sábado, 15 de julio de 2017

Caminatas y pensamientos. (16 julio 2014).



Acostumbro las más de las veces salir a caminar, llegar y partir, me hace sentir libre, son esos momentos en la vida de todo escritor en los que necesitas encontrarte a ti mismo, pensar para tus adentros. A veces decido salir con lápiz y papel en mano a escribir, otras tomo mi cámara y fotografío los lugares que recorro, siempre fijándome y captando detalles distintos, las formas de las calles, el trato de la gente, los silencios, los árboles y plazas, las casas, sus colores y cómo compactan con el ambiente, cómo pasa en ellas el transcurrir del tiempo, cómo independiente de los años pareciera que permanecen incólumes, cu´antas historias encierran esas calles y casas, la vida es un transitar errante, por ello, por sentirme libre, salgo siempre a caminar...

viernes, 14 de julio de 2017

Cristales rotos o Ausente Edipo.

Cristales rotos.

En tardes de lluvia mi alma lloraba por tu ausencia

Pedía a gritos reencontrarse en tu camino de nostalgias

Ahora vienes,  te vas y me tomas por sorpresa

Haces como si nada, las horas ya marchitas se han perdido en tus palabras

Vienen,  van, se desvelan como amantes de madrugada

Un deseo, una sentencia. Corazones rotos, desquebrajados de promesas

Nos cautivó sin darnos cuenta, nos ató a una encrucijada, un mar de turbulencias

Las emociones desbordan el cautiverio de tu pensamiento

El cristal se ha roto, Esperanza yace entre mis manos

Me observa, se apodera prófuga de mi corazón abatido en soledades

Juntos empuñan mi escritura abrasadora,  en llamas devoran nuestra historia

Como estalactitas caen en picada,  resquebrajándose en sentires de emoción

Ira, Desolación,  Tristeza,  Pasión,  Desconsuelo y Amor

Escenas trágicas se desvelan en la cinematografía de la vida

No soy yo, eres tú quién me ha abierto su corazón.

El anfiteatro apaga sus luces,  el telón no se ha cerrado

Esperanza llora lágrimas carmesíes, son venas abiertas

Es el sanguinolento río que purga las estelas de emoción

Ira purifica su canto rabioso en versos de calmo perdón

Desolación abraza tu pecho y se cobija en tu regazo

Tristeza, curará las heridas que el sufrimiento causó

Pasión y Desconsuelo caminarán juntas hasta el último adiós

Esperanza ya no llora, sus lágrimas solo fueron briznas de amor

No soy yo, eres tu quién me ha abierto su corazón.

José Patricio Chamorro Jara
Chillán,  14 julio 2017.

PD Cuando inesperadas personas y circunstancias nos sorprenden en esta vida con su llegada, sus ires y venires de ausencia.

"No existe cosa más recta que una escalera torcida y no hay nada más integro que un corazón roto"

(Rabi Menajem Mendl de Kotzk)

jueves, 13 de julio de 2017

Paciencia: Virtud de pocos, deseo de muchos. (14 julio 2014).

Paciencia:  Virtud de pocos, deseo de muchos.

La paciencia es una de las mayores virtudes que uno desarrolla en la vida, que independiente qué obstáculos se nos presenten, qué trabas tengamos o qué se nos imponga en el camino, siempre nos conducirá hacia adelante. Si bien como seres humanos somos emocionalmente propensos a descontrolarnos y desbordarnos en emociones, lo cual no es negativo, ni bueno, ni malo, ésta se transforma en la vida misma, en las acciones, en cómo nos sentimos con nosotros mismos y con quiénes nos rodean.

A veces la soledad es la mejor aliada para desarrollar la paciencia, sin embargo, ésta se logra en relación con la naturaleza, en la introspección, en el conocerse a sí mismo y hacer el mejor intento, sin mirar atrás, siempre adelante. Desde temprana edad desarrollé esta virtud, pero a todos nos cuesta mantenerla, a veces por los avatares mismos de la vida, al menos me permite controlar ciertos aspectos, lo que generalmente me anima a pensar en positivo y no en negativo. La paciencia me mantiene mantenerme en calma frente a los problemas.

Horas en vela.

Horas en vela.

Tic-tac, merodea el tiempo en las manecillas del reloj en madrugada

Toc-toc toca a la puerta de la noche enciernes la hora esperada

Habito los espacios del silencio en las sinfonías del recuerdo ausente

Se precipitan a cabalgatas furibundas los ecos de la hora nona

La décima de las fugaces tonadas hacen mella en mi sentir de espanto

Undécima pujanza; la madre de los sueños de madrugada asoma su rostro

Zigzaguea el romántico fulgor del tiempo absoluto. Las cero horas hacen su revés

Vaiveneante, sonora y musical en claroacordes nocturnos llega la hora prima

Su función va a comenzar. Lápiz al ristre,  papel adosado en tintas negras

La poesía su aparición hace en el anfiteatro de la segunda campanada

Como intervalos sonoros se despliegan los estertores de la hora tercia

Ton... Retumba, la muerte acecha, retumba. Ton... Se aleja,  se evapora

Ton... Ha desaparecido en el último adiós,  rehuyendo amaneceres del ayer

La vida transita frágil y pálida en las horas en vela de nuestras madrugadas

Es el último rescoldo de la memoria de la mortal existencia

Es un túnel crepuscular en el vals del Tic-tac de un reloj de arena.


José Patricio Chamorro Jara, 13 julio 2017. Chillán.

PD: Escrito a las 3 de la madrugada. 

miércoles, 12 de julio de 2017

Lluvias de Julio.

Lluvias de julio.

Llueve en la furtiva soledad de nuestros cuerpos en vela

Amanece en rocío nuestras sábanas húmedas de amor

Dulzor de almíbar es el placer del paladar gustoso

Sabrosos encantos son tus manos en la cobertura de mi piel

Achocolatadas se posan en mis labios como ansiado caramelo

Caen como gotas de lluvia en las venas abiertas y agrietadas de la madre tierra

Penetran sus raíces hasta las profundidades de sus recónditos valles de misterio

Se solazan cual torreones y promontorios de la Babel ancestral

Mas las tormentosas aguas antedeluvianas profetizan besos de olvido

Los fríos invernales atestiguan el pasar de los días y las horas

El tiempo es sentimiento eclipsado por invernales miedos del corazón

La voz de tu pecho clama a gritos el eco de mi canto

Las golondrinas han migrado en búsqueda de vientos de augurio

Promesas transatlánticas de lejanas costas en mares embravecidos

Julio, nostalgia de lluvia en los cielos del destino.

José Patricio Chamorro Jara, 13 julio 2017.

Chillán.

lunes, 10 de julio de 2017

Heridas punzantes.

La palabra, fiel compañera de dichas y gozos en la felicidad de la vida

En aciaga traición puede aniquilar nuestros días de amor y prosperidad

Oscuridad absoluta cubrirá nuestros prados en flor primaveral

De malezas ennegrecidas envenenará el alma del que una noche las amó

¡oh, frigidas altaneras! Cobardes y maliciosas que acallan al poeta

Merecen la ignominia, ser olvidadas como las viles rastreras que son

Ustedes que al corazón enamorado encantan de ilusión

En amarga desolación acechan las horas de mi sentir más profundo

En pesares sumergen mi alma en pena, deambulante de traslúcidos misterios

Antropófagas, se alimentan de los cuerpos en existencial agonía

Profanan los silencios y aturden con narcisa belleza los placeres terrenales

La carne les deleita, la atermitan y devoran como leprosas ratas

Abren el pecho y carcomen sus entrañas

Al corazón magullan e infartan de dolor

Infecta está la herida que derrama lágrimas de rencor

Sanguínolento color enturbia el rostro hastiado y marchito

¡Sanguínis terra! Tierra sanguinaria y putrefacta es germen de su maldición

Hórrido es el punzante puñal que al corazón hirió del mortal amor.

11 julio 2017, Chillán.

José Patricio Chamorro.

sábado, 8 de julio de 2017

Pensamientos del arte del vivir. (8 julio 2014).

La vida pasa un poco por los lugares en los que estamos, los que siempre que los visitamos, tras cada nueva vivencia nos dejan nuevas sensaciones y momentos. A veces el tiempo transcurre sin darnos cuenta y cuando menos consciente somos de ello es cuanto más inmersos estamos en el arte del vivir.

Cuántos cambios tenemos en la vida, cuántas cosas experimentamos, cuántas personas e historias conocemos y pese a que las volvamos a ver, ya sea al día siguiente, a un mes o incluso décadas después,  jamás volvemos a ser los mismos, tanto ellas como nosotros hemos cambiado. La vida continúa a cada paso, cada día, cada segundo, en cada aliento y suspiro. Desde que nacemos hasta el final irremediable de nuestra existencia, nunca un día es igual al otro, siempre nos suceden cosas, de ellas se aprende, cómo nos relacionamos con ellas es lo que marca la diferencia de quién va comprendiendo este arte del vivir.

Del mismo modo, repasar los escritos anteriores es siempre un ejercicio no sólo de relectura, sino de reencuentro, encontrarse con esas ideas y motivaciones que sempiternamente te acompañarán, es sentarte a dialogar contigo mismo, en ese silencio y eco permanente entre escritura, pregunta-respuesta, es aprender a convivir con esa soledad acompañada y sentir que es la escritura y lectura son tus compañías en esta vida, por ello jamás se está solo, sino que en diálogo permanente con lo que fuimos y lo que somos, así como aquello que otros fueron para trazar bosquejos de futuros posibles. Jamás se debe perder la ilusión de crear una realidad mejor. 

Como decía Heraclito,  parafraseandolo: Nadie cruza el mismo río dos veces.

Escrito el 8 de julio del 2014 y editado el 8 de julio del 2017.

lunes, 3 de julio de 2017

Creatividad, ¿Dónde te has ido?

Creatividad; ¿Dónde te has ido?

¡Oh!  Tú que has iluminado mis noches más oscuras;

Fiel compañera de las palabras en los vaivenes de la poesía

Amante noctámbula de versos de medianoche

Deseo a porfía de una soledad llameante y fugaz

Estertores silábicos que retumban el imaginario del saber

Abecedario infame de letras multiformes que se deshacen mortuorias

Epifanía brava en los destellos del silencio

Creatividad, amada mía ¿Dónde te has ido?

Eres sueño diurno en la cotidiana existencia de las horas

Eres voz remota en la lejanía de un adiós estertóreo

Carne hecha vida, muerte hecha amor, razón y sentimiento

Amatista lujuriosa de volcánicas pasiones e infinitos versos

Que como rocas petrificadas en la ignominia magmática

Cubren valles y llanuras de la desolada humanidad

¡Oh humana promesa!  ; vuela en estelares constelaciones al paraíso

Confina tus temores a los rescoldos de la mortal certeza

No rehúyas de la muerte, pues en ella está tu grandeza.

José Patricio Chamorro Jara, Chillán 4 julio 2017.

Pensamientos de 3 de julio.


La vista por el parque es como una niebla evaporada, gente va y viene, algunos se detienen, conversan, merodean y se van, cuántas historias  no se entretejen en los parques, cuánta juventud y vitalidad no recorre los atardeceres, como un loco amor, un fugaz instante, así me siento, quiero vivir el amor, ese verdadero amor de adolescente incomprendido y de joven caprichoso, espero toque a mi puerta y no me arrepienta, ese amor de invierno que te entibia los amaneceres.

 ( 3 julio 2014.)


Para algunos la noche es intensidad, es momento perdido o momentos para el descontrol, no obstante, para mí, es centrarme en lo más íntimo de mi ser y reencontrarme con mi otro yo, aquel que se desprende para escribir y ser libre a través de esa fluidez que es la escritura, estar y no estar, ser en ausencia, elevarse con cada palabra y con cada aliento que mana de mis dedos y la punta de mi lengua. Cuando me pregunto por qué escribo o para quién lo hago, como cualquier otra pregunta existencial en mi vida, simplemente concluyo que para encontrar esa otra parte de mi existencia más allá de lo cotidiano, más allá de mis propios límites.

(3 julio 2015)

Genio y figura es crearse a sí mismo en los instantes de la hostilidad del mundo, es ser y no ser, es parecerse a sí mismo, sin reconocerse para ser otro y al mismo tiempo uno. Reconciliarse con las máscaras y destrozar los paradigmas, interpretar el pasado a merced de nuestro futuro. Instaurar un presente ausente de nostalgias y recuerdos en la memoria del olvido.

 (3 julio 2015)

sábado, 1 de julio de 2017

Caminantes sin rumbo fijo. (Escrito el 2 julio 2014).

Me embarqué con un rumbo fijo, para llegar a mi destino atravesé calles eternas de Santiago, contra el convulso incesar, en este camino se apareció ante mí un arekrishna y nos fuimos conversando todo el trayecto hasta San Diego sobre su religión, fue una verdadera meditación en el transantiago y me deseó parabienes en sánscrito, luego caminé por las calles de ese Santiago céntrico lleno de alamedas, estuve en el romántico lugar y poético donde los enamorados se encuentran y se dan el beso prohibido, frente a las luces del palacio de la moneda.

Creo que me estoy volviendo a enamorar, es un sentimiento extraño, espero no hacerme daño en el camino, nos despedimos con un te quiero, un beso y un adiós, no sé qué busco, pero sí sé que quiero ser feliz y que quién esté a mi lado, me haga ver la vida de otra manera, que recorramos los paisajes y teatros, que guardemos en nuestra memoria y en la retina fotográfica los momentos, quién te aconseja y te desea amor, es sin duda la persona indicada, espero no arrepentirme, sólo espero decir te amo.

Una vida sin altos ni bajos, no sería vida, en edificio me recorrí unos cuantos museos, anduve en esas calles nocturnas atestadas de desdichas, pero iluminadas por la voz del ser que motivó mi ida, reí a carcajadas como nunca, me sentí feliz, porque eso busco, vivir mi vida en plenitud. Luego, llegué a la iglesia San Francisco, recorrí cada uno de sus recovecos, fotografiando cada detalle, mientras otras personas rezaban para sus adentros, las observaba, ya que mi abuela suele hacer lo mismo.

Ponerse frente a una imagen simbólica de un santo o de cristo y contemplarla, cuyo fin es que guíe su camino, tal vez eso me hace falta, una gu´ia espiritual, pero sé que no la necesito para sentirme bien, sólo ver hacia dónde me lleva el destino, sin embargo, sentí que una atmósfera rodeaba esa iglesia, con un estilo barroco, mis pasos me guiaban lentamente, por esos recovecos inusitados, cuánto se anda y desanda en la vida, sólo el destino lo sabe.

Promesas de amor.

Promesas de amor.

Las despedidas son el recuerdo de tu ausencia entre sábanas de soledad

El cuarto vacío guarda las memorias de tu piel en mis manos

Los silencios se cubren de nostalgia en los ecos de tu voz

Olvidar es morir en la distancia mortuoria de la ensoñación

Besos prohibidos fueron el placer de los cuerpos en deseo

Caricias orgásmicas desataron pasiones que abrieron las puertas del paraíso

Tus brazos atenazaron mi alma al calvario de tu pecho lujurioso

Tus manos son el fin a mis tormentos agónicos de ti

Te amé en la profundidad de los mares turbulentos de mi sentir

Las entrañas del mísero corazón claman volverte a ver

Los caminos refractan las huellas de nuestros pasos en andares de lluvia

Las plazoletas testimonian los besos ocultos bajo el rocío invernal

Las deshojadas arboledas tiñen de agrestes colores el último adiós

¿Qué siente el tiempo y las eternidades de esta fría estación?

Lágrimas de amor en otra promesa que se va

Es el vagón del tren de una historia que llegó a su final.

José Patricio Chamorro Jara 1 julio 2017.

lunes, 26 de junio de 2017

Plegarias de amor.



Soledad, voz de mi pensar en ausencia de las horas

Diáfano pesar en la claridad meridiana de los días invernales

Te entregas a mis brazos con tu alma ponzoñosa

En palabras viertes el licor que embriaga mis venas de poesía

Germinas en escritura enajenada lo malsano de los sentimientos

La vida arrebatas en suspiros de amor al que sus labios posó en ti

Las catacumbas se abren a tu paso y en ellas se liberan prisioneros

Eres la fiel compañía del corazón enamorado de la vida y sus desdichas

Eres flor enmalezada de cárdenos silencios, de melancolía pura

Eres el loco afán del insensato corazón y la sensibilidad del poeta

En ti los besos son placeres trágicos en la comedia de la muerte

Sentir, amar,  doler de soledad es la esperanza del soñador

Poesía,  voz que cantas a las alondras en primavera

Ruiseñor de los valles en las misteriosas aguas del infinito

Te pido como suplicante en la piadosa serenidad de mis años

Que eleves plegarias a los vaporosos amores de la juventud desvanecida.

José Patricio Chamorro Jara
Chillán,  25 junio 2017.

sábado, 24 de junio de 2017

Besos prohibidos.


Amar los profundos besos del deseo en el místerio de tu carne

En las sabrosas horas en que germina el orgasmo de la palabra

Tus labios son la elocuencia que inspira mis versos nocturnos

Son lirios de pasión en el licor embriagador de tu sexo

Eres la promesa en ciernes de un escurridizo amor florecido en primavera

Tu pecho es el manantial que nutre las sensaciones de mi humanidad

Nuestras manos rozan el cielo de tus caricias en efluvios corporales

Que como ríos de agua brava desatan caudales orgiásticos de amor

Eres la sublime torre que atenaza mis sentimientos enclaustrados

La oscuridad infernal que fragua los pecados capitales con tu nombre

Eres mi tormento esperanzador en un mar de incertidumbres.



¿Amar acaso es la sentencia de los mortales insensatos?

¿Es la razón la penumbra de la infructuosa muerte?

Tus ojos en abismo me sumergen en tus poros lujuriosos

En ancas tus brazos me alzan al placer del calvario

Tu último adiós es la crucifixión más cruenta que se halle en vida

Ser mártir de tus dedos en las recónditas orillas de mi piel

Sentir una oleada electrizante de cadencias rítmicas en mi deshojado cuerpo

Ésa es mi condena por beber de tus prohibidos besos.

José Patricio Chamorro. 24 junio 2017.


jueves, 22 de junio de 2017

Fulgores de un instante en la vida. (23 junio 2015).


A veces nos basta un instante, para que la rutina que hemos llevado por años nos cambie por completo, en una vuelta de 360 grados, despertar y sentir que ha valido la pena, fugarse en un viaje sin retorno hasta que la tormenta haya pasado, recorrer lugares inexplorados, conocer a quién sienta que su destino en ese momento debe estar junto a nosotros, la vida es breve y hay que vivir la intensidad de las circunstancias.

En toda una vida podemos no ser felices, sin embargo, basta ese fulgor de amanecer que nos vislumbre una sola vez y aquello que parecía no cambiar  ni tener rumbo alguno, decida dar ese giro inesperado y mueva el motor, ese engranaje interno que nos motive al cambio y nos saque de la soledad en la que estamos inmersos. Para algunos aquello es amor, para otros, simplemente locura, pero para los soñadores empedernidos, es un sueño que se desea vivir, con más intensidad que la vida misma.

Si fuese posible modificar el pasado, penetrar en los insondables abismos de la memoria, quizás nuestras elecciones de vida serían distintas, sin embargo, para un escritor es irremisiblemente incontrolable contener la memoria, ese pasado a veces remoto, a veces cercano, del cual no se puede rehuir, pues nos acecha como un viento huracanado. La vida es como un eterno resplandor, un sueño dirigido, del cual no sabemos si estamos despiertos o dormidos, si la hemos encauzado para bien o para mal, si llevamos nuestra vida más allá de nuestros propios límites, hasta donde deseemos llegar, es locura que linda con la vida, es sueño que circunda lo desconocido para hacerse uno con el amor propio de aquellas almas que se ensimisman ocultando sus miedos en el egolatrismo del amor propio.

Una mirada lo dice todo, el pasado, el presente y el futuro, lo sentido, lo que se siente y lo que se podría llegar a sentir con la intensidad de las circunstancias, momentos, tan sólo palabras, tiempo que se desvanece como el ocaso en el atardecer, como el alba en lontananza. Una mirada refleja amor y odio, sensatez y sentimientos, agonía en inmensidad de un pensamiento.

En los últimos cinco o seis años de mi vida, he vivido con mayor intensidad, esos momentos de viajes, de idas y vueltas, de acostarse en el pasto con amigos, de sentarse en el suelo a conversar de la vida, de comer y caminar por lugares que no habías visitado, enamorarte. Desengañarte. Estar en la frontera, iluminarte en el camino, reencontrarte y re encantarte con cada mirada, con cada lugar en el que estás, con sus silencios, con lo dicho y hecho, con ese estar y no estar.

A veces siento que no comprendo la vida y en otras circunstancias, que sólo me aproximo levemente a ese sopor que te embriaga, a esos momentos de estar contigo mismo y saber que el amor, parte por casa. Que la soledad, el refugio en el que buscas permanecer, se va junto a todo aquello en lo que creías. A veces pienso en lo mucho que he escrito para desahogarme, para llenar ese vacío existencial de mis pensamientos, para dejar la noche fluir y el día escapar, hundirme en mis propios momentos y comprender cada abismo de mi memoria, recorrer las mismas calles por las que he transitado cientos de veces, repetir y degustar las palabras como un plato único y exquisito, ser y no ser, olvidarme del dolor, del daño, de la envidia de otros y sentir que la escritura es desprendimiento y así como se crea, se destruye y como se es, se evapora y difumina. A veces cuesta encontrar esos instantes para detenerse en la vida, parar y reflexionar, sin embargo, existen y se crean con cada respiro que nuestro organismo ejecuta, con cada palabra que pronunciamos e incluso con aquello que no decimos y nos guardamos por la eternidad.

martes, 20 de junio de 2017

Sutiles lágrimas de invierno.


Navegante de los profundos mares de mis sueños

Devoras el tiempo perdido y eclipsado por los recuerdos

Verte en la fragilidad de una ensoñación es revivir pasiones

Amar a destiempo en la circunvalación de nuestros cuerpos

Es éxtasis amatorio en las virginales horas del ocaso

Tú no eres lo que ayer en deseo trastocaba mi razón

Los años han hecho mella en tu viril silueta en primavera

En rojo carmesí ha roto sus venas el corazón enamorado

La gloria de un prohibido amor se ha venido a cuestas

Solo queda mi memoria otoñal que deshojará tus flores

El invierno de los días, volcará los años en ausencia

Tú que fuiste mi amor de juventud, serás solo briznas de recuerdo

Los vaporosos besos que fueron, serán lágrimas y un sutil tormento.

Chillán,  20 junio 2017.

miércoles, 14 de junio de 2017

Ensoñaciones de amor.



El amor no sabe de fronteras, ni barreras idiomáticas

Quién ama es libre por naturaleza y por pasión

Hay quiénes se compadecen del insensato enamorado

Mas no saben que quién ama padece de ilusión

Triste es el espectáculo de la traición,  ¡Ay, qué horror!

Como sentenciados a la pena capital por porfía y resignación

Caen uno a uno en el patíbulo de la sin razón.

Quién ama, ríe ; quién ríe despierta al idilio del corazón

Quién conoció el beso de amor, ni a la muerte teme la hoz

Quién danza al son del ciego que flechó su corazón,

Mártir es de la aciaga hora en que su andar se perdió

Nunca te entregues al abismo de un flechazo inesperado

Coge la flecha y clávala en las entrañas más profundas de tu escurridizo amor

Más a quién tú amas se rendirá al dulce néctar de una ensoñación.

José Patricio Chamorro Jara, Chillán 14 junio 2017.

viernes, 2 de junio de 2017

Insondables sentimientos. (2 de junio 2014).


¿Cómo vive el amor el intelectual? Es el deseo sublimado de su sapiencia, la trascendencia de su ser, el amor que emerge de lo más íntimo de su saber y conocimiento del mundo, es a través de su vida, del dar cuanto de ella haya en su existencia, con tal de lograr su cometido, traspasar las barreras de lo insondable, penetrar en los abismos del fuego de una pasión tantos años cultivada, permanecer junto a quién se ama a través de las palabras, de los suspiros candenciosos, de la amistad paciente que espera la llegada del amor a su puerta, de los temasque vierten lo natural, la psinergia del deseo en el transcurrir de los instantes. En efecto, cómo ama el escritor, el poeta, el intelectual, creando deseo, sublimando pasiones, desatando correspondencias, instantáneas, momentos de satisfacción con la plenitud de la escucha, del silencio, de los efluvios del despertar, del escuchar la voz del otro que te susurra al oído, el agradecimiento nítido de un amanecer inconfundible en la habitación contigua, enamorarse por el deseo de contigüidad, por la proximidad de los cuerpos, por la rutina del día y de la noche, por el verse y sentirse a diario, por las discusiones librescas que versan poesía y otras sin razones. 

Se vive a través del intimismo, del espacio propio, de la soledad compartida, de los instantes y fluctuaciones pasajeras de la memoria, en el actor de recordar, en el acto amatorio de desear la presencia del otro, compartir sus anhelos más recónditos, ceñirse a sus sentimientos profundos, conocer su carácter y templar su osadía con el deseo nocturno de los amantes.

domingo, 21 de mayo de 2017

Cavernas en ausencia.

Cavernas en ausencia.

El frío corroe las entrañas de mi memoria en ausencia de los días

La tierra se agrieta cavernosa en la fragilidad de un suspiro

Morir en los confines del mundo y desear la agonía del destierro

Ser martil en la roñosa naturaleza de la vida en el último adiós

Quién ama la vida, en instantes crea eternidades de olvido

El crudo invierno tortura los huesos astillados del paraíso infernal que es tu carne

Tu cuerpo es brisa marina en las recónditas profundidades de tu pétreo corazón

En el bálsamo vaiveneante que en cadencias sonoras rompen en olas las escarpadas rocas

Es el mustio y agreste páramo de un amor a traición con estocadas al abismo

Es la oscuridad tenue y diáfana de la marmórea sangre de tus venas

Es brillo carmesí en el fulgor de tu sonrisa en el fatal beso de la muerte.

José Patricio Chamorro Jara
Lebu,  21 mayo 2017.

PD: Aunque me embargó la nostalgia, resultó ser unos de los lugares más inspiradores del sur de Chile.

viernes, 19 de mayo de 2017

La palabra y pensamiento cómo flujo vital. 20 mayo 2014.

Lo único que tenemos es el momento presente, la acción que realizamos en este momento en un aquí y en un ahora, en un espacio y tiempo, cuya justa medida es nuestra existencia. El pasado ya no existe, el futuro lo estamos construyendo y para que algo surja en este mundo, ya sea a través de las manos del hombre o de un ser creador, las cosas, las situaciones, o incluso para que la vida misma pueda existir. 

Es por ello que agradezco el poder vivir cada instante, el ser consciente, de lo que quizás no nos damos cuenta, pero el hecho mismo de movernos a nuestra voluntad, de cumplir nuestros deseos, de pensar y sentir, de estar, ya es decir mucho. No cualquiera puede darse ese lujo, inclusive la escritura misma es creación del artista, de su mente y sus manos puestas al servicio de su imaginación y de sus pensamientos, es algo que nadie puede arrebatarnos, tal cual los instantes y aun así no es necesario manifestar más que la voluntad del genio creador, de aquél que es capaz de hacer poesía con sus manos, de crear monumentos a la humanidad o de tan sólo vivir.

La vida en sí misma es arte, si vivimos el presente como lo único que tenemos en esta existencia, ya nada nos importarán los objetos materiales, la inmanencia, sino más bien la trascendencia de nuestro ser en el tiempo, de las palabras que dejamos atrás, de las ocasiones que vivimos con nuestra propia consciencia de existir, de nuestra fragilidad como seres humanos y con mayor razón nuestros recuerdos, las experiencias que hemos acumulado en el cuerpo. Aunque quizás nunca más se vuelvan a repetir.

No seamos pesimistas ni fatalistas, ya que si bien el tiempo no transcurre en vano, las circunstancias y personas que se cruzan por nuestra vida tampoco, el fin último al que podemos aspirar es a eternizar un momento, cuyo fin más paradigmático lo apreciamos a través de la ortografía, ese estatismo, que ya no es flujo vital, pues la vida es continúo movimiento, ir de un sitio a otro, movernos, sentir, expresarse, gritar, estar, vivir, es un accionar, es activar la pureza de espíritu y ser conscientes que no hay límites más que el que nos hemos autoimpuesto. La libertad del pensamiento está en las palabras, en el flujo vital de nuestra propia enunción.

Noche de vientos auguradores, 20/5/2014

Reseña biográfica José Chamorro, 2017.

Reseña biográfica del autor.: José Patricio Chamorro, nace en Talcahuano, región del Biobio, Chile el 23 de julio de 1991. Sin embargo sus primeros años los vivió en Santiago, para luego trasladarse a Chillán con su familia, donde cursó los estudios secundarios. En esta etapa tuvo su primera incursión en las letras a través de esbozos poéticos a sus 17 años, época también en la que escribió su primera novela “Flor de otoño”, inconclusa desde el año 2008 y que aún no ve la luz pública. En esos mismos años realiza cursos de verano en la Universidad de Chile, en psicología y literatura contemporánea, la que en su etapa universitaria lo acogerá como su alma mater, al ser su casa de estudios en la carrera de Lenguas Hispánicas. Estudió literatura durante cuatro años en dicha universidad, no obstante, su vocación por enseñar pudo mucho más y decidió volver a sus tierras en Chillán, donde terminó sus estudios de Licenciatura en educación el presente año y actualmente realiza su tesis sobre didáctica de la poesía para optar al título de Profesor de estado en Lenguaje y Comunicación.

Sus primeras publicaciones las hizo virtualmente a través de su blog que lleva por título: una-mirada-diferente.blogspot.com, que desde el 2008 a la fecha ya lleva unas 700 publicaciones de su autoría entre poesía, cuentos, ensayos, reflexiones, trabajos universitarios en relación a la literatura. También ha publicado en revistas virtuales, tales como: Revista Río Negro con dos cuentos: “El viaje” y “El regalo” y poesía,  a través de “Amaneció tarde aquella noche de pasión”. De igual manera ha publicado en las revistas culturales y de humanidades: “Revista Herencia” y críticas literarias en el “Simógrafo”, “Clepsidra”, “Acéfalos” y “Gacetas humanas”. Es miembro de Letras Kiltras.

 Después de todas estas vivencias peregrinas, sin las cuales no hubiese construido su andar, se atrevió a publicar su primer libro de poemas a sus 25 años, que lleva por título: “Arte poética: Los tormentos del escritor”. Que se precipita como un peregrinaje a través de un purgatorio de emociones, sentimientos, experiencias, sueños y procesos escriturales, para alcanzar la ansiada libertad.

En su etapa universitaria de Santiago conoció a diversos escritores e intelectuales con los cuales participó de foros, seminarios, charlas y encuentros culturales; lo que posteriormente tomaría más realce en su regreso a Chillán desde el año 2014 hasta la fecha, donde actualmente pertenece a cuatro grupos literarios de su localidad. El grupo Literario Ñuble, de vasta trayectoria; El grupo literario de la Universidad de Concepción, sede Chillán (de jóvenes universitarios), es fundador y Tallerista del Taller Literario y Cultural de la Universidad del Biobio desde el 2016 y pertenece igualmente al grupo Literario Benidorm-Chillán, que nace en España. Ha participado de encuentros literarios en San Carlos, Portezuelo, Coihueco y activamente en Chillán, siendo organizador en jornadas universitarias sobre poesía mapuche, poesía de mujeres y ha sido jurado de distintos concursos literarios de la provincia.


Reseña biográfica, presentación del libro “Arte poética: Los tormentos del escritor”, en la localidad de Lebu. 20 mayo 2017.

martes, 16 de mayo de 2017

Amor de poetas

 "¡Oh poeta! Existencia etérea en la finitud de la vida

Placentera y tormentosa alegría en la incomprensión de mis ruinas

Eres clarividencia aciaga en la penumbra gris de mis días y nostalgias

Faro que alumbra el sendero nocturno de mis profundos pensamientos

En el sentir turbulento de la juventud perdida y desvanecida

En la sinuosa hondura de mis pensamientos profanos

 ¡oh sentir letargico!

Agonía son las horas en ausencia del pecado mortal

La humana carne suplica el ardor de tus virginales besos

Añoran sumirse los marchitos labios en tu boca febril

En la candidez de tus mejillas azoradas por mi presencia

En la viril hora en que nuestros cuerpos se posean, la bruma descenderá malva

La humanidad creará dioses en el parnaso de nuestros versos

No haremos el amor, él nos hará a nosotros".

Autor: José chamorro

17 mayo 2017

jueves, 11 de mayo de 2017

Pensamientos existenciales. (2014 y 2015).

12 mayo 2014

A veces me siento indiferente, siento no encajar con el devenir de la existencia, con la calma y pasividad que caracterizan mi temple, pero sólo así logro armonizar con la música de mis sentidos y la comprensión que va más allá de la existencia misma, es comprender la vida, su estar ahí, el ser lo que deseamos ser, sin limitaciones, ni nada que nos coarte, ser únicos e irrepetibles, permanecer en una sincronía de lo físico/espiritual/mental, escuchar el silencio de la noche, no arrepentirse de nada y vivir cada día como un nuevo comienzo, para así lograr nuestros objetivos, hay que estar y sentirse bien, alejar las frecuencias vibracionales negativas de nuestro habitat, purificar nuestras energías, pensar nuestras palabras y dubitar si es necesario nuestro próximo paso a seguir. En un mundo donde la demanda es de alta competitividad y que no puede dejar indiferente a nadie, esocger ser dueños de nuestro destino, encaminar nuestra voluntad personal es ser partícipes de un saber universal, de una completitud con nuestro entorno, con los latidos de nuestro corazón, con la significación de las emociones y los sueños diurnos, es ser para creer y para crear, quién pone su vida al servivcio de la creación, será feliz sin cuestionárselo, dejará y hará mella en la tristeza, estará en armonía con la melodía universal, no es apatía, es intolerancia frente al caos del mundo, es resignación que bulle por mis venas, son venas abiertas que borbotean relámpagos de sangre por el vicio en que nuestra sociedad se ha sumido, ese vicio se llama capitalismo, inconformismo de permanecer en la impasividad de nuestros asientos, observando el mundo desde una torre de marfil.

12 mayo 2015

No deja de sorprenderme lo onírico, ese estado paralelo a la vigilia, donde las más de las veces rondan ideas subconscientes y en más de una ocasión me ha pasado que suelo soñar con párrafos completos de un escrito inédito, de discursos que debiese decirle a alguien o quizás simplemente son palabras que quedan sumergidas en la memoria, que quieren salir, bullir y emerger, pero que quedan estáticas, incólumes, sin atisbos de lo que pueda ocurrir. La escritura como estado inconsciente, es también un devenir de los sueños, por qué no, escribir es soñar y un sueño puede transformar y plasmar esa otra realidad a través de las palabras. No basta un sueño para crear una teoría, así como no basta una vida, para ser libre.

sábado, 6 de mayo de 2017

Albores de lluvia.


En la soledad de los grises muros escarpados de nostalgias, atardece

Llueve en la penumbra otoñal de los días, un suspiro carmesí

Blanca cal perturba los sentidos de la mortecina infinitud de la muerte

Lo que ayer fue victoria, hoy son tristes lirios sedientos de tierra virginal

Aclara el abismo inconstante de los silencios aúreos del presente

Olvidar la vida como un recuerdo tenaz de incertidumbres

Antítesis,  llamarada invernal de los infernales cielos del paraíso

Visceral furia de la angustiosa noche y penumbrosa dicha

Letras y palabras que en tus manos son poesía en horas carcomidas

Ojos que claman horizontes, caminos y destierros en este errar peregrino

El corazón que ayer amó,  hoy fragua el último respiro de su abismal destino

El adiós trágico de morir por un amor no correspondido

En las horas tenues que tililan frágiles en el rincón de tu ausencia

Letanías perdidas en los albores de lluvia que anuncian tu partida.

José Patricio Chamorro Jara, Chillán 7 mayo 2017.

viernes, 5 de mayo de 2017

A tras luz de mi ventana. (Santiago, 5 mayo 2014).


Análisis conversacional desde el exterior y el interior, a tras luz de la ventana : Mi ventana forma un ángulo tal que me permite captar todo lo que pasa en el perímetro frente al que vivo, contemplar el extenso parque en ciernes, escuchar a sus transeúntes, vislumbrar posibles historias, escuchar otras,ver los desenvolvimientos de cada personaje que constituye este cuadro escenográfico que es el lugar que habito, una especie de anfiteatro de lo cotidiano, donde se suceden a diario nuevos relatos y acciones, cada día es una nueva peripecia, los vecinos de este lugar tienen su modo particular de hablar y desenvolverse, es su forma de funcionar, cada cual tiene sus propias características y personalidades, los hay según el piso que habitan, los del primero son de la administración, cuya manera de comportarse tiende a la seriedad, al orden y que todo funcione correctamente, son los encargados de solucionar los problemas, hay otros que son matrimonios jóvenes, con lo que uno diría que son la esperenza de nuestra sociedad, una vida hogareña, las compras del mes y en más de una ocasión uno se suele encontrar con sus carros de compras de los más variopintos colores. Los hay de aquellos vecinos de más edad, que llevan mucho más tiempo que el que uno podría contar, por no decir toda una vida que cuadruplica la estancia terrena en este mundo lleno de periplos, cuyo cotidiano comportamiento suele ser el mirar a través del marco de la ventana, mientras se teje o se ve televisión, llevar la cuenta de quién entra y quién sale, con la precisión de un reloj de péndulo el conteo exacto de las horas y minutos en que alguien estuvo aquí. Los hay de aquellos que se jactan de su trabajo y posición social, con alardes en sus maneras y buen vestir, que suelen distender las conversaciones sobre el día a día, el automóvil último modelo que adquirieron o el estado de su departamento, hablar sobre la vecina del departamento del frente, recién llegada, soltera y sin hijos, ideal para alguien que sobrepasa la mediana edad, todo acompañado de gestos espasmódicos, señalizaciones con la mano del lugar exacto en que vive aquella mujer, vanagloriándose de su hombría. Los hay también de los que pasean sus mascotas y recorren a campo traviesa el parque, de los que fuman a través de su ventana, cuyo humo se esparce escarciándose por los ventanales de los vecinos,de bloque en bloque junto al frío que cala los huesos y la lluvia que cae cenicienta sobre los árboles, mientras una pareja recoge las hojas caídas por el intenso viento otoñal, a su lado pasan niños que juegan y ludizan su infancia, esos tiernos años que en la edad adulta añoramos. Vehículos van y vienen, distintos horarios del día y la noche aperciben la llegada, la entrada y salida de quiénes han decidido  hacer de su vida, el trabajo que siempre dignifica al hombre en su ser genérico. Hay que estar ahí, escuchar esas historias que en el eco reverberan las paredes del edificio a vista de todos quiénes a través del trasluz de nuestra ventana en la meridiana tarde, ojeamos por lo bajo, descorriendo las cortinas y persianas, los chismes de barrio, que acicalan lo cotidiano.

Peripecias de lo cotidiano. (Santiago, 5 mayo 2014).


Las peripecias de lo cotidiano: Mis días suelen comenzar mirando a través de mi ventana con un libro en mano y mi cuaderno de notas, para proyectar mis ideas y pensamientos y así ver qué se me ocurrirá, qué lugares visitar, quizás conocer a alguien nuevo en esta vida tan llena de anécdotas e historias, cada cual con su promesa de vida individual, sus sueños y anhelos, es así que sólo me dejo guiar por el itinerario de mis ideas y la escritura fragmentaria que me acompaña, a veces observo, a veces escucho, otras siento y presiento la existencia del día a día, dejándome llevar. De este modo he conocido múltiples lugares, he tenido diversas perspectivas de la realidad, he visto a través del cristal de otras ventanas, cómo se ve el mundo según donde te sitúes y cuál sea tu propósito y tu próximo paso a seguir, a veces es mejor ser lo que quieras ser y sentirte acompañado por quién decida compartir la vida junto a ti, en lo cotidiano, en el estar, es por ello que vivo los momentos, si alguien aparece en mi vida, abro las puertas para escribir una nueva historia o trunco los caminos que imposibilitan mi destino, pero ante todo me dejo llevar, dejarse ser, con tus propios designios a las anchas de la vida que has decidido llevar, es así que entre el anecdotario de estos días se encuentran las compras de supermercado, las que si bien son acciones tan cotidianas, para quiénes gustamos de la escritura, no podemos dejar de llevar nuestra lista de compras, es así que siempre suelo pasearme por los pasillos buscando y hurgueteando los productos, según lo que lleve por escrito, para así no olvidar y tener una lista mental de lo que deseo llevar, que por lo demás que cuando se suele trabajar con la mente y llevar la vida según lo pensamos, este proceso se vuelve imprescindible, de esta manera no pude evitar ver en aquel momento a alguien que iba tan conectado con su computador personal, que no se  despegaba de ese mundo paralelo, al que solemos llamar realidad virtual, en un mundo donde acada sujeto vive su par de metros cuadrados, siendo un verdadero universo, cada uno es una especie de antena parabólica que genera ideas y que va según esta maquinita le indique, así estamos con la ciberdependencia. Lo más interesante de estas peripecias, es cuando sin habermelo propuesto llego y recorro lugares que no estaban trazados en el mapa, las más de las veces acompañado de un viajero de corto trayecto quien me sirve de guía, ése es mi plan cuando me proponga recorrer calles coterráneas del extranjero, visualizar nuevas ciudades y caminos. 

 Sin embargo, lo más extraño me suele ocurrir, como acostumbro a usar el lenguaje y funcionar con él, cuando vas por una calle y alguien te para de sopetón y te plantea alguna pregunta de ubicación o dirección, lo que puede terminar cambiando tu itinerario del día, es así que he aprendido a andar y predirigir mis propios pasos, porque o sino quién sabe donde se pueda terminar, lo cual lo hago, siempre observando perspicazmente en búsqueda de un nuevo relato para el anecdotario de lo cotidiano, pero soy fiel creyente de que uno siempre llega y está donde debe estar.y qué mejor cuando algún viandante te desea éxito en tu destino.

lunes, 1 de mayo de 2017

Binarismos de amor. (1 Mayo 2014)


El amor como arma binaria: El amor es una moneda de dos caras, es una reacción química, es una puesta en abismo de dos seres que hacen poesía con sus cuerpos, con sus cadencias, con sus palabras, es caminar por una ciudad tantas veces recorrida, reencontrarse con sus bares, con  sus recuerdos atemporales, con los matices del tiempo y sus anacronías, es como pedir la cuenta de lo dicho y hecho, lo que al fin y al cabo ya es pasado, es reconocerse en las palabras y versos del otro, en su mirada, en su sentir, es atreverse a más y sobrepasar tus propios límites, es ser uno junto a otro, es ser protagonista de tu propias historias, avanzando con paso firme en tu dirección y dejando atrás todo lo que no quieres, salvo, tu voluntad de elegir, de ir donde quieras, de conocer otras realidades, el amor es locura que aflora, es grito destemplado, es lugar de despojo del escritor, es un desahogo, un vahído existencial de un interludio de amores que susurran al oído, es ser lo que quieras ser esta noche, es entrega, arma de doble filo, es karma, es encontrarte contigo mismo sin ser posesivo con el otro, es entrega inmediata, sis dubiteos, sin discordias, es un corazón palpitante, es la voz de quién amas al otro lado del auricular, es verte en el rostro del otro, escucharse mutuamente y sentir que sus miradas acompañadas las soledades de sus cuerpos, que la sangre bulle en ascuas por la proximidad de las caricias, es palabra recitada y retocada, es un blues de media noche, es enigma y misterio, es poesía, corrupción de los sentidos, es escritura del peregrinaje por la ciudad que ve cómo tus días transcurren en la monotonía de una espera, de que llegue ese amor, esa sinfonía tarde agreste de otoño, la copia lluvia de una madrugada de mayo.

martes, 25 de abril de 2017

Prosa poética de otoño. (26 abril 2014)


El frío siempre me inspira a la escritura, a veces deseo saber pintar, pintaría en esta ocasión y atardecer un cuadro de verdes alicaídos y cafés enmarañados, como los que observo cada mañana al despertar, a través de ese cielo de grises y azulados páramos de nubes, que parecen un descampado poblado de colores. A veces rehúyo, a veces me vuelvo sobre mis pensamientos, en lo que me dicta el corazón, siento que aun en mi corta vida, he andado por muchos lugares he pisado mil y una veces los mismos sitios, he andado y desandado, ahora suelo subir y bajar varias escaleras, en ellas me precipito, en ellas me socorro, en ellas me encuentro, a veces siento que debo estar y no estar, que voy donde me dicte mi corazón y mi mente, donde pueda escuchar una buena historia, donde me sienta vivo, dode haya calor de hogar, donde empatice con el otro, al fin y al cabo todos somos únicos, lo que llevo conmigo siempre son mis palabras, un saludos y un adiós, una escritura por venir, un buen libro, un pensamiento, pintaría el cuadro de la naturaleza que observo, lo haría al óleo como la vida misma, tomaría un café de madrugada, escuchando música que enerve mis sentidos, respiraría como sólo quién ama la vida lo sabe hacer, buscaría recóndtos secretos o quizás simplemente sería yo mismo, me dejaría ser, sin luchar, sólo vivir, donde me lleve el destino, quizás cuánto recorrí y cuánto aún recorreré, ni pensar en escribir mis memorias, es mejor vivir la vida y luego repasarla suavemente, con quién decidió vivirla junto a ti y escribr un nuevo relato de corazón a corazón, sublimando el alma.

Relatos de otoño, abril 2014.

lunes, 24 de abril de 2017

La escritura como acto de liberación. 25 abril 2014.


Siempre he creído en la escritura como liberación, la he pensado, deglutido, desde diversos ángulos y perspectivas, desde mi adolescencia que intento desenmarañarla, adentrándome en libros, lecturas y autores, escrituras autoriales, biográficas y un sinfín de variantes, no obstante, aún no sé qué es “escritura”. A veces me parece que es la mirada y escrutinio del otro, que es amar la vida, que es la vida misma, que son palabras, que son testimonio, que son alusiones, diversidades, cuerpos y mentes, pensantes, sintientes, a ratos me parece la extensión de uno mismo, la compañera noctámbula de genio poético y creador, a veces me parece sublime y grotesca, una hojeada al libro del mundo.

Escritura para mí es literatura, es ficción, creación de realidades, mundos nuevos, pasiones lejanas, es un encontrase continúo con uno mismo y con el otro, es un desahogo vital, es estar en el tiempo y desfasarse en la memoria, es recordar las pisadas dadas en esta tierra, por donde hemos andado, qué hemos vivido, correspondiendo el inconsciente de nuestra memoria, es dejar huella, es repetirse sin equivocarse, para saber qué fuimos y qué somos, es la extensión de uno mismo, la definición hecha carne, es naturaleza que fluye, es vida templada, es poesía, es psinergia, lo es todo, está en cada respiro, en cada pensamiento, en cada brizna de memoria, de nostalgia, de acumulación de diatribas y papeles, arrumados en la habitación, es habitar un espacio, es ponerlo en perspectiva, es verse a sí mismo realizando una acción, percibiéndose, es esquizofrenia de una noche, es amor de verano, es darle vida a cada segundo de lo que hemos hecho y querido para nuestra vida, es un plan, un conocimiento etéreo, es trazarse una vida no vivida, para vivir mil vidas, como el comienzo de cada día, son rostros renovados, esempatía, luz y sombra, espejeo puro, es ser uno mismo, es verse en el reflejo del otro, es caos y orden, es un no parar y fluir con la vida, como si no hubiese un porvenir, es no saber cuál será nuestra próxima palabra a pronunciar y escribir, es nuestro destino hecho sinrazón, es quedarse sin aliento para ponerlo en palabras, es un viaje por las zonas desconocidas del inconsciente y por el espacio físico que habita el ser, es darle rienda suelta a lo que pienso esta noche de fines de abril de la madrugada de dispar que me hace seguir viviendo 25/4 del año en curso.

sábado, 22 de abril de 2017

El crepitar del fuego de madrugada.

El crepitar del fuego de madrugada.

En las frías mañanas sureňas tu ausencia cala mi cuerpo

En las insondables profundidades de mi soledad, solo está el olvido

Observo el crepitar del fuego de madrugada en el silencio de los árboles

La lejanía es la distancia mortuoria más trágica de la vida

Amé un instante la pasión de tu carne y deseé ser tuyo una eternidad

Mas nuestras amantes caricias se diluyen en los cobardes brazos que contuvieron mi silueta

Amar, olvidar, enajenar como si las prófugas letanías fuesen un suspiro

Quise una vida junto a tu pecho, el noble arte de amar a través de un beso

Mas mis ojos se posaron en el río de lágrimas etéreas que te vieron partir

Hoy no lloro tu ausencia, solo expreso mi sentir; dolor y sufrimiento

¿Cuánto duele el frío de madrugada en el sentír de tu ausencia?

Me cobijo en el regazo de armiño de los sueños más profanos

Al contemplar el crepitar del fuego de madrugada, en ésta nuestra última mañana.

Autor: José Patricio Chamorro Jara
Chillán 22 abril 2017.

jueves, 20 de abril de 2017

Junto a Mara Rita, mis más sentidas condolencias a su familia por su reciente fallecimiento. Con quién compartí mi paso por las Letras en la U de Chile.

Foto en la celebración de su cumpleaños hace 4 años exactamente.

Nadie se cruza en nuestros caminos por azar en la vida. Es tan extraña la vida misma con sus reveses, que por alguna razón que aún desconozco hizo que él compartiera momentos de su vida. Aprendí mucho de él en sus conversaciones, también de su proceso de aceptación como mujer, pero ante todo me quedo con sus alegrías y más de algún llamado de atención que hacía hacia mis escritos, que ahora entiendo con sentido y razón de ser, de alguna manera quiso transmitirme una lección de vida y expandir a nuevos horizontes.

Gracias por los aprendizajes vividos junto a las letras. Espero estés en un mundo mejor, un lugar donde los sueños se realicen y concreten, donde nunca nadie más deba ocultar su condición sexual, social o de cualquier otra índole ante prejuicios sociales, porque ante todo somos seres humanos.

Aquí uno de sus últimos escritos que dan cuenta de su ardua lucha del día a día que pocos podrán experimentar:"Hace tres años viví el día de la mujer con un secreto tremendo, sentía muchos temores y no tenía nada de información. Hace dos años, dos días después del día de la mujer salí a la calle por primera vez como Mara. Hace un año viví por primera vez el día de la mujer como Mara, sin participar en nada especial. Mañana será el segundo día de la mujer que viviré como Mara y estoy invitada a dos charlas en distintas facultades. Realmente, al mirar atrás puedo notar que han cambiado muchas cosas. Espero que sigan cambiando."

20 abril 2016.

viernes, 14 de abril de 2017

Reflexiones existenciales (2014)


Del nacer a la vida, el ser individual y otras verdades existenciales. (14/4/2014)

Nacemos a la vida y venimos sin nada a este mundo, sin embargo, poseemos lo más valioso que podemos tener, nuestro cuerpo, mente, ideas, pensamientos, sentimientos, estos últimos inmateriales, pero que, no obstante, poseen un valor absoluto que nada de lo que encontramos en este mundo donde prima lo material, puede reemplazarlo, ni el valor relativo del dinero, que compra nuestras vidas, que al fin y al cabo conllevan un desgaste innecesario, que a lo largo de nuestra existencia, conlleva más bien un proceso de desgaste que culmina con la muerte.

Ser conscientes de ello, de nuestro potencial como seres humanos, que nuestras vidas no pueden ser compradas, es lo que nos hace valiosos, únicos e irrepetibles, con consciencia propia, con recuerdos, experiencias vividas, ya que los años no pasan en vano, con lo que hemos dejado a nuestro paso: creaciones artísticas, talentos, conocimiento, amor, vivencias junto a otros y el cultivo de nuestro espíritu, alma, que sólo pueden apreciar quiénes valoran al ser humano por lo que es, su esencia; no el determinismo de lo que es su propia vida, ni por lo que logra en ella, los artículos materiales, propiedades, autos, dinero, posición social, títulos, que todo aquello se puede adquirir, pero la vida humana, una vez desaparece, nunca más puede volver a ser sustituida.

viernes, 7 de abril de 2017

"Exhortación a la paz: El último canto a la humanidad".

"Exhortación a la paz: El último canto a la humanidad."

El mundo se cae a pedazos, la palabra yace dormida y lejana

Como un final feliz, un felices por siempre de cuentos maravillosos

La tierra agoniza, el cielo llora por los pecados de la tierra

Las nubes con su manto de armiño abrazan las arboledas mustias

De sangre escarlata se tiňen las fronteras del mundo

La humanidad clama a gritos las vidas perdidas de ángeles en guerra

Las bélicas trompetas del apocalipsis resuenan en medio oriente

La fragilidad de las almas en un mar de lágrimas y desdichas suspiran por última vez

La tragedia es la condena por tomar la justicia por nuestras manos

Es el acorde disonante del concierto estertóreo de la paz en llamas

Vacuidad, triste escenario de la soledad infinita de un errar sin rumbo

Humanidad, ¿Dónde te has ido?, ¿Por qué nos abandonas?

¡Humanidad!, ¡humanidad! Responde este triste llamado de auxilio

Tus hijos hemos sido presa de la codicia de los hombres

Han profanado las entrañas más profundas de nuestra madre natura

Hoy pagamos el precio de la consciencia, la voz efímera de nuestra existencia.

autor: José Patricio Chamorro Jara
Chillán, 6 abril 2017.

jueves, 6 de abril de 2017

Canto al egregio pensamiento. (Abril 2014)


Canto al egregio pensamiento

Canto al egregio pensamiento, al arte de pensar con voluntad propia

A quién busca la verdad absoluta, sin quedarse con medias verdades

Ni con falsas voluntades, expectativas y sueños cobardes

Al que tiene vida propia y no se deja conducir por la masa

A quién piensa por su ávida cuenta y, en cambio sigue sólo una trayectoria

Canto al que se mira en su propio espejo, refleja su rostro y se presiente en él

Al que ama sin mirar remordimientos, al que es libre de pensamiento

Al de energía inequívoca, al que su razón aqueja y vuela a diestra y siniestra

El que mueve a otros, porque es capaz de moverse a sí mismo

Al que ama a su madre y la vuelve su razón de existir

Al que prefiere un poema y una rosa, en vez de una amenaza

Al que es capaz de enamorar con sus palabras

Es el único Canto al egregio pensamiento

Declaración de Principios.


El camino de la literatura nos ha abierto las puertas al conocimiento de realidades otras, de compartir con personas que al igual que nosotros iniciaron su búsqueda personal, a quién no le ha marcado alguna vez en su vida un libro al cual vuelve una y otra vez. Pues precisamente la poesía para mí ha adquirido el mismo valor. Libros de cabecera y autores podría  nombrar varios, Tellier, Mistral, Huidobro y De Rokha en la poesía chilena; Rimbaud, Mallarmé, André Bretón, Tristán Tzará y las vanguardias artístico literarias como el Surrealismo, Dadaísmo, Ultraísmo y Creacionismo, abrieron mi senda en las letras europeas.

En Hispanoamérica Rubén Darío, Oliverio Girondo y César Vallejos, así como los inigualables Federico García Lorca, Miguel Hernández y la inigualable pluma de Miguel de Cervantes en las letras españolas o del prodigio que significó Shakespeare para las letras del mundo en el Renacimiento. Sin duda a todos ellos, maestros de la lengua universal, les debo una huella indeleble que ha marcado mi recorrido por las letras. Sin embargo, fue a través de la carrera de literatura en la Universidad de Chile donde redescubrí mundos nuevos, mi pasión por la narrativa chilena e hispanoamericana se acrecentó a través de la obra de  grandes maestros como Miguel de Unamuno, Juan Carlos Onetti, Jorge Luis Borges, José Donoso, Juan Empresas, Vargas Llosa, Julio Cortázar y Gabriel García Márquez.

Imbuirme de este panorama cultural y literario, hizo que por mis venas circulara poesía y narrativa a caudales, lo que me permitió desarrollar este arte desde los 17 años y que aun hoy a mis 25 años continúo incansable en esta labor titánica y a ratos tormentosa de escribir poesía. No obstante,  los caminos se cruzan en la narrativa a través de la prosa poética y los géneros en apariencia cerrados, obtusos y categóricos en sí mismos ya no fueron tales, se abrieron de par en par deslindando límites, creando puentes literarios donde la imaginación es el único punto que se contempla en el horizonte. Así nace en el año 2008, “Flor de otoño”, que aún no ve la luz pública. En esta incipiente novela de juventud inicio mi camino de prosar poéticamente, pues jamás he estado a favor de los géneros puros y ello me ha llevado a buscar nuevos rumbos.

No obstante, no fue hasta este año que di a luz mi primer libro, que recopila una selección de 20 poemas entre los años 2014 y 2016, que lleva por título, “Arte poética: Los Tormentos del escritor”, escritura arrebatadora, intensa, en constantes ires y venires, donde los sentimientos destellan a instantes y se apagan en la oscuridad noctámbula de los ocasos cotidianos. Escribir, crear arte, es un soplo vital en agonía, son remansos de vida que depositamos en papeles atiborrados de escritura. La poesía es eso y mucho más, es fuente inagotable de creación y en ella nos sumergimos cada vez que nuestra voz se pierde entre el desconcierto del mundo. 

Finalmente, agradezco al Grupo Literario Ñuble por abrirme sus puertas, en especial a Don Fernando May, quién lo preside. A las/los estimadas/os escritores Laura Daza, Don Fernando, Catalina Becerra, Pilar Guzmán, Ingrid Álvarez y Juan Carlos Olmedo, quiénes han creído en mí y me han acompañado en esta incipiente travesía por este mar de letras donde los náufragos quedan a la deriva en un mar embravecido.

Carta al Grupo Literario Ñuble; Chillán 5 abril 2017.
Se despide Atte. José Patricio Chamorro Jara.

Profesor de Lenguaje y poeta.

martes, 4 de abril de 2017

De soliloquios y otros delirios. (abril 2014)

De soliloquios y otros delirios.
(Poemas de abril 2014)

Me vuelvo un poeta de lo existencial, sin ser existencialista

Mis soliloquios y diálogos con mi consciencia me hacen caer en automatismo escritural

Escucho mis pensamientos y descifro enigmas creados a la intemperie

Mil misterios se esconden tras la máscara del yo, los recuerdos idos

La escritura se me vuelve abismo, memoria, sinfín, infinitud, delirio

Delirios, deazucenas, deamapolas, desiemprevivas

Son la medicina de mi sentir, de mi estar en el mundo

A veces aborrezco la soledad absoluta, a ratos la deseo

Esa incesante turbulencia y ecos acústicos que claman en mi oído

Consciencia, existencia, palabras que reverberan en un eco de mil palabras

Me pregunto, me desgreño, me devaneo, existo

Respiro, aún no comprendo el dilema de vivir conmigo mismo

El ser dueño y señor de mis ideas y que se me va la vida en ello

domingo, 2 de abril de 2017

Mi escritura es un grito de rebeldía. (abril 2014)


Mi escritura es un grito de rebeldía (Poemas de abril 2014)

Mi escritura es un grito de rebeldía, es crítica al canon, a los absolutos

A la posmodernidad, a las claves menores, a la tierra que piso y las ventanas que abro

Es un impulso telúrico que remecerá los abismos, barrerá las hojas de ese papel enmohecido

Que cae de los árboles líricos que prosan versos equidistantes, es la destrucción de lo dicho

En mis palabras está mi sangre, mis manos que la edifican, que la piensan y resucitan

Nadie traspasará los muros de una patria entristecida, pero mis versos se erigen por sobre las llagas

El silencio de la academia clamará por agónico a las letras malditas, a los poetas muertos

La pasión no deslinda límites, para acallar la insolencia hay que actuar en vanguardia

Ni existencialistas, ateos, agnósticos, mi poesía es verso puro, sin ser purista

Son noches de desvelos  que entronizan lo salvaje y subliman la experiencia

¡Ay de quién se atreva a desdecir mis versos! , mis letras son surrealismo clarividente

Es un llamado para los que le cierran las puertas a los poetas

Para quiénes se reclinan en sus sillones mirando el mundo

Es un poema neoacústico que insensibliza al romántico de ciudad.

sábado, 1 de abril de 2017

Intitulado: Un poema a cuatro voces.

Intitulado: Un poema a cuatro voces.

La muerte es amor en crisis que cae a un insondable abismo

Que sin aviso te envuelve, te asfixia placenteramente

Como un rostro reconocido que te mira a la lejanía

Un conjuro reflejado en el espejo de la memoria

Un juego donde nada es lo que parece, solo estamos tú y yo

¿Juguemos? Acompáñame, seamos las cadenas,  las costras de nuestros logros y fracasos

¿cuánto nos cuesta aceptar  el verde invierno?

El imaginario fértil, húmedo en el vientre del bosque recién llovido

En el llanto de otoño, bajo la penumbra nostálgica del olvido

Entre mis cabellos, mis pies danzan directo al abismo

Un abismo cimentado con tus pupilas dilatadas

O un incendio consentido entre tus manos y mis tierras

Entre el final y el principio, donde todo es caos y renacemos en la nada.

Autores: José Patricio Chamorro Jara
Carolina Rodriguez
Nicolás Murua
Michelle Chemille

31 marzo 2017.

Creado en el Taller literario y cultural ubb. A modo de la técnica de creación colectiva "Cadáver exquisito", inspirada en las vanguardias.

La tierra se sacude en mi pecho. (2014)

La tierra se sacude en mi pecho (Poemas de abril 2014)

La tierra se sacude en mi pecho, oh! Corazonada infame de mis delirios

Torrencialmente presiento un enjambre telúrico de mis pasiones arcanas

Tu presencia me recuerda para qué vinimos a esta tierra

Para amar y ser amados hasta la eternidad, en un frenesí de poesía

Las palabras se remecen silenciosas como la vida misma

En días como hoy me atormentan nuestras conversaciones

La vida es exacta en sus predicciones, la razón de que nos conozcamos

El beso que no nos dimos y la voz que amuralla mis latidos

Te preocupas de sí existo, mueres si no me ves en tu llegada

La tierra se ha pronunciado,  grados telúricos hablan de una humanidad caída

De un desentierro sepulcral que clama a gritos un cambio

La sociedad es la silueta de un mal en profunda tristeza

Que se derrumba a pedazos de sin razones, de dos locos enamorados

De dos locos que callan su amor, pero que la presencia física electriza los sentidos

Me enamora tu mirada, tu voz que revebera en mis espacios, en mis letanías

Le canto a nuestro amor, a lo inconcluso, a  la raza telúrica

A los enjambres sísmicos que remecen mi país de norte a sur

Le canto a la vida, a mi razón de existir, a mis promesas, te canto amor

La madre gaia silenciará nuestro amor oculto y le hablará de ella a la posteridad

Mis versos son sangre derramada, pasión embalsamada y sublimidad descarnada

Gracias a la vida por conocernos, como un futuro de desconcierto

Que concertiza un único destino, ser juntos, unidos, hasta el fin de los tiempos.

La tierra se sacude en mi pecho (Poemas de abril 2014)

jueves, 30 de marzo de 2017

Escuchar tu voz es un susurro. (Prosa poética).


Escuchar tu voz es un susurro en mi oído, una música palpable, que me enajena hasta el éxtasis más profundo, tu voz traspasa mis poros y experiencias corporales, espero tu llegada en el silencio de mi habitación, tus pasos sigilosos, tus brazos, esas conversaciones que fluyen lentamente en la parsimonia de tu mirada, sostiene tu mirada en mis ojos unos instantes, luego la vuelves, el nerviosismo se apodera de ambos, es indescriptible, tu garganta produce un sonido titubeante, pronuncias tus ideas, tus visiones, mientras te escucho atentamente, pero mi presencia te inquieta, mi voz cubre los espacios en que nos situamos, en que nos conocimos, pero la atracción es más fuerte que nuestra racionalidad, estamos en un toma y daca constante, mis palabras te las doy como mi mayor tesoro, tú las atesoras en la fragilidad de tu memoria.

Cuando pronuncias mi nombre y te acuerdas de mi existencia, en el saludo cotidiano hay más que la sutil preocupación, es una dialéctica de nuestras presencias, de ese sentir inexpresable en palabras, de una correspondencia incumplida, de una caricia deseante, del sueño de una noche de verano, de la presencia sensual de nuestros sentidos,  en la sublimante experiencia de estar juntos, nuestros cuerpos crean una atmósfera única, un instante de promesas, de avatares cotidianos, de siluetas y reflejos, de compartir corazonadas, la consciencia del otro, de la habitación contigua, de alguien que tiene sus propios sueños ideales, que vive, piensa y siente igual que uno, que cada respiro es un canto a la vida, la perfección de los sentidos, el deseo bullente, silente, traspasar las frías paredes con la calidez de nuestras miradas, agazapadas por sobre nuestra humanidad, el sentimiento indecoroso de un amor que no pude ser, la frustración de saberte tan cerca y a la vez tan lejos, leer la poesía de tus labios en tus historias, que recitas de memoria, en la semblanza que hago del deseo que me despiertas, en la letanía de mi escritura hipergráfica e hiperléxica como un espasmo cataléctico de mis venas abiertas que a borbotones fluye en tu regazo, en el compartir una única experiencia, la de estar a tu lado.

 Escuchar tu voz es un susurro, 30/3/2014.

Sobre el acto de pensar y otras cuestiones.

Sobre el acto de pensar y otras cuestiones: Pensar es un acto complejo, es un proceso total, absoluto y relativo, a veces es la inmanencia, otras la excrecencia de un razonamiento humano, el subproduto de un acto llevado a cabo, la consciena o inconsciencia de quién se hace acreedor de él.

En resumidas cuentas podrías definir a un pensamiento, como una psinergia bioquímica, que se traduce en actos materiales, tangibles, pero en la mayoría de los casos no lo podemos percibir, salvo quizás cuando alguien, ya sea nosotros mismos o otro,piensa en “voz alta”, es decir, pone en palabras explícitas aquello que ronda su mente, para quiénes tenemos esa bullente energía escritura, epiléctica de no frenar nuestras ideas, sino hasta que la llevamos al papel, se nos vuelve un caos, más o menos coherente, sobretodo cuando nos desenvolvemos con las palabras, que más que mal, en palabras y paráfrasis del propio Witgenstein amplían nuestros mundo, si es que no lo limitan.

En más de alguna oportunidad nos tuvo que haber asaltado una idea, caminando por la calle y el otro al percibirnos, quizás no comprenda nuestro estado en ese momento. La escritura es un acto de pensar, sentir, propio de la naturaleza humana y su apuesta racionalista  que las más de las veces adquiere un tono de clarividencia, el pensar reflexivo, es el consciente de un sí y para sí, por un nosotros, de una existencia vital, que posee una razón de ser, que es más que mero vivir, es un trascender, ésa es la verdadera naturaleza ideal del pensamiento, trascender en el tiempo, pues pensamos en un aquí y en un ahora, que ya es pasado, pero que sin duda alguna, nos sitúo en un futuro y éste último, para la humanidad mortal, aunque logremos ser felices en esta vida, no podemos evadirnos de nuestra propia muerte, donde nos depara quizás el dejar de pensar, tanto como individualidad como ser que vivimos en sociedad, pues el propio encauce que le demos a nuestro devenir, dependerá de qué hayamos pensado para con nosotros mismos, el deseo de cambio, transformación, buen augurio o funesta culminación de este siglo.

31/3/2014

sábado, 25 de marzo de 2017

Para que no me olvides.


Para que no me olvides hoy cortaré una rosa
Haré con los recuerdos un camino de flores
Claveles, Lirios, Siemprevivas y Gardenias
Será el jardín de nuestras ilusiones, donde los sueños brotan
Las estaciones posarán sus días en sus hojas
El otoño deshojará los aromos y la primavera pintará colores
La estival de las estaciones clamará alegrías
Y la gelidez de los días fríos en invierno abrazará mi soledad.

Para que no me olvides mis besos marcarán tus labios
Tu cuerpo se impregnará del aroma del amor en sus dulces fragancias
Tus manos llevarán los trazos de nuestro destino
Y al verlas revivirás nuestros encuentros más íntimos
Tus ojos contemplarán los luceros nocturnos y sus silencios estelares
Y recordarás cuán cerca está el paraíso, ése al que tú y yo llegamos.

Para que no me olvides grabaré la rosa de los vientos con tu nombre
Y los puntos cardinales en mi andar peregrino me harán siempre tuyo
El cielo purgará mis culpas en llantos, como lágrimas que surcan mis mejillas
La tierra de par en par se abrirá en grietas, surcos de lágrimas profundas
Para que no me olvides el mundo no tendrá fronteras
Y sus ciudades serán el refugio de nuestros amores furtivos
Para que no me olvides te escribo poemas desde el fin del mundo
Para declarar mi amor en versos escritos a sangre y puño.


José Patricio Chamorro, 25 marzo 2017.

Tierras del sur.


La niebla cubre con su manto tus sueños rotos y olvidados

Lenguas de fuego adormecen los cantos de tus árboles caídos, en brasas siniestrados

Las aves lloran por sus nidos perdidos y el cielo clama en llanto su dolor

La tierra sangra en venas abiertas el sufrir de sus carnes

Sus flores me sonríen en un sol de madrugada

¡oh verdes prados del sur! No lloren sus hojas muertas

Alégrense con esta alabanza al Valle del ítata

Oda de amor por sus frutos y cosechas,

A sus vinos y manos labriegas, de hombres y mujeres de remotas épocas

Es tiempo, es hora plena, es tiempo de cosecha

En tus campos sembradas fueron semillas fieras

Malezas y espinas acribillaron tu belleza

Aun hoy en este valle en que las lágrimas del cielo se posaron

Entre las cenizas germinan viñas y secanos

Su vid es río que fluye acaudalado, sin par doblegado

Que al caer el ocaso, la esperanza renace bajo el manto de sus cielos nublados.

José Patricio Chamorro, 24 marzo 2017.

Pd: Homenaje y alabanza al Valle del ítata y las tierras del sur de Chile que fueron consumidas por los voraces incendios que las afectaron.

domingo, 19 de marzo de 2017

Silencios.


Silencio es el arte de vivir en tu presencia y el caos de tu ausencia

Silencio es volver la vista atrás y curarse de espanto por el tiempo fugaz

Silencio es callar impetuosamente los abismos mordaces del precipicio final

Silencio es la voz que proclama del más allá una sinfonía de nostalgias

Silencio es recrear paisajes sonoros, vibrantes y diáfanos de poesía

Silencio es el suspirar de un corazón desfalleciente por amores inconclusos

Silencio es mirar la vida con otros ojos y desear los instantes como un suspiro

Silencio es amordazar las horas y retener el tiempo del reloj en un gesto ausente

Silencio es morir suavemente en las manos de un sicario enmudecido

Silencio es la catedralicia campanada en el milagro del vía crucis

Silencio son las puertas del paraíso, infernales en su oxidada corrupción

Silencio es la sociedad en su absurda enajenación en tinieblas y holocaustos

Silencio son los femicidios a manos homicidas que destellan sangrientas

Silencio es la vana humildad de los poetas y artistas que claman sus versos

Silencio es el corazón del ruiseñor que agoniza como cenizas de rosas

Silencio es el origen de todos los tiempos, germen del mundo y sus tormentos

Silencio es el apocalipsis y el juicio final de la tierra húmeda y agónica

Silencio es la profecía autocumplida de los días anhelando tu venida

Silencio es la última sílaba pronunciada en los labios de nuestra amada vida.


José Patricio Chamorro, Chillán 19 marzo 2017.

Nostalgias perdidas.



Nostalgia, me invades como el pasar efímero de épocas doradas

Como sueños diurnos en el transitar errante por el mundo

Quién recuerda, en su corazón laten los misterios de la travesía

Resuenan en campanadas los ecos de otros lugares y tiempos

La voz es el sutil pensamiento de quién ama la vida y sus lamentos

El pasajero vaivén de un tren en lontananza, es mar embravecido

Locomotora fugaz que termina en el vagón del último suspiro

Los quebrantos y las dichas son el canto a la aurora

Al destemplar del día en el ocaso de los segundos silenciosos

Atronadores, impetuosos, así transcurren los días

Enajenados y silentes a la espera, siempre a la espera de tu regreso

Los lugares hablan por sí solos, anuncian nuevos porvenires

Su llamada recorre kilómetros de distancia y el viento te susurra al oído

Un nomeolvides te sonríe en el jardín de otros amores

Una rosa y una violeta son el presagio de la elocuencia

Las palabras permanecen en el aire y se esfuman en cadencias

En frágiles sonidos, vueltos aullidos, recuerdos y sílabas monocordes

Perdidas en los papeles frágiles que la memoria retiene vívida.


José Patricio Chamorro Jara, Chillán,19 marzo 2017.

Garcia marquez

Loading...

Julio cortazar

Loading...

Michelangelo Art

Salvador Dali Art

Yann Tiersen, Amelie.

Loading...

Distintivo: Participación activa en comunidad de Letras Kiltras.