí, aún me queda escritura para rato.

He dicho, 21/03/2012.

Hoy escribo por varias razones, de partida porque no puedo empezar esta reflexión sin aludir a su contexto de producción, es decir, en mi departamento, donde me acabo de desconcentrar porque vivo cerca del estadio nacional de Santiago y se escuchan los gritos de la barra brava, a los cuales me estoy acostumbrando, lo que denota una vez más que en las sociedades del siglo XXI, pensar y darnos un tiempo para reflexionar es prácticamente imposible. También escribo por la reciente muerte de Daniel Zamudio, un joven homosexual, como cualquier otro, pero que murió asesinado por unos neonazis y qué decir de ellos, de su comportamiento, que claramente es lo más aborrecible, es inconcebible que existan personas como ellas, pero es normal en este siglo. También redacto acá, porque generalmente cuando voy por la calle escucho y le pongo mucha atención a la gente, a lo mal que se expresan, a la ignorancia, que muchas veces no es su culpa, sino que del sistema. Quienes me conocen en persona, saben…

La sociedad en la que vivimos

Vivimos en una sociedad que se pudre Donde la homosexualidad es censurada Donde ser diferente es símbolo de corrupción Donde la delincuencia está a la orden del día Donde la iglesia se jacta de tener el poder Sí, el maldito poder Donde todos nos creemos poetas En la cual queremos cambiar el mundo En la cual queremos cambiar la educación ¿Chile lindo y querido? Es ya cosa del pasado, de un triste pasado Vivimos en una sociedad depresiva Solitaria, hasta ridícula Vivimos en el hedonismo de la masa En el consumismo que nos consume Al parecer, tan sólo vivimos.

Del miedo individual al decadentismo social.

Ayer me motivaron y embargaron diversos sentimientos que me inducían a escribir, pues fui testigo ocular y quizás hasta cierto punto contemplé a la usanza griega, modos de actuar y comportarse que no catalogaré con juicios valorativos, ya que no es mi intención, sino que más bien entender un movimiento masivo de mi tiempo, lo que con un grupo cercano de amigos apreciamos sin dejes de peyoración como “decadentismo”, ¿pero qué nos llevó a designarlo de esta manera? Efectivamente fue un modus vivendi, que se asemejaba en demasía al comportamiento que tenían en los siglos anteriores un grupo de intelectuales que debido a la crisis de su tiempo histórico, criticaban profusamente lo que sucedía, haciéndose cargo de la situación política y social, tomando sus propias armas, que eran las letras y con ellas se contraponían al sistema.
Pero lo más interesante de todo y la explicación de por qué escribo esta reflexión, se debe fundamentalmente a aclarar e intentar comprender mi tiempo actual, la …

Un pensamiento dice más que mil palabras.

En la soledad de la noche siento bullir palabras en mi mente, que quieren manifestarse, que quieren hacerse carne, traslucirse desde los pensamientos y expresarse en significantes que hilen coherentemente mis ideas, en fin, hoy quiero escribir. ¿Siento tristeza? No lo sé con certeza, ¿siento felicidad? No lo sé, sólo sé que estoy solo. Varias ideas han rondado mi mente estos días, tales como aquellas que si estuviese en mi tierra, no podría ser el mismo, no podría hablar de lo mismo, pues no me entenderían probablemente, he aprendido que no todos se dan el tiempo y la disposición de escucharte y aquellos que lo hacen, creen ellos siempre tener la razón, la convivencia es difícil, sin embargo, no se me olvida el por qué me vine a Santiago, de hecho vine a aprender de los mejores, a conocer sus vidas, ser parte de ellas, que fuesen mis maestros y que me enseñaran a vivir, pese a que cada vida en sí es única, no obstante, la distancia y guerra de egos nos entrechoca, es difícil aproximar…

Poesía, filosofía y sociedad en el siglo XXI.

No pretendo hablar de generalidades, aunque es probable que en ello recaiga, sin embargo, quiero comenzar hablando de lo que he ido observando ahora que he experimentado y vivido más situaciones, quisiera hablar sobre lo que he ante todo visto y también sobre lo que pienso, así partiré esta reflexión, aludiendo a Santiago, a la poesía del siglo XXI, de la universidad, la academia, que es donde me he educado en el último tiempo. Es así que cada vez me doy cuenta que estudiar literatura o filosofía es prácticamente contra-natura, es decir, que cada vez más en el caos social que vivimos a diario, su enajenación constante, su mal hablar, su malestar social, su crisis sistémica, su capitalismo que se cae de bruces, todo ello es sintomático de que vivimos en una sociedad que no tiene tiempo para nada, ni si quiera para vivir. Aunque ayer aquello me sorprendió, pues asistí a un encuentro de poesía, donde recitaron poetas actuales de Chile y donde me topé con amigos y caras conocidas, donde q…

Nostalgias.

Hoy me carcome la nostalgia, su sentir Siento que inunda mis recuerdos Que me ahoga en un vacío donde no existe tiempo Donde no existe lugar, ni nada concreto Es una cronotopía reinventada Donde todo es uno y uno es todo Mi mente confabula con mi memoria La razón se compenetra con el corazón Existo, pero no sé cuál es el sentido Sí, el sentido de la vida me parece cambiante ¿Acaso no existe el destino? Destino y sin-sentido se entrelazan Todos volvemos a ser uno con la vida ¿La vida nos olvida o nosotros la olvidamos? Hoy y siempre, los recuerdos se resquebrajan En los abismos infinitos de mi eterna memoria.

Almas errantes.

A veces pienso que en la vida transitamos como almas errantes, que nos encontramos con otros en el camino, sin embargo, cada persona es esencialmente sola, vale decir, como ya he escrito en otras oportunidades, si bien en nuestro paso terrenal vamos conociendo a otros con quienes compartimos, cada uno sigue su vida, así lo he visto en cientos de personas, que conocen a algunas, los acompañan, se acompañan mutuamente, se dan a conocer sus visiones de mundo, sus vivencias y experiencias, sus modus vivendi y  a la vez modos de comprender la realidad, aprender “a ser”, vale decir, a realmente ser lo que ellos quieren, pues si bien cada persona tiene una determinada manera de concebir la realidad, ésta a la vez varía diacrónicamente, su propia vida cambia, sus pensamientos también cobran nuevos giros y en sí, cada uno se va realizando según las posibilidades que le otorgue su medio y, por supuesto, el medio en el cual se desarrolla. Así es la vida, aún no sé cómo definirla, per…

Síntesis: Curso de Lingüística General; Ferdinand de Saussure.

Introducción:


Capítulo I: Ojeada a la historia de la lingüística.
ØLa lingüística antes de constituirse como ciencia, ha pasado por 3 fases  sucesivas.
Ø1º: se conformó la “gramática”: su propósito es dar reglas para distinguir las formas correctas de las formas incorrectas; es una disciplina normativa, muy alejada de la pura observación, y su punto de vista es necesariamente estrecho. Inicios: griegos – Continuación: franceses.
Ø2º: Apareció la filología:
Primeros inicios: Escuela filológica alejandrina – Concepción actual: Movimiento científico creado por Friedrich August Wolf a partir de 1777.
Filología: quiere sobre todo fijar, interpretar, comentar los textos; este primer estudio la lleva a ocuparse también de la historia literaria, de las costumbres, de las instituciones, etc.; en todas partes usa el método que le es propio, que es la crítica.
La crítica filológica falla en un punto: en que se atiene demasiado servilmente a la lengua escrita y olvida la lengua viviente; por lo demás, l…

Una noche romántica, maldita y simbólica.

Escucho música lacrimosa en crepúsculos de rosas En una poética noche de sueños y magia Pienso en los poetas malditos, en la luna Pienso en los surrealistas, en sus sueños Pienso en Poe, en su gato negro Bebo y me embriago con el licor poético de Bécquer Me sumergo en lágrimas de tristeza De pasión y frenesí, siento una ópera en mí Me embargan cientos de pensamientos Mi vida es un caos ordenado Al fin soy libre, no sé si lo resistiré Me penetra el ideal romántico de juventud Hoy no quiero leer ni a Baudelaire ni a Rimbaud.

Santiago hoy me parece una cohesión sistemático-lingüística-social.

Hoy al caminar por Santiago y tras leer algunos artículos literarios críticos, pensaba en las múltiples conexiones que se me han generado para comprender los aspectos multifacéticos de la vida, desde entender el tejido social, a nivel teórico-abstracto, sus diversas capas sociales y sí, pese a que estamos en el siglo XXI, es como si estuviésemos en la Edad Media, pues aún pre-existen estratificaciones sociales, que las más de las veces se difuminan en sectores y lugares tales como las micros, los paraderos de éstas, ya que ahí se confunden modos de hablar, de vestir, de comportamiento y costumbres y sin lugar a dudas nos quedamos en aquel variado entramado y hasta vario pinto diría yo, donde confluyen los más variados y policromáticos contextos y condiciones socio-culturales. Sin embargo, empiezo a comprender y descifrar los tipos y comunidades sociales y de hablantes de igual modo, por ejemplo. Es decir, pienso en los grupos de teóricos, donde lo que hacen –ociosamente, pues al parec…

Hoy dormiré más tranquilo.

Hoy ha sido un día extraño, acabo de terminar de leer una reflexión de un profesor que lleva toda una vida en aquella fascinante labor, sin duda alguna me sorprende, me enternece leer sus vivencias, sus experiencias y quizá hasta cierto punto me proyecto en él, pues tengo veinte años, sin embargo, si bien me queda mucho por leer, reflexionar, pensar y vivir aún, siento cada día que me invaden cientos de historias, cientos de pensamientos y así cada día que transcurre siento que comprendo menos la vida, es decir, entre más la vivimos, más inasible se nos vuelve. Me ha abatido una fuerte nostalgia, últimamente me han rondando varias ideas en torno a la muerte, en relación a “mi muerte”, creo que me queda mucho por hacer aún, pasar por miles de situaciones, pero la vida en sí me parece frágil, a veces monótona y aunque creo que la literatura marca la diferencia en lo que hago y lo que haré por el resto de mis días en la tierra, me da pena pensar que sea en vano, al contrario,…

Una noche de viernes en Santiago.

Santiago al anochecer es un caos, pero no en el mal sentido de la palabra, sino que es un caos que te cala hondamente, un caos adrenalínico, veo y observo, también escucho un calor humano a flor de piel, el sentido gregario humano me parece natural en estos momentos, la gente socializa, carretea, fuma, se divierte y vuelven a su rutina de ocho horas diarias trabajando sin parar, cada vez más, con una intensidad sin duda mayor cada día, sin embargo, pese a todo, adoro Santiago. Es una ciudad que me ha hecho crecer, a porrazos, a entrechoques y entretelones, pero lo que más le agradezco es que me ha permitido conocer más y más personas que le están dando un nuevo giro a mi vida, he aprendido a soportar 3 interminables horas contemplando una película de cine arte, que quizá hace un par de años atrás, ni si quiera hubiese imaginado que estaría allí, he aprendido a descifrar su bohemia, sus calles y sus gentes, entender sus vidas y los ritmos de ésta, en fin, Santiago ya no es desconocido …

El mito del andrógeno y la concepción de la homosexualidad a través de la poesía Lorquiana.

“El teatro es poesía que Se levanta del libro y se hace humana.”
El presente ensayo pretende dar en primera instancia una visión específica sobre la poética lorquiana, mas no sin hacer alusión breve a su teatro, el que sin duda alguna está íntimamente emparentado con ella, en una especie de simbiosis, sin embargo, será preciso contextualizar la obra de aquel gran poeta español y considerar a su vez rasgos fundamentales de su vida, que trajeron –para bien o para mal- repercusiones en su obra. De esta manera una característica vital de suma trascendencia es su muerte, pues ésta acrecentará sobremanera la venta de ésta y que se diese a conocer cada vez más, así se aprecia en el prólogo de Ildefonso-Manuel Gil: “Desde los últimos meses de 1936, la vida y la obra de Federico García Lorca suscitaron un interés excepcional. No puede desconocerse que el trágico fin del poeta, con todas las lamentables circunstancias, implicaciones, complicaciones y complicidades que lo hicieron posible, contrib…