sábado, 30 de junio de 2012

Viaje de Santiago a Chillán, una reflexión en el camino.


Probablemente lo que escribo, a más de alguno le ha pasado, sobre el tema que escribo es básicamente el siguiente: Siempre cuando tengo que viajar y si es en bus, con mayor razón, ya sé lo que se me viene, luchar contra un continuum de personas para lograr mi objetivo, es decir, alcanzar el bus y a la hora, pero en el ínter tanto se suceden gritos y gritos, batallas épicas, al más puro estilo santiaguino. Pero cuando crees que la situación no puede ser peor, lo primero que acontece es que precisamente, pese a haber dado lo mejor de ti en el campo de batalla, no alcanzas a llegar a tiempo y, por tanto, pierdes el bus, lo que trae aparejado cambiar el pasaje, pero implica enfrentarse nuevamente contra el sistema, puedes pensar en dos opciones en ese caso: Que tú estuviste mal por llegar tarde y fue tu irresponsabilidad u opción dos, que el sistema es el que falla y que tú debes asumir las consecuencias de su ineficiencia, pérdida de tiempo, entre otros.

            Por otra parte, ahora que me encuentro en el bus, me percato nuevamente que aquello que me decía mi madre era muy cierto, vale decir, que en el fondo todas las personas necesitan ser escuchadas, hablar de lo que les pasa, dar a conocer su interioridad, pero aquello queda para el común, pues me he fijado que quienes piensan distinto o pensamos diferente, claramente no podemos des-ahogarnos en la oralidad, ya que habrían muchas personas que no nos entenderían, por consiguiente,  ¿Qué hacemos? Escribimos nuestros pensamientos, nos convertimos entonces en hombres y/o mujeres de letras.

            Otro tema que me molesta mucho es que al vivir en sociedad, debemos adaptarnos a determinadas normas, que en el fondo son imposiciones en el modo de pensar, puesto que debemos acatarlas, ¿Pero por qué hay que aceptar como a dé lugar un conjunto de leyes y formas de pensar? Desde niños nos inculcan conductistamente que debemos acatar todo cuanto nos dicen, respetar a los mayores, a las autoridades, pero con el tiempo te das cuenta que a veces éstos no han pensado bien las cosas, la sociedad, las leyes y, por ello estamos como estamos en términos sociales.

jueves, 28 de junio de 2012

La verdad de nuestra sociedad.



Vivimos en un país de violencia
En sociedad violenta y consumista
No hay que ocultar lo que todos sabemos
Capitalismo, hedonismo, violentismo
Educación que anda por el suelo
Marchas que se convierten sólo en eso
Educación de mercado, que te coarta
Medios de comunicación que censuran al resto
Que te oprimen, que te alienan
Es triste, es una triste realidad social
Para escribir, te alienas, para pensar, te alejas
Para vivir, te cambias de residencia
La mayoría tan sólo subsiste,
Ésta es una sociedad de mierda.

lunes, 25 de junio de 2012

Sobre los reptilianos, Salfate, mi experiencia. Puede ser clave.



            Acabo de vivir una situación extraña, puede sonar poco común o a estas alturas no tanto, pero creo que ahora todo me calza, espero que no suene como Salfate, aunque mucho de eso hay, pero al parecer hoy a las 4:30 a.m me intentaron abducir en mi residencia de Santiago de Chile, he escuchado varios de esos casos, hace tiempo que no lo experimentaba, pero como hay en otras de mis entradas, precisamente es así, cuando tenía 11 años y también vivía en Santiago me abdujeron tres seres de luz, en ese momento no tenía la habilidad de escribirlo como lo he desarrollado en el último tiempo, resulta que hace un año hablé con una amiga sobre el tema de los reptilianos, por favor, busquen esas teorías, pues al parecer precisamente es verdad que nuestro mundo no fue creado por un Dios, sino que por ellos, una raza tal vez superior, pero que necesita de nosotros, pero sólo de aquellos que tenemos alma, que somos escasos en este mundo, pero hay una gran coincidencia, ahora descubrí que aquellos que la tienen están estudiando humanidades en el mundo, letras, filosofía. En tiempos remotos, fueron renacentistas, humanistas, etc. Vale, decir, pensaban distinto al resto, a veces no comprendía por qué desencajaba tanto y en la U encontré mi lugar para difundir las ideas que tenía, ahora lo hago en más lados, incluso a través de este blog, mis decisiones me llevaron a esto. Mi hipótesis es la siguiente: Si existen los reptilianos o como quieran llamarle y ayudaron a construir las pirámides en Egypto, babilonia, etc, fue por algo, ellos han controlado el pensamiento de nuestra civilización, hasta dónde quieren que avancemos, resulta que si uno piensa a los grandes pensadores de la humanidad siempre los han asesinado, piénsese en Sócrates y la cicuta, Galileo, el mismo caso de Kennedy, no es al azar, no tengo miedo tampoco, no lo tendré, pero han pensado, ¿por qué los genios mueren jóvenes? Piénsese en los mismos románticos, etc.

            Sé por qué me está pasando esto, porque veo las cosas desde una perspectiva distinta, ahora me cobra sentido mi blog, UNA MIRADA DIFERENTE, yo, por ejemplo, decidí no ver televisión, me carga que me impongan pensamientos, decidí apartarme de aquellos que pensaran, no distinto, sino del tal llamado hombre masa, por ello escogí vivir en un departamento, escogí hacer clases igual para difundir ideas, pensamiento crítico, es decir, espacios más de poder y que, si no me equivoco estos seres están temiendo, porque ello podría cambiar varias cosas en la forma de pensar de muchos.

            Se han preguntado, ¿por qué siempre la Iglesia nos ha dominado? Porque ella dice tener la palabra de Dios y en verdad, siempre son unos pocos quienes la dirigen y traspasan sus pensamientos a los demás, es decir, imponen pensamientos, lo mismo que hacen los medios de comunicación, ¿creen que todo aquello es coincidencia?

Sobre los reptilianos, Salfate, mi experiencia. Puede ser clave.


            Acabo de vivir una situación extraña, puede sonar poco común o a estas alturas no tanto, pero creo que ahora todo me calza, espero que no suene como Salfate, aunque mucho de eso hay, pero al parecer hoy a las 4:30 a.m me intentaron abducir en mi residencia de Santiago de Chile, he escuchado varios de esos casos, hace tiempo que no lo experimentaba, pero como hay en otras de mis entradas, precisamente es así, cuando tenía 11 años y también vivía en Santiago me abdujeron tres seres de luz, en ese momento no tenía la habilidad de escribirlo como lo he desarrollado en el último tiempo, resulta que hace un año hable con una amiga sobre el tema de los reptilianos, por favor, busquen esas teorías, pues al parecer precisamente es verdad que nuestro mundo no fue creado por un Dios, sino que por ellos, una raza tal vez superior, pero que necesita de nosotros, pero sólo de aquellos que tenemos alma, que somos escasos en este mundo, pero hay una gran coincidencia, ahora descubrí que aquellos que la tienen están estudiando humanidades en el mundo, letras, filosofía, en tiempos remotos, fueron renacentistas, humanistas, etc. Vale, decir, pensaban distinto al resto, a veces no comprendía por qué desencajaba tanto y en la U encontré mi lugar para difundir las ideas que tenía, ahora lo hago en más lados, incluso a través de este blog, mis decisiones me llevaron a esto. Mi hipótesis es la siguiente: Si existen los reptilianos o como quieran llamarle y ayudaron a construir las pirámides en Egypto, babilonia, etc, fue por algo, ellos han controlado el pensamiento de nuestra civilización, hasta dónde quieren que avancemos, resulta que si uno piensa a los grandes pensadores de la humanidad siempre los han asesinado, piénsese en Sócrates y la cicuta, Galileo, el mismo caso de Kennedy, no es al azar, no tengo miedo tampoco, no lo tendré, pero han pensado, ¿por qué los genios mueren jóvenes? Piénsese en los mismos románticos, etc.

            Sé por qué me está pasando esto, porque veo las cosas desde una perspectiva distinta, ahora me cobra sentido mi blog, UNA MIRADA DIFERENTE, yo, por ejemplo, decidí no ver televisión, me carga que me impongan pensamientos, decidí apartarme de aquellos que pensaran, no distinto, sino del tal llamado hombre masa, por ello escogí vivir en un departamento, escogí hacer clases igual para difundir ideas, pensamiento crítico, es decir, espacios más de poder y que, si no me equivoco estos seres están temiendo, porque ello podría cambiar varias cosas en la forma de pensar de muchos.

domingo, 24 de junio de 2012

El lugar según la mentalidad.



            Denante al desplazarme por el largo y ancho de Santiago, pude observar como acostumbro, los diversos sectores que lo conforman, de este modo uno va apreciando que la calidad de vida se la hace la misma gente, pues la manera de pensar de cada uno va constituyendo la sociedad y la ciudad y/o comuna en la cual habita, por ello el hombre –en términos generales- del siglo XXI ha desarrollado malls y lugares de consumo, puesto que éstos se corresponden con los de su primera necesidad, sus prioridades, del mismo modo ha pasado a lo largo de la historia durante y desde tiempos remotos, en relación a la constitución de un plano urbanístico, de la construcción de calles, casas, etc. A su vez no sé si lo leí o me lo dijeron, pero últimamente voy encontrándole razón a aquella frase, que no basta generalizar, sino que conocer, por ejemplo, un amplio espectro de personas, para determinar rasgos generalizados de comportamiento social, una suerte de sociología en tanto y hoy pude concluir que si bien las personas no se dan tiempo de contemplar su entorno, la naturaleza, lo que sí hacen es pararse frente a un televisor y ver un partido, está bien, son sus decisiones, sus gustos, pero quizá cuánta diferencia tendríamos si hicieran lo primero y no esto último. Así con los cauces sociales y sus devenires…

Alma errabunda.


           


 Mi alma vaga errabunda por la plaza de armas de Santiago de Chile, sólo llevo conmigo mis libros, mi bolso y mi educación, el lápiz con el cual escribo en estos momentos es como una pluma sutil que me permite darle rienda suelta a mi escritura y pensamientos. Mi cuerpo está sentado en una banca, no obstante, mi mente divaga hacia el horizonte, observando el revoloteo de las palomas, el revoloteo de las personas, su automatismo; en este preciso instante me pude encontrar tan sólo un artista, que se sentía vivo en medio de tantos muertos, todo lo cual se corresponde con el automatismo de las personas en su generalidad, el no detenerse a contemplar su entorno, ni si quiera aproximar su mirada a los árboles, a las esculturas, al simbolismo mismo. Por otra parte, hay dos personas que me observan detenidamente, tan sólo ven que estoy escribiendo, sin embargo, no dimensionan mis pensamientos. Posan su mirada en mí con cierta curiosidad, pero yo me hago el desentendido, el que no se ha fijado en el hecho mismo de ser observado. Es extraña aquella sensación, ¿Qué podrían querer dos personas observándote en una plaza de armas? Las alternativas pueden ser múltiples, uno nunca sabe, pero sí pueden anticipar determinados pensamientos.


miércoles, 20 de junio de 2012

Poesía náutica o El navegante profano.


Abrázame vorazmente, desea mi cuerpo obnubilado

Devórame hasta las entrañas en un orgasmo profundo

Antropófago del destino, devorador de almas errantes

Tómame con tus irizadas manos y hazme tuyo

Álzame por sobre tus hombros de par en par

Dilata mi humanidad recóndita, extaséame en suaves caricias

Desdobla cada centésima de mi piel en el sublime paraíso

Deslúmbrame con la luz de tus ojos que acallan nuestro infierno

No culpes tus gustos, sólo degústame y saboreemos juntos la pasión

No culpes a la libido, pálpame y gimamos al unísono

Desdice mis palabras, recórreme con ellas y hazlas crujir

Hazlas navegar por mi cuerpo y recorrer tus zonas prohibidas

Amárrame, átame, desátame y penetra esta amazonia virginal

lujurioso lobo de mis ensueños, hambriento y sediento de mis besos.


Editado el 20 junio 2017.

Poesía que te agarra y des-garra.

Agárrame y des-garrame los sentidos
Des-háceme en caricias aromáticas
Ultraja mis memorias, penetra mis poros
Aniquila mi razón, hazme tuyo
Ámame con pasión
Roza mis labios, degústalos, acomételos
Abraza mis piernas, extiende mis brazos
Extiende mis piernas, abraza mis brazos
Ámame con locura, te curaré tu amor con ternura.

lunes, 18 de junio de 2012

Educación conductista.





El odio carcome la sin razón que con razón me desespera

Aborrezco el odio a una educación con y sin sentimiento

Odio al político ladrón, al arribista y embustero

Odio al carabinero que sin educación habla golpeado

¡Oh! perdón, verdad, es educado

Educado en la privada libertad del conductismo

Tránsido como alma en pena en una sociedad ausente

Autómata sin remedio, seguir órdenes es su condena



Odio al que discrimina sin conocer al otro

Subjetividades únicas, atravesadas y violadas

Hoy la educación en Chile es humillada y maltratada

Las palabras me entran en falta por puro sentimiento

Ni qué decir de los políticos, falaces y sin respeto

Hoy la vida no vale nada, la compran unos pocos

Que privatizan y capitalizan incluso las palabras.


Editado el 18 junio 2017.

sábado, 16 de junio de 2012

Placeres matutinos.





Mis ojos padecen de placer al abrirlos
Mis manos lloran bajo las gotas de la ducha
Mi boca penetra en el espejo del dormitorio
El té de madrugada acaricia mi paladar
La música roza mis oídos
El viento entra por la ventana de mi habitación
Me susurra, me desea, sonroja mi piel
La luz del sol dilata mis pupilas
Las enverdece, las anaranja
El silencio de la mañana
se vuelve un eco melodioso.

jueves, 14 de junio de 2012

Esencia de té.


Tus palabras acallan mis oídos
Tu silencio congela mis latidos
Tus manos finas acicalan mi cuerpo
Ahí estás tú, sentada frente a mí
Mientras yo te contemplo
Ambos tomamos un té de madrugada
Recordamos viejos tiempos
Nos hacemos trizas a besos
Tú me besas, yo te correspondo
C
A
E
   UNA… G
                 O
                 T
                A
                    Que se esparce por el suelo
La observas, me miras, sigues bebiendo
Eres única de alma pura
Tu esencia es como una taza de té al amanecer.

miércoles, 13 de junio de 2012

Tiempos convulsos.




El metro de Santiago sufre de convulsionados espasmos
La gente grita de vía a vía, por subir, por bajar
El estrés se nota en la piel, las marcas se delinean
El smog perfora los pulmones, hace catarsis en los sentidos
Las palabras penetran como hilos de plata
Que se deshacen trastornadas
La epiléptica ciudad santiaguina se vuelve esquizofrénica
El vendedor de empanadas, sopaipillas habla a voz en grito
Los mall aglutinan cientos y cientos de personas
Todo transcurre rápidamente, el tiempo
La vida en sí misma se desvanece
Los trabajadores se levantan todas las madrugadas
Pero siempre en la incertidumbre de no ver el mañana.

sábado, 9 de junio de 2012

Arte urbano (El violinista de la micro).


Melodía que se deshace en sus manos
Música que silencia los sentidos
Voz de travesti de esquina
Que se emborracha con una sinfonía
Arte que no es arte, ni artificio
No es un anti-arte, ni un sub-arte
Sino un para-arte, un arte urbano
Que desdibuja el brillo académico
Y lo opaca en un oasis de silencio.

El arte de vivir o vivir por el arte
Resistir, ser escuchado en una sociedad de ausentes
Crear es destruir las imposiciones, liberar los sentidos
Quién crea, ama, quién ama, destruye
Sentencia universal en un país que capitaliza la cultura
Que da a los moribundos, premios y fondos a sus desdichas
Que se despedazan por las migajas del Estado
Que todo corroe y corrompe con sus manos.

(Reescrito, 9 junio 2017).

miércoles, 6 de junio de 2012

Poesía para Francisco.


¡Ay! Las miserias de la vida
No cantaré lo bello
No cantaré lo grotesco
Mi canto es tan sólo lo que veo y observo
La realidad es una triste mujer
Que llora día tras día para sobrevivir
Hombres que gritan, que maltratan a otros
Hombres que dominan y subyugan a niños
Niños desesperanzados que se hunden…
Que se hunden en un valle de lágrimas
La poesía hoy se hace nostalgia
La devoran los perros y la despedazan
Mis palabras tal vez sean vanas
Mas las sonrisa de un niño quizás cambie el mañana.

PD: Poema escrito al llegar al preU donde realizo clases, ahí me encontré con un niño que se llama Francisco, él quiere ser carabinero cuando grande, yo le recomendé que no lo fuera, sino que ingresara a la universidad. Cuando nos despedimos me sonrió. Aún hay esperanzas en este mundo de injusticias, miserias y maltratos.

Un relato aproximado a las rarezas de estos días.





El siguiente relato es una aproximación a las rarezas de estos días, cuyas situaciones que me suceden no logro explicarlas, de partida hoy tenía que hacer un par de trámites, no obstante, como aún me sobraba tiempo, me dispuse a pasear por una que otra galería de aquellas con vitrinas, después de dar un par de vueltas y unas cuantas preguntas a las personas, para llegar a tal o cual lado, finalmente fui a dar a una galería de ropa, sólo quería mirar, pero me decidí a entrar, en eso, pregunto por una chaqueta y me la pruebo y me pongo a conversar con el personaje que me la estaba vendiendo, tenía pinta entre intelectual y persona preocupada por su vestir, fue así que empezamos a conversar de la vida, le conté de mis estudios en literatura, empezamos desde los fenicios y terminamos en teorías sobre Dios, aquello me sorprendió, pues generalmente yo no creo en las casualidades y me he dado cuenta que en este mundo existen pocas personas que tengan ese instinto esencial para acceder a la hondura del pensamiento, que este personaje sí tenía. De este modo, concluyo cada vez más que todos nacemos con un destino y que a veces estamos pre-destinados a conocer a ciertas personas en nuestro transitar terrenal, de hecho aquello fue lo que más debatimos, pero me sigue sorprendiendo que justo tuviese que llegar a ese lugar, conocer a esa persona a quien probablemente seguiré conociendo, aunque por otro lado me intrigó aún más que conmigo sólo hablaba de aquellos temas, ante todo remitiéndose a la Biblia y sus características, era una persona muy docta y me imagino por qué, razón a la que apelé para inquirir de dónde había obtenido tan selecto conocimiento, sin embargo, no me lo confirmó, pero quedé de pasar nuevamente, puesto que seres así se encuentran sólo algunos en esta vida. Volviendo a la historia, él mientras atendía a la demás gente, con ésta se comportaba de un modo distinto, un trato normal, pero en cambio a mí me tomó poco menos como si conversara con un ser alado, ante lo cual hablamos de los ángeles y toda su parafernalia bíblica. Finalmente me despedí, pues mis alumnos del preU me esperaban para compartir nuevamente conocimientos con ellos.

            He descubierto, inclusive desde la perspectiva de la sabiduría de mi madre, que todas las personas desean ser escuchadas, pero que no con todos podemos hablar lo mismo, he aprendido a conocer un poco más a las personas, sus relaciones, sus tratos, sus maneras de comportarse y relacionarse con el mundo, en fin, la vida es un compartir continúo de pensamientos, para mí actualmente eso es la vida, compartir ideas, formas de comprenderla, lo que aquel sujeto me ayudó a entender un tanto más, de hecho cuando volvía a Dios, me hacía pensar que quizás aquél algo quiere de mí, ya que en el último tiempo siempre me veo envuelto con gente así. Otras veces pienso en la Ley de atracción universal, quizás con aquellas personas estamos conectados, por ello siempre llego al lugar donde se encuentran aquellas almas.

            Amo la vida, sus instantes y minucias, amo también el arte, lo que pude vivir con un amigo, quien también se interesa por estas materias e intenta entender mi concepción sobre la vida, pero sigo pensando que somos pocos los llamados a captar la esencialidad de éste. Pero el mundo no es color de rosas, pues en mi peregrinar por la ciudad, por diversos lados de ésta, ver todas las desigualdades que existen, entre miles, me ha hecho re-capacitar y amar aún más el trabajo social, pero la violencia está por todas partes, el peligro, el mal trato, ya casi no queda gente de alma pura, todo se lo carcome la negatividad, el odio y la mala educación, pero aún tengo esperanzas.

lunes, 4 de junio de 2012

El Extranjero.



“EL EXTRANJERO

Comparándote, tú, con los humanos,
¿Puedes concebir otro tú igual entre todos tus hermanos?
¿Sentirán lo mismo? Las nubes, el silencio
¿vibrarán para todos en el mismo sitio?
¿Vibrarán o se harán manifiestos en otro sentido?
Cuando tú dices »esto siento y esto pienso«
Y contestan »eso pienso y eso siento«,
¿habrá igualdad en el fondo de ambos pensamientos?
Si cruzo por las calles, soy para todos una cosa vacía
que ayuda a formar la impresión de la vida;
soy simple detalle en tu propia existencia,
soy nueva sensación en la cual hace presa
tu alma que vive pasajera...”[1]


1-. Entrada de lectura: En relación a la lectura que se desprende del texto, el extranjero puede representar a un sujeto que se siente tal en el mundo, pues sus pensamientos y sentimientos no necesariamente son concordantes con lo que piensan y sienten los demás, pues él posee una sensibilidad hacia los elementos de la naturaleza, por ejemplo, cuestionándose si aquellos otros seres, también tendrán las mismas sensaciones. De hecho en sí, él hará alusión a la transitoriedad del alma, a lo pasajero, en el fondo, colocándose como un mero detalle ante el devenir de la existencia.

2-. Destaque un aspecto de la expresión (forma) que haya llamado su atención y que ayude a intensificar los sentidos antes analizados (repeticiones, comparaciones, sonoridad, brevedad, naturaleza de las imágenes, estructura específica, etc)

            La comparación que se emplea desde un comienzo, me parece particularmente un rasgo fundamental presente en el poema, pues compara al sujeto en tanto individuo con los “humanos”, por ende, se posiciona como un sujeto distinto a aquellos otros seres, que, sin embargo, son semejantes a él, puesto que pertenecen a una misma raza, no obstante, son diferentes. Por otro lado, ya sea por su sensibilidad u otros rasgos de éste y si bien, luego no emplea la comparación en tanto marcador discursivo, continuamente a través de sus interrogantes lo hará en relación a sus estados con los estados de los otros.

           



[1] Antología curso, Prado.

La plazoleta.




En la plazoleta se reúnen los amantes furtivos
Se disponen a una impaciente espera
La noche cubre los tabúes de su amor
En la noche todos los gatos son negros
Todos buscan lo mismo, sexo, el visceral sexo
Los hombres con abrigo guardan más de un secreto
Los hombres viejos quieren volver a su juventud
Las mujeres se vuelven lascivas,
Sus caricias son como un capullo en flor.

domingo, 3 de junio de 2012

El tiempo como tema central en El Jardín de senderos que se bifurcan y el Pozo de Onetti.



         En primera instancia, no se puede iniciar este estudio comparativo referido y sustentado en las obras de Borges y Onetti, El Jardín de senderos que se bifurcan y El Pozo respectivamente, sin dar cuenta de la problemática inicial que se encuentra en ambos, ante todo una visión fundada en la existencia y el tiempo, las que están inexorablemente interrelacionadas, procedo a citar cuál es la concepción que poseía Borges en relación al tiempo y cómo éste configura a su vez el espacio en su obra: “Vinculada con estas ideas, aparece, naturalmente, la concepción cíclica del tiempo, uno de los rasgos más característicos del pensamiento y la obra de este autor y también uno de sus pilares fundamentales”,[1]  Cabe considerar que el tiempo no lo concibe tal como lo planteaba Góngora, sino que lo aprecia más bien desde una perspectiva filosófica, por no decir, estrictamente metafísica, para ello Borges se basará en  un filósofo trascendental para la historia de la humanidad, me refiero particularmente a Berkeley: “[…] En estas páginas Borges cumple lo anunciado en el título. Siguiendo el esquema del idealismo de Berkeley, niega la realidad de la existencia del tiempo, considerado como una pura forma mental, sin objetividad fuera de la consciencia del sujeto. Asimismo, junto con la del tiempo, se refuta la idea del espacio: no existe el espacio absoluto, el espacio no tiene realidad fuera de la consciencia del sujeto que observa. Si ser es ser percibido, el tiempo y el espacio –que es una de las formas del tiempo, según Borges afirma en la “Penúltima versión de la realidad”, no puede existir más que la mente que los perciba”, es decir, no son más que puras ilusiones subjetivas”.[2]

            Es interesante, por otro lado, la idea que cobra y en sí misma posee Borges, en relación al fluir temporal, puesto que él no concibe el tiempo como un absoluto, sino que como un continuum de tiempos paralelos, como citaré a continuación, lo que se enmarca dentro de la concepción de literatura borgiana: “Para reflejar y aumentar esta idea de irrealidad, Borges utiliza un recurso, sobre todo en sus cuentos, que ha caracterizado su obra. Se trata de la negación del tiempo absoluto postulado por la física de Newton, del rechazo de una única serie de tiempo, proponiendo la existencia de series de tiempos paralelos. Como afirma el propio Borges en [El tiempo], esta idea nos daría un mundo más vasto, un mundo mucho más extraño que el actual. La idea de que no hay un tiempo.”[3]

            Por otra parte, los críticos han resaltado la obsesión que tenía Borges en relación al tiempo y, específicamente el tema de la infinitud asociada a éste, encuadrada igualmente en la noción de “eternidad”: “[…] Rechaza los conceptos de infinito y eternidad como un error: en vez de una liberación, la eternidad es una cárcel, porque no tiene salida. Por otro lado, la idea de infinito es una aberración, una categoría inhumana, propia de Dios, ante la que Borges sólo puede sentir espanto. Si el tiempo es una prisión que el autor trata de hacer estallar negándole realidad y presentando series paralelas de tiempos diversos; si reduce el fluir temporal al mínimo instante presente, la idea de eternidad es un error que tampoco está dispuesto a aceptar.”[4]

            En consideración a lo que se plantea en El Jardín de senderos que se bifurcan éste será visto de una determinada manera, tal es así que puede ser considerado como una parábola o una adivinanza, atravesada preliminarmente por el tema del tiempo, será así que en un pasaje textual se dará a conocer la visión de su antepasado, es decir, Ts Uipèn, quien poseía una forma particular de entender el tiempo, que citaré a continuación: “A diferencia de Newton y de Schopenhauer, su antepasado no creía en un tiempo uniforme, absoluto. […] Esa trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o que secularmente se ignoran, abarca todas las posibilidades. No existimos en la mayoría de esos tiempos; en algunos existe usted y no yo; en otros, yo, no usted; en otros, los dos.”[5]

            Inclusive el fluir temporal se entronca y encarna en otros aspectos, tales como la muerte, es así que logra imbricarse con la vida misma de Borges, pues su obra en tanto es una exteriorización de él y su vida, es esta última fundamental para comprender su concepción acerca del tiempo mismo: “Topamos así con la desembocadura del río del tiempo. La muerte. Desprovista de su carácter aterrador, ésta adquiere un valor particular. Como señalamos al tratar el tema de la inmortalidad, Borges no quería pervivir eternamente, deseaba la muerte, pues, según sus propias palabras, no quería ser Borges por siempre.” Todo lo anterior conlleva a Borges a percibir el mundo en tanto materia, como una ilusión.

            En relación con la obra el Pozo de Juan Carlos Onetti, aquí de igual modo el tiempo es trascendental, pero ante todo adquiere una visión basada en la existencia del sujeto, como veremos consiguientemente, aquí radica aquella consciencia, es decir, el peso mismo del paso del tiempo, los cuarenta años del protagonista para ser exacto: “Seguí caminando, con pasos cortos, para que las zapatillas golpearan muchas veces en cada paseo. Debe haber sido entonces que recordé que mañana cumplo cuarenta años. Nunca me hubiera podido imaginar así los cuarenta años, solo y entre la mugre, encerrado en la pieza. Pero esto no me dejó melancólico. Nada más que una sensación de curiosidad por la vida y un poco de admiración por su habilidad para desconcertar siempre. Ni si quiera tengo tabaco.”[6] Sin duda alguna se puede apreciar en este pasaje una negación a la melancolía, estado psicológico y fisiológico, perteneciente a uno de los cuatro humores del cuerpo, aunque lo que cobra mayor preeminencia es la visión degradada de la existencia misma, vale decir, un existencialismo radical, donde el sujeto queda sumergido en un estado tal que ni si quiera tiene un tabaco, lo que concordando con el hecho mismo de vivir en la mugre es una imagen representativa de la más absoluta miseria, por consiguiente, el tiempo se matiza a tal punto que es símbolo de la soledad y la consciencia de ésta, el ser consciente del peso y paso del tiempo en el protagonista, es lo que desencadenará el resto de la trama en la presente obra, será un continúo pesar por lo que se ha convertido en la más honda desesperanza de su vida.

            El tiempo encarnado en el protagonista del relato, no sólo pesa hacia los cuarenta años de la vida de éste, sino que inclusive lo remonta a su primera infancia, haciendo una especie de análisis al respecto, luego lo prolonga hasta sus años universitarios, su juventud, es decir, es aquí cuando el tiempo en sí mismo se vuelve existencial, pues abarca toda la vida del sujeto, de esta guisa se nos presenta en la próxima cita: “Ahora se siente menos calor y puede ser que de noche refresque. Lo difícil es encontrar el punto de partida. Estoy resuelto a no poner nada de la Infancia. Como niño era un imbécil: sólo me acuerdo de mí años después, en la estancia o en el tiempo de la Universidad. Podría hablar de Gregorio, el ruso que apareció muerto en el arroyo, de María Rita y el verano en Colonia. Hay miles de cosas y podría llenar libros.”[7]

            La cita que anexaré a continuación versa sobre la memoria, que a su vez es una forma de dejar testimonio de lo vivido, para así no quedar relegado en el olvido, de este modo aquello entroncado con la visión del tiempo, es en sí mismo el registro de una existencia, que es retomada una y otra vez: “No tengo tabaco, no tengo tabaco. Esto que escribo son mis memorias. Porque un hombre debe escribir la historia de su vida al llegar a los cuarenta años, sobre todo si le sucedieron cosas interesantes. Lo leí no sé dónde.”[8] Luego nos refiere un acontecimiento de su propia vida, donde refiere a través de marcas espacio-temporales, las que funcionan como especies de deícticos lo que vivió en su temprana adolescencia: “Aquello pasó un 31 de diciembre, cuando vivía en Capurro. No sé si tenía 15 ó 16 años; sería fácil determinarlo pensando un poco, pero no vale la pena. La edad de Ana María la sé sin vacilaciones: 18 años. 18 años, porque murió unos meses después y sigue teniendo esa edad cuando abre por la noche la puerta de la cabaña y corre sin hacer ruido, a tirarse en la cama de hojas.”


[1] Borges, hacedor de ficciones. Una guía del laberinto. Pedro Ruiz Pérez. Pp. 4.
[2] Íbidem. Pp. 5.
[3] Íbidem. Pp. 5.
[4] Íbidem. Pp. 6.
[5] Ficciones, Jorge Luís Borges. Pp. 48.
[6] El Pozo. Juan Carlos Onetti. Pp. 2.
[7] Íbidem.
[8] Íbidem. Pp. 3.

Desechos.




Desecho lo que he hecho, lo que me arrancan de las manos
Destruyo lo que fue mío y ahora ya no me pertenece
Hay que cambiar para ser distinto, la inacción se vuelve inoperante
Desecho pensamientos, objetos del pasado
Hago mi propio mundo con pensamientos renovados
La negatividad es cosa del pasado, la positividad es el comienzo
La felicidad no se puede comprar, lo material se acaba
Lo que queda son los recuerdos, los dichos y experiencias
La vida es muy breve como para no vivirla
Desecho es aquello que ya no queremos
Pero en un pasado anterior quisimos
Desechos, desechos… eso es lo que tuvimos tú y yo.

sábado, 2 de junio de 2012

Noctámbula.


Callaron los bohemios
para escuchar al pobre adolescente
que, apurando las copas
de rojo néctar hasta el borde llenas,
posó la mano sobre su alba frente
y en este canto moduló sus penas:
Aun, de la mañana de mi vida
las auras aspirando,
y allá en el fondo oscuro de mi pecho
mi corazón, henchido de esperanza,
la fría decepción su presa ha hecho.
Jamás soñé que escrita
estaba en los designios del destino
la muerte de mis sueños,
único bien del pobre peregrino;
de las bellas quimeras del mañana,
forjadas en la luz del idealismo,
cuando me detenía ante el abismo
de la miseria humana.
Despreciaba el amor de las mujeres
porque mi madre me contaba aún niño,
el desgraciado fin de algunos seres
a quienes dio la muerte este cariño;
y trágicas historias en que flotan
genios arrebatados a la vida
por el rojo puñal de la venganza
o el sangriento revólver del suicida!
Y en el desordenado torbellino













                            
que sentía bullir en mi cabeza,
juraba detener en su camino
a la tirana ley “Naturaleza”…!
¡Gratos ensueños, para mí perdidos!
¡Panorama de rosas,
ilusiones que halagan los sentidos,
que son tan falsas cuanto más hermosas!...
Bastaron los fulgores
De una mirada, cual un sol, quemante
Para secar de mi ilusión las flores
Y profanar mi culto en un instante!
¡Oh amor! que inspiras el pesar y el gozo
en vano la altivez te ensordece!
Si un hombre contra ti se alza orgulloso
el mismo orgullo a tu martirio acrece!
Yo hice escarnio de las tiernas quejas
que ese sublime sentimiento inspira,
siguiendo el eco de las arpas viejas…
Vencido, a su poder, pulso la lira
y canto mis dolores
en la lúgubre calma de la noche,
haciendo de mis lágrimas derroche
Postrado ante el altar de los amores!
Hoy siento que aletea en mi cerebro
la vibración suprema de ese canto
que entona el corazón cuando palpita,
conteniendo los ímpetus del llanto.
Mi razón es esclava
del dominio fatal de las pasiones,
y rueda hacia el abismo do se agita
la sombra de mundanas decepciones.
Mi espíritu se mece
en voluptuoso ambiente
y el fuego de un amor desesperado
me abrasa el corazón, quema mi frente!
Y en las nocturnas, báquicas veladas
en que busco el consuelo de mis penas,
yo sueño con alcobas perfumadas
y con labios de vírgenes morenas…


1-. Explicar brevemente la matriz o sentido fundamental del poema y señalar en qué verso o versos del poema se expresa con mayor énfasis y plenitud.

        La matriz fundamental del poema es la pena de amor, específicamente una visión trágica y fatídica de ésta, la que el hablante lírico desborda durante la noche, dando rienda suelta a sus emociones, lo que se comprende a raíz del título del poema, por ejemplo, pues noctámbula hace referencia a la noche en sí misma, lo que se aprecia ante todo en los siguientes versos: “y en este canto moduló sus penas:”, da inicio a la recitación, como ya mencioné, de sus penas de amor. Por otro lado, se genera una conjunción entre el eros y el thanatos, producida consiguientemente:

Despreciaba el amor de las mujeres
porque mi madre me contaba aún niño,
el desgraciado fin de algunos seres
a quienes dio la muerte este cariño;
y trágicas historias en que flotan
genios arrebatados a la vida
por el rojo puñal de la venganza
o el sangriento revólver del suicida!”[1]


2-. Señalar una característica exclusivamente mundonovista o posmodernista presente en el poema (según lo visto en clases y en el texto de Le Corre) y explicar cómo se presenta ésta en el poema.

        Un rasgo exclusivo del mundonovismo que se puede contemplar acá lo es, por ejemplo, el ambiente, puesto que se desarrollará preliminarmente en uno de índole suburbial, es decir, del bajo mundo, donde se desatan pasiones desenfrenadas, vidas tortuosas, entre otros. En el caso específico del presente poema, se vincula directamente con un mundo bohemio, vividor, consumidor eternizante de alcohol y vino. Procedo a citar cómo se comporta aquello en el poema:

“Callaron los bohemios
para escuchar al pobre adolescente
que, apurando las copas
de rojo néctar hasta el borde llenas.”[2]

3-. Respecto del hablante, describa:

- Cómo y quién es el yo textual (1)

-El yo textual presente en el poema, es un sujeto que observa la realidad en la cual está inmerso, vale decir, el bajo mundo y a los personajes que habitan en él. De este modo, logra describir el ambiente.


- ¿Se refiere a otros sujetos en el poema, cómo se relaciona el yo con esos otros sujetos?

-Sí, hace alusión a un personaje que recita o canta sus penas de amor y en relación con éste, se sitúa como un sujeto que describe lo que aquí acontece.

-¿Cuál es su temple y crono-topos fundamentales? (1.5)

-Su temple es de pesar, tristeza y desilusión, donde su esperanza se torna incierta por culpa del amor. En relación al crono-topos, éste se ubica en la adolescencia del sujeto y el lugar o topos, como ya señalé es uno de carácter bohemio, el suburbio.

-¿Cuál es su visión de mundo? (1)

-Su visión de mundo es la miseria de la vida, la que observa detenida y críticamente, pero ante todo de manera contemplativa, para poder describir el cuadro y sus personajes y cómo los bohemios se detienen ante el adolescente.

4-. Destaque un aspecto de la expresión (forma) que haya llamado su atención y que ayude a intensificar los sentidos antes analizados (repeticiones, comparaciones, sonoridad, brevedad, naturaleza de las imágenes, estructura específica, etc) (1 pto.).

-Lo que me llamó la atención en relación a su forma es particularmente cuando el sujeto textual le cede la palabra al hablante a través de los dos puntos, por ejemplo, lo que permite que éste exponga sus penas a los bohemios.


[1] Pezoa Véliz, Noctámbula.
[2] Íbidem.

Garcia marquez

Loading...

Julio cortazar

Loading...

Michelangelo Art

Salvador Dali Art

Yann Tiersen, Amelie.

Loading...

Distintivo: Participación activa en comunidad de Letras Kiltras.