Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Ultimátum al silencio.

Las horas pisan sus talones encontrándose al pasar
Se balancean raudas, fugaces al ritmo de fin de año
Intermitentes, suaves, sonoras como vientos del sur
Buscan, olvidan, retroceden y resignifican añoranzas
Al descubierto se mudan otoños como sucesivos inviernos
Apacibles las palabras esperan tu andar figurando sentimientos.


Festejan la vida en sus ires y venires de las manecillas del reloj
Destienden el pasado en recuerdos mudos, inamovibles
La memoria hace su entrada triunfal y despierta de su ensueño
Te saluda como un viejo amigo a su camarada de guerra
Solo ella sabe cuánto ha sufrido el corazón marchito.


Desahucia despavorido un grito al silencio, la muerte acecha 
Somos mortales como humus bajo las catacumbas del averno
La realidad solo es una, nacemos para morir sin tregua
Vivir es remontar azares e infructuosas búsquedas
Ni suspiros, ni caricias en amantes brazos aguardan al amor
Es luctuoso final, a quién espera un beso de la muerte.
José Patricio Chamorro
Chillán, 30 diciemb…

Posibilidades inconclusas.

Ocho meses exactos en los que  tu antebrazo rozó el pasamanos del autobús en que subí con ilusión desbocada en una tarde de diciembre. Días antes te había visto sin saber que habíamos recorrido los mismos lugares sin encontrarnos. Hace 5 meses y siete días fuiste a ver la película que tanto ansié y aunque estuvimos en la misma fila, quedamos en asientos opuestos y solo te vi de lejos, sin saber que un día me amarías. 
Fue en abril del año entrante en que leí versos con sabor a traición de amor, ese mismo mes una lectura no alcanzó a ser escuchada y tus ojos aún no se entrevistarían con los míos. Pero ese día el reloj marcó las siete en punto y tu presencia tensó la atmósfera. Aquella tarde, nada fue igual. Tu voz, tus ojos que me encontraron por vez primera jamás volverían a ser los mismos y la  soledad acariciante y murmurante de mis veintitantos solo serían un recuerdo amargo por lo que no fuimos y que en ese instante se desvaneció. 
José Patricio Chamorro Chillán, 30 diciembre 2017

Versos imaginados

Amar la palabra como ecos del silencio

Desafiar la carne y verter las ilusiones

Desterrar abismos contra la juventud dorada

Emancipar el ego, acurrucularlo en el olvido

Mirar al vacío como quién devora un pastel de cumpleaños

Arrancar una silueta, asombrar su memoria en pensamientos

Cortar girasoles, hacerlos volar en el poema

Descrear imágenes, deconstruir sonidos

Gustar el verano, dulcificar el invierno

Desmalezar primaveras y plantar árboles en otoño

Sembrar palabras como semillas en camposanto

Pavimentar ciudades con versos imaginados

José Patricio Chamorro Jara
Chillán,  12 diciembre 2017

Poesía noctámbula.

Poesía noctámbula.
marzo 06, 2011           Reedición: 5 diciembre 2017

Hoy la noche se me presenta cautivadora, tentadora
Una musa cuyas sinuosas curvas me llama
Exhala deseo y me fulmina con el hálito de su mirada Proclama a gritos furtivos que la posea Que la haga suspirar como el amante al que nunca podrá olvidar Aquél que la poseyó, que conquistó su alma Efluvios emanan fragancias aterciopeladas                              Delirios extenuantes en su lecho de ámbar -o- Es la noche amor apasionado, frenesí Reflexión propicia, pliegues de calma, tempestad Anhelante espera, impaciente mi estocada Un impulso impetuoso Que no cesará hasta pernoctar en el placer poético de una caricia Que le arrebate hasta el más escurridizo de los besos
Y quede postrada en un rincón de mi cama.

Cenizas de pasión. (Reedición 5 diciembre 2017)

I Dolidas están las entrañas del corazón desdichado Mis ojos se agazapan ante la vana muerte y esperanzas de amor Ilusiones perdidas en un cementerio de lágrimas Desfallecen desterradas cual expatriado sin perdón Hubiésemos sido felices, sin embargo, Una muralla traslúcida y marmórea nos separó.
II
Te miro a los ojos y siento el frío penetrante de una gélida mirada Aborreces mis palabras, me hundo en un valle de lágrimas Sufro, padezco estragos cuando mi compañía rechazas Me pregunto, ¿será tan cruel la agonía? Su calor quema como flama destemplada y calcinante Hasta derretir cada centésima de mi ser  Ígnea, incinera la piadosa existencia de lo que fue y pudo ser.
III
Épicos sones medievales acompañan mi desolación Mas quisiera no vivir de recuerdos, sino de vívidos momentos No obstante, nuestras memorias se desvanecen tenuemente Cual etéreo gozo primaveral de la primera juventud Suspiramos juntos y hoy conspiramos en un desamor Exangüe culmine de una trágica desilusión.
IV
Hastío nos consumió, somos bufone…

Encrucijados cruces de crucifixiones

Sutilezas retóricas, cementerio de ensueño Cortacianas palabras balanza Sombras enigmáticas Cultismos añejos
Añejados cultivos Huerta de la sabiduría Savia nutricia Hidromiel de los dioses Orgiásticas bebidas Tabaco y pipa con sabor acaramelado Argentina hierba mate matutina Culmina la vida en  inmortal vicio


En  salubres resinas renace Dicha desemboca en salud y gloria vespertina.


Reedición: 5 diciembre 2017


Existencialismo a la vena

Escribo con el sentimiento que invade mi razón pura

De noche mitigo los dolores en la sordidez del silencio

En las mañanas destemplo el porvenir que deshojo

Atardece como otoño entristecido entre mis venas

Uno a uno se desposan los lirios y las rosas en primavera

El sufrimiento es tortura que palidece la agonía existencial

Me cuestiono, me atormento y acribillo en sentencias vagas

Un sí rotundo es lo impropio de mi carne muerta

Una negación absoluta es la redención a mi alma en sopores dormida

El paraíso es un bufón de circo pobre que promete eternidades rotas

Corazón es el ilusionista, mago de sueños inconclusos al pasar

Mentiroso y procaz como el fuego de tus manos al rozar su mejilla

La virgen, atávica te observa, sabe lo que escondes en tu desnudez

Sangre recorre abismante tu torso desnudo de predicamentos

Un hilo de plata sorbe los besos añejados en remotas épocas

Succiona el lácteo pecho tu pestilente boca de soberbia y bondad

Aguijona tu dedo índice el vientre maternal en su o…

Una mirada crítica a la formación de audiencias en la nueva región de Ñuble: Hacia una propuesta de intervención cultural.

¿A qué se debe la baja audiencia en los eventos culturales y literarios de la región?, ¿Por qué es necesaria la formación de audiencias en la nueva región de Ñuble? Sin lugar a dudas la literatura forma parte del patrimonio cultural y social de una comunidad y territorio. Es por tanto, imprescindible abogar por su desarrollo para mantener viva la memoria histórica de los pueblos y construir consciencia crítica sobre la realidad. Al plantearnos el por qué de la baja audiencia ante las actividades culturales y literarias, resaltan en igual medida otras preguntas fundamentales; ¿Todos tienen acceso a la cultura?, ¿Cuáles son los principales problemas que dificultan la igualdad de acceso? Y ¿Qué esfuerzos se han llevado a cabo para resolver las problemáticas emergentes?
 Al respecto, se vuelve necesario interpelar a quiénes han hecho de la palabra su oficio (Escritores, gestores culturales, periodistas y artistas en general), pues tienen el deber de posibilitar el desarrollo del capital cu…

Cuerpos resentidos (Reedición)

(Poesía de madrugada)
Original: Febrero 2016 Reeditado 20 noviembre 2017
Palabras echadas al olvido sin prejuicios del mañana, escribir
Soltar la mano, arremeter la escritura
Encarar el pasado, sostener los pensamientos
Ser libre a través de sueños y palabras, ausentes de pecado universal
Buscar nuevas y reinventar las viejas ilusiones
Sentirse artista y humanizar el arte,
Escribir sin fin, por un mañana transitorio en la memoria
¿Ser recordado? Una ilusión baladí, trivial como un orgasmo
La medianoche es el lugar perfecto para ti y para mí
Es el momento climático de nuestros cuerpos
Amatorios entresijos son mis versos hechos carne
Resentir el noctámbulo fin de nuestros cuerpos, amar de madruga
Desear la muerte como se desea un beso tuyo
Renacer al siguiente día como un cristo de las catacumbas
Corrupto en el santísimo sacrificio por la humanidad perdida
José Chamorro

Nostalgia ahogada. (2 febrero 2014)

La impotencia de existir. Siento una pena que me carcome desde las entrañas, es vivir en contradicción, es un llanto que me ahoga por dentro, es el insoportable malestar de vivir y convivir junto a otros, el recibir órdenes como si tuvieses una incapacidad para pensar por tu cuenta. No me gusta que piensen por mí, controlo mis pensamientos y mi vida, no se las dejo en las manos de otros, ésa es la gran diferencia. Algunos han dicho que se debe a una seriedad intelectual, a un formalismo endémico, pero es y ha sido la forma de ser que me caracteriza, amo a mis seres queridos, a mi núcleo más cercano, pero quién escribe necesita un tiempo de aislamiento, para cultivar las ideas propias y si quiénes te rodean en el día a día no comprenden aquello, quizás la mejor decisión es apartarse, estar lejos de los tuyos por el tiempo, por el simple hecho de no verlos.

El amor es un sentimiento trágico para algunos, que nace de un sentimiento incondicional. A ratos no tolero la convivencia. Mis pa…

Nostalgia me invades traicionera

Recuerdos de los años ya pasados, traes a la memoria

Marchitos están en la frágil sentencia del olvido

Pensamientos van y vienen buscando quedarse

Los retengo un instante y los dejo partir

Vuelvo a ellos como si fuese ayer, los hago vida

Imágenes agolpan mi escritura y se pierde en tus avenidas

Nada queda, solo resistir y retener el primer momento

Esos sentimientos del primer amor, de su sonrisa, de lo que fue

Nada permanece, es la vida un sueño al abismo

Una ilusión baladí en tu hondura viril de hombre al despertar

Eres la ironía de saber que la vida fue sabia y nos apartó

Que te dejó ir para que fuese libre en tus silencios

Tus manos y tu cuerpo refrescan mi humanidad, presa de ti

Se esconden mis lágrimas en tu mejilla rogando verte una vez más

A la espera aguardo el beso que nos debemos insinuante

Te deseo como amantes no declarados de nuestra juventud

José Patricio Chamorro,
12 noviembre 2017, Chillán

Hombre frente a la ciudad.

Siento una mirada a la distancia, unos ojos que me observan fijamente como inquiriendo que yo también sé su secreto. Ambos nos conocemos muy bien. Lleva varias semanas asomándose a los límites del edificio frente a los almacenes Corona, donde he sobrellevado mi aciaga existencia los últimos meses,  soportando las estridencias de la ciudad a diario, sin poder salir. Él desvía la mirada, al igual que las mujeres que hace unos momentos observaban mi vestido floreado de encajes. Ellas se van, buscan un lugar más a la moda. Lo miro de reojo. Lo veo de espaldas mirando a los cielos. Alza sus manos al aire y las deja caer. Él sabe que conozco su secreto. Quiénes no somos de este mundo nos reconocemos. Su hora está por llegar. Se desploma su cuerpo en el pavimento de la ciudad. Quince pisos no bastaron para mermar su tristeza. Mismo sentimiento que invade mi gesto artificial.
Taller Literario "Cuentos de bolsillo". Biblioteca Municipal de Chillán. 2 noviembre 2017.

Deseos.

Esta tarde me he sentido deseada. Varios ojos se han posado en mí. Siento cómo observan cada detalle de mi silueta y cómo sus ojos miran con envidia mi talle cuasi natural. La ciudad pasa frenética frente al abismo que nos separa. Cuántas veces he soñado con atravesar el cristal, tocar mis propias prendas y vestir a la moda como  ellas, pero la fortuna es ciega. Ellas envidian mis encajes de alta costura, mi sombrero de plumas, mi cabello rizado o atrevido escote. Lo sé, porque las puedo oír. Pero lo que no saben es que en realidad soy yo quién las envidia a ellas; su grácil caminar, sus mejillas sonrosadas, sus labios color pasión y risueñas sonrisas, ¡Ay, si solo pudiese sonreír! Pero la mueca perfecta y el pulcro vestir hasta agotar stock son el destino de los maniquíes de escaparate.
Taller Literario,  "Cuentos de Bolsillo". Biblioteca Municipal de Chillán. 2 noviembre 2017.

Día de los muertos.

Día de los muertos.

Soledad el día de los muertos como alma en pena, llueve

Cae la noche al vacío y se despiertan rumores lejanos

Sisean, trastabillan, se levantan y tropiezan los silencios

Morir es sobrellevar culpas y remorder el pasado

Ser mártir en la rutinaria indiferencia de quién lleva a cuestas el peso del mundo

Verdugo de sueños aportillados en la memoria calcinada

Agonía inescrutable de quiénes se saben hechos para la muerte

Cuerpos olvidados en rescoldos intermitentes de la cansina humanidad

Se desvelan en aguaceros las palabras oprimidas

Se precipita en diluvio universal la placentera nostalgia de las horas

Quietud es el alud que nos aguarda

Sonríe desdeñosa la mujer con su guadaña

31 octubre 2017.
Chillán
José Patricio Chamorro.

Temor sombrío. (28 octubre 2016)

“El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras”.William Shakespeare.

Temor sombrío.

Los días se suicidan hacia el final de la jornada al perderse tu presencia

Se visten de atavíos solemnes para esta ceremonia de verte partir

El corazón de los lunes se agita en la ansiedad inminente de tu llegada

Los martes extienden sus brazos a tu corporeidad infinita que llena el vacío

Los miércoles son la antesala de mis desdichas, la nostalgia de saberte un instante

Los jueves desfallecen en misericordias destempladas en horizontes agónicos de melancolía

El mal mentado viernes es el inicio del fin del holocausto en que me sumerges

La llegada del sábado resplandece como un crepúsculo desvanecido de atardeceres

El domingo es la muerte inminente de los días que se consumen en ausencias

Mueren lentamente en parsimoniosa quietud como estatua marmolada

Es el lirio quebrantado de los jardines del amor.

José Patricio Chamorro, 28 octubre 2016.

Esencia de té. (14 /6/2012)

Las palabras acallan mis oídos El silencio mis latidos paraliza Acicalan mi cuerpo tus finas manos  Sentada frente a mí te contemplo Bebemos un té de madrugada Recordamos viejos tiempos Nos desquebrajamos  Me besas, te correspondo C A E    UNA… G                  O                  T                 A                     Se esparce su silueta por el suelo La observas, me miras, sigues bebiendo Eres única, tu alma es pureza virginal Tu esencia es como una taza de té al amanecer.

Síntomas nocturnos.

Es el momento un hálito que nos posee

Rescoldo de vida en el vagar de nuestros pasos

Búsquedas, pensamientos son síntomas de la humana certeza

Respiro inminente es la muerte  en la soledad de las horas

El tiempo, raudo, pasa fugaz como un suspiro

Hablan las noches en el ocaso de tu silueta

Sonríe tu boca en el despertar del amor.



Tocan tus manos el éxtasis de la carne

Sintonizan tus latidos los ecos del recuerdo

Sientes, callas, enmudeces en la palidez del silencio

Eres enfermedad postrada en las vitales catacumbas

Se abren a tu andar como capullos en primavera

Anuncian  aciagas horas los besos de juventud.



Regresas y te pierdes en palabras a destiempo

Amas con locura la insensatez de otros amantes

En tus brazos duerme la agonía de sus misterios

Sus besos acarician tu mejilla y te sonrojas al recordar.



Presiento tu piel en sábanas nocturnas

Vacío es el despertar del día

El sentimiento es mi mayor tortura

Nostalgia el vano veneno del enamorado.


José Patricio Chamorro. 27 octubre 2017,…

Éxtasis.

En sus días de olvido la vida es breve
Se escurren fugaces y placenteras las horas
Extrañar es una certera declaración de amor
Sentir la lejanía y rozar los recuerdos
Infinita es la distancia inseparable de los cuerpos
Cobarde el corazón que insinúa sentimientos
Profana los momentos tu boca fugitiva
Resuenan misteriosas las aguas del paraíso. 


Besos prófugos como amantes nocturnos
Amo tus silencios, la melodía de tu piel
Te deseo, te acaricio en sueños diurnos de madrugada
Eres el espejo del romántico encuentro
La imagen delineada de amorosos suspiros
Tu humanidad es éxtasis místico.

Tu palabra es cadencia sonora
Ingrávida promesa de amor incumplida
Pensamientos, risas y memorias
La escritura es verso ensangrentado
Pasión mordaz en el pecado de la carne.
     8 octubre 2017, Chillán.      José Patricio Chamorro.

Capullos en flor. (Poema completo)

Capullos en flor. (Poema completo)

Las nubes deambulan como tu silueta entre mis dedos
Nuestras manos acarician el rocío 
Penetran los sentidos los aromos perfumados
Canto la alegría, lloro la tristeza de los días
Melancolía es el sentir que nos invade
Es Noche el dulzor que degusta tu boca
Abre primavera tus capullos en flor.


Los nubarrones pueblan tu rostro sereno
Frágil es ante la intemperie del pensamiento ausente
Perturbadora mirada es la soledad que nos aguarda
Tus ojos esperan en cómplices silencios
El color de las rosas palidece en monocromías
Octubre es el mes de los callados besos
Amantes nocturnos ocultan su deseo en primavera
Se abren en flor los capullos rojos.


En vals danzan pétalos deshojados
Se abren y cierran como en éxtasis tu cuerpo
Pasmosas catarsis provocan en la tierra
Sinuosas curvas agrietan los torreones

Cataclismos estertóreos rozan tu piel

 Inundan los valles tormentas de pasión
Pétalos caen de los capullos en flor.

José Patricio Chamorro, Chillán, 7 octubr…

Pétalos en vals.

En vals danzan pétalos deshojados
Se abren y cierran como en éxtasis tu cuerpo
Pasmosas catarsis provocan en la tierra 
Sinuosas curvas agrietan los torreones
Cataclismos estertóreos rozan tu piel
 Inundan los valles tormentas de pasión
Pétalos caen de los capullos en flor.

José Patricio Chamorro, Chillán, 7 octubre 2017.

Nubarrones de primavera.

Los nubarrones pueblan tu rostro sereno
Frágil es ante la intemperie del pensamiento ausente
Perturbadora mirada es la soledad que nos aguarda
Tus ojos esperan en cómplices silencios
El color de las rosas palidece en monocromías
Octubre es el mes de los callados besos
Amantes nocturnos ocultan su deseo en primavera
Se abren en flor los capullos rojos.

Capullos en flor.

Las nubes deambulan como tu silueta entre mis dedos
Nuestras manos acarician el rocío 
Penetran los sentidos los aromos perfumados
Canto la alegría, lloro la tristeza de los días
Melancolía es el sentir que nos invade
Es Noche el dulzor que degusta tu boca
Abre primavera tus capullos en flor.

José Patricio Chamorro, Chillán, 7 octubre 2017.

Hilos invisibles.

“Recordé lo que tú decías. Que al pronunciar un nombre, unos hilos invisibles nos unen a la persona que nombramos”.

     Contigo a la distancia, Carla Guelfenbein. P. 159.
Me lo repetí tres veces, hasta grabarlo a fuego en la memoria. La primera vez tu nombre me pareció un antojadizo recuerdo de amores del pasado. Mi gran amor de adolescencia llevaba tu nombre. Habían pasado nueve años desde que no experimentaba el mismo sentimiento. La segunda vez fue cuando me esperabas en el terminal de la ciudad que años después nos cobijaría en nuestros romances de juventud. Aquella mañana caí en tus brazos para perderme en ellos y no volver. Ese día comprendí que ya nada sería igual, que nuestras vidas habían tomado un derrotero que entrecruzaría hasta el último de nuestros alientos los insondables caminos del destino. Lo nuestro estaba escrito y ambos sabíamos en la oscuridad de nuestro sentir más oculto, que nos amábamos a la distancia.
La tercera vez fue de improviso. Intempestivamente me s…

El último adiós del olvido. (Reedición)

El palpitar de las hojas otoñales nos cautiva Con cautelosa parsimonia caen, se mueven y agitan Al son de nuestras pisadas se alejan etéreamente Tal nuestras emociones se han encontrado Volando grácilmente como águilas furtivas.
Vuelves como el viento, Tu inconstante ausencia aguardo Como clepsidra nuestro tiempo se esfuma gota a gota Transcurridos los minutos se tornan horas Las horas, días en ausencia  Los días, años de soledad Son la juventud perdida y desvanecida de los años Férrea voluntad reserva el corazón.
Recuerdos, evocación  La vida es la muerte que no nos pertenece La muerte amarga, escuálida, se extingue Es la pérfida agonía del día.
Espíritus seniles proclaman su naciente amor Amor como fénix renace propagando sus ígneas llamas Resucita en cenizas ante desdichas nocturnas   A quién ha perdido el canto rejuvenece su llegada Corazones enamorados padecen la muerte de un adiós Desesperación es saber que no volveré a oír tu voz.
Reedición, Chillán 5 octubre 2017.

Matices.

Matices.

Caminar contra reloj es siempre un ejercicio interesante para poner a prueba la capacidad para llegar a un lugar en menos tiempo del estimado. Me encontraba en aquellas andanzas y cavilaciones cuando irrumpió en mi mirada un grupo de cinco amigos que disfrutaban con fruición una canción que tarareaban. En mi mente vislumbraba lejanas tierras, donde aquellos hombres libres, gozaban de las simplezas de la vida y de la naturaleza virginal al son de ritmos afrocubanos. Sentí la imposibilidad en mis ojos de ver, mi corazón interpretaba mejor que mis sentidos aquel cuadro.

Mientras mis oídos se dejaban llevar por la cadencia sonora y rítmica entre risas que parecían de otro lugar, más allá de lo que podía escuchar, uno de ellos se aproximó y me hizo ser parte de aquella fiesta sin tiempo, ni espacio. Por primera vez comprendí que la maravilla son los instantes  que nos hacen humanos y que la sonrisa es la ventana al mundo. Esa tarde como una obra de arte cubierta por una tela, mi …

Esperanzas del mañana. (3 octubre 2014)

La vida es estar en pie, aun fatigado y hastiado de la rutina, de los días, de los recuerdos, de sentir que todo tiempo pasado fue mejor, de que el futuro puede ser una sorpresa inesperada, de que la vida cambia y que no va cuesta arriba, de que el tiempo avanza para hacernos más sabios y que siempre se puede aprender algo nuevo, de que la felicidad depende de lo que hagamos hoy para forjar el mañana y que aún se crea en que una idea puede cambiar el mundo, así todo parece más esperanzador y menos agraz, un poco de nostalgia y una vida para crear, atreverse a cruzar el rio, hacer lo que otros no se atreven hacer, innovador y si es necesario, diferente. Ya que ser uno mas entre una multitud y rebaño dormido, es dejarse llevar sin pastor al matadero de los humillados y ofendidos, de los silenciados, de los sin voz, de los que viven una vida de vacíos e incertidumbres y que ya no creen que el sol se esconde por el este y amanece por el oeste, no que mañana brillará el sol. 
 Pd: un poco…

Sentir social: versos para los poetas de mi tierra.

Sentir social: Versos para los poetas de mi tierra.

Encienden como hojarasca ardiente las anárquicas letras aprisionadas

Espíritu apasionado, libertario de letras y acordes de tenor involuntario

Esa silenciosa música que apaga el sentir y lo enmudece,  ruido estertóreo

Muerte al fratricida de las armas

La codicia  enceguece al celador de las cofradías

Juventud rebelde, corazones insatisfechos por escuchar su voz

Gritos a intemperie, rock y pedazos de poemas en calles de agonía

El luchador cotidiano desfallece en sopores de su cimiente intelectual

Las manos de quién pone el lomo en el diario faenar, entremezclan la soberana libertad

Como garfio fiel a los ideales de quién cree en la fé irresoluta de una convicción

Pensamiento que los identifica, mentes lúcidas como farolas iluminan nuestro andar

Es el cobarde callar de quién se duerme entre letanías y da la vida por ser lumbre

Por ser profeta de otra tierra y cimentar versos de poetas en grietas infecundas

Anarquía es porvenir, mas in…

El decir de las horas.

Las horas me hablan en incesante murmullo El seseante secreteo es sonoridad temporal Sonrío, me carcajeo en bufonadas tragicómicas Me miran, las miro en cómplices silencios Las toco, las apremio, las sostengo y las engullo Pausadamente las agito y las estremezco.
Las horas buscan el poder, sedientas de reconocimiento Las hay, aristócratas, proletarias y de clase media Las 12 es la reina  señorial de las horas Sus súbditos reales marcan cambios de ciclo Las seis de la madruga y las seis de la tarde Las tres y las nueve son de clase media Ellas siempre cenan y almuerzan hasta hartarse Las una, dos, cuatro, cinco, siete y ocho son proletarias Ellas trabajan sin cesar, a veces juntas, otras separadas.
Las compadezco, las saludo al iniciar la jornada Las ocho de la madrugada siempre me desea buen día Es amable, sincera, espontánea y madrugadora ¡Qué decir de su hermana! Ocho de la tarde es amarga como hiel Siempre la veo triste y desganada al término de semana Prefiero sonreírles, habla…

Inconsciencia.

La lluvia trae un grito desterrado Su mirada es mi tristeza infinita Nostalgia es la esperanza olvidada El sentimiento, soberbia Melancolía, herrumbre, podredumbre El pensamiento es sonoridad.

El amor, un arma afilada Encrucijadas, abismos, placeres Inconsistencia de un murmullo silencioso Consciencia es el velo ausente.

Incomprensión, audaz soledad Horas fraguadas en miseria humana Visión profética de nuevos tiempos La poesía será el canto del mañana Tu canto, el eco de la memoria.

Nuestro canto anunciará el otoño La verdad de las pasiones cotidianas Locura es la razón en tus manos Huella de nuestro andar En las misteriosas tierras de la muerte.

Sonidos experimentales.

Sonidos experimentales, estridencias
Mi mente es un caos contramuralla
La mala suerte de saberse poeta
Sociedad de ausentes
Inconformismo
El pensamiento es silencio
Espectáculo social
Fluorescentes tubos de la noche.


La mirada se pierde en el vacío
Horizontes de vapores olvidados
Imágenes surreales
Un bar es la muerte que nos observa
Le sonrío como aguardando el final
El vacío consume horas en insomnia perturbada
Psicodelia de rock and roll
Es la poesía un alarido de soledad.
Pd: Escrito la noche del 29 de septiembre en un pub de Chillán, inspirado en la música de la banda Gonzáles y los asistentes.
José Patricio Chamorro.

El silbido.

La noche caía sobre mis hombros, la tertulia había llegado a su fin. Caminé a la deriva, sin mirar atrás por aquellas calles tantas veces recorridas de provincianismo de viejo cuño. Pasos. Silencio. Una sombra se deja entrever bajo la luz de los faroles. Miro de reojo. Una silueta. Un sonido entrecortado roza mis oídos. Alguien silba, tararea una canción.  Pestañeo, abro y cierro los ojos. Me detengo. Mis pensamientos se detienen. Los vehículos atraviesan la ciudad de un extremo a otro, me siento desolado en medio de la oscuridad. Me encuentro solo en medio de la noche en ciernes, nadie a menos de dos cuadras, solo la sombra que se aproxima. Un aire helado recorre mi frente, apresuro el paso, lo pienso. Permanezco inmóvil. Una brizna de viento circunda mi alrededor. Miro, observo el reflejo de los árboles bajo el alumbrado. Silencio. Abro los ojos, ojalá nunca los hubiese abierto.

El poeta vitalista.

El poeta vitalista.

La sangre bulle como venas abiertas en tus palabras
Camarada de letras, en tu espíritu un grito ruge
Voraz, destemplado, ahíto de poesía

Escultor de otros tiempos en ausencia de los días
La noche fue tu amante peregrina
Las estrellas, constelaciones infinitas

Desnuda mi alma es el refugio que aguarda tu sentir
Son enérgicas quimeras  los horizontes de tu pecho
Son tus labios embriagador  licor de  sentidos
Deseo en caricias de lunáticas pasiones
El suspirar de un arrebatado beso a la muerte.

Chillán 26, septiembre 2017.

Incertidumbres. (Reedición)

Incertidumbres.

Los pensamientos inconstantes deambulan a la deriva de mis versos

Son mis palabras un soplo a tu canto de desconciertos melodramáticos

Son los sentimientos la purga a la catarsis de ensoñaciones nocturnas

Silencios y nomeolvides de una pasajera existencia

Te amo y te deseo como la fría noche aguardando tus caricias

Contemplo tu cuerpo frágil hecho carne, hecho vida

Presiento tus latidos y tristezas en las sabanas vagabundas y lejanas

Tu boca entona profecías y preámbulos de pasiones legendarias

Caigo a tus pies en la incerteza de tu amor prófugo y desalmado

En tus palabras frígidas como el holocausto de mentiras carcomidas

Tus entrañas a ratos me saben a bilis amarga de amores idos

Tu cuerpo es el ápice de una tortura irresistible

Enamorarme tu mayor traición

Son cadencias y pulsiones extasiantes  en orgasmos furibundos

¿Qué amas, qué deseas? Tus pensamientos son una torre imperturbable

Sentimientos tormentosos que nublan mi razón

Tus noches son sensaciones inconclusa…

Silencios cómplices.

Silencios cómplices.

Nuestro andar cautiva  la cómplice  mirada del olvido

Son los ojos la silueta del pensamiento sonoro

La escritura es la imagen del profano sentimiento

Tu actitud el eco que permanece en mi memoria.


El reflejo del andar infinito es vacío inminente

La palabra contrae fuerzas de herrumbre marchita

Tus latidos son el compás de las enérgicas horas  del ayer

El mañana la incerteza de la muerte.


Vivamos el presente que nos cobija y nos ampara

Nuestra última esperanza es la libertad

En el mundanal ruego de la existencia maldita

Es el mortal capricho de nuestra bendita humanidad.


José Patricio Chamorro, 24 septiembre 2017.

Pd: Creado tras la experiencia vivida en el Taller Literario Mano de Obra en Concepción.

El escritor. (Reescritura)

Cada atardecer sus manos doloridas y sus ojos extenuados se detenían en  los rayos de sol y las motas de polvo que atravesaban su ventana. Ese día el sol retrasó 3 minutos su despedida. La hora había llegado.  En su miseria agolpó su mente un pensamiento y fugaz en el murmullo quebradizo de su voz, se dejó oír como sentencia epifánica un cordial saludo: Te estaba esperando. La muerte se sacó el sombrero y sin mayor esfuerzo, como quién entierra a un amigo fraterno, se lo llevó.
21 septiembre 2017.