sábado, 8 de diciembre de 2012

“Pensamiento,” “Interioridad” y “Stream of consciousness”; En la novela La señora Dalloway, Virginia Woolf.



Como refiere el título del presente ensayo, se busca ante todo poder indagar un tanto más en los pensamientos de Miss Dalloway, entendiendo por éstos su “interioridad” y “consciencia”, a través de la cual se busca clarificar quién era, qué sentía y quizás esbozar por qué lo sentía, a su vez visualizar cómo éste se va configurando, abarcando sus miedos, anhelos, recuerdos y cómo éste es un motor que conlleva determinadas acciones, repercutiendo en la relación con los personajes que la rodean o la han circundado a lo largo de su vida, como lo fue, por ejemplo, Peter Walsh su amor de juventud.

                 Para comprender mejor lo anterior, se torna necesario señalar la técnica narrativa empleada por Woolf, que funciona en tanto procedimiento narrativo y como una forma de interiorizarnos en los personajes, con ello me refiero a la corriente de la consciencia o en su versión inglesa “stream of consciousness; Por lo demás no existe una versión unívoca de ésta, sino que es amplia y variada, poseyendo algunos matices distintivos, como ha señalado la crítica literaria: “Las técnicas narrativas en proceso de experimentación constante son una característica fundamental del estilo de la narrativa del “stream of consciousnes”. En principio se puede decir que las técnicas utilizadas por cada autor que emplea el “stream of consciousness” es diferente aunque se pueden agrupar en cinco distintas: el monólogo interior directo, el monólogo interior indirecto, la descripción omnisciente, el soliloquio y el verdadero “stream of consciousness”. Las cuatro primeras técnicas se pueden confundir con esta última, puesto que también se encuentra cerca del inconsciente. “[1]

                 Específicamente en la novela, La señora Dalloway, Woolf, empleará ante todo la variante del monólogo interior indirecto, vale decir, hay presencia de un narrador en tercera persona, quien nos va relatando lo que sucede en la consciencia de los personajes: “En la novela que tomamos como ejemplo se puede ver partes extensas de descripción y narración convencional mezcladas con el monólogo interior indirecto que produce efectos incoherentes y desconectados en apariencia dentro de una narrativa en la que se ha dejado fluir a la consciencia que, pese a todo, va a aparecer como algo coherente. Así, los significados y las referencias surgen como vagas e inexplicables pero regidas, aunque no lo parezca, por un patrón y un fluir interno que ordena la caída de los pensamientos.”[2]

Pero al hablar de estas categorías es preciso en un primer término hacer referencia al contexto en el cual se sitúa la novela, pues se genera una marcada influencia de las tendencias psicológicas del momento, específicamente del psicoanálisis freudiano, el que ayudará a Woolf a ahondar en la consciencia de sus personajes, aunque no sólo fue Woolf quien utilizó la técnica de la corriente de la consciencia basada en las teorías psicológicas contemporáneas que dominaron el primer cuarto del siglo XX, pues ella pertenecía a un grupo de selectos intelectuales denominados el “Grupo de Bloomsbury”, quienes como citaré a continuación poseían una visión mancomunada intelectualmente hablando: “Dentro de este contexto podemos pensar en el Grupo de Bloomsbury, imbuido en la Psicología y los avances del momento y, que surge, como un grupo de personas de pensamiento privilegiado dentro de la primera mitad del siglo XX en Gran Bretaña y que afecta, creemos que muy consciente e inconscientemente, a la obra de nuestra autora. El círculo de amigos y de especialistas en varias materias diferentes que fue Bloomsbury dio que hablar en los movimientos reivindicativos del momento, como el movimiento feminista que apoya Woolf en su novela Three Guineas  (1938) o el caso de Maymard Keynes y sus teorías económicas.”[3]
                
                 ¿Pero quiénes eran los integrantes que constituían este emergente grupo intelectual?, ¿Dónde se reunían y qué los motivaba?: “El Grupo se acogió en la familia de Sir Leslie Stephen que, al fallecer en el año 1904, sus cuatro hijos deciden abrir una casa en el 46 de Gordon Square en Londres, que se convierte en el lugar de reunión de sus amigos intelectuales. A la casa asisten Vanessa y Virginia Stephen, los amigos de su hermano Thoby, que conocerá a varios de los intelectuales denominados los Apóstoles de Cambridge, una sociedad de discusión intelectual “secreta” que se reunía para discutir asuntos del momento. Los apóstoles habían evolucionado de ser un grupo de jóvenes con intereses metafísicos e idealistas a un grupo satírico que ironizaba sobre la sociedad y muchos de sus miembros de manera muy desapasionada.”[4]

                 Así como se ha hecho alusión a las técnicas narrativas empleadas, el contexto epocal, social e intelectual, no se pueden soslayar algunos elementos que resultan de sumo interés y que son de gran aporte para profundizar aún más aguda y acuciosamente en la mente de los personajes, con ello me refiero al uso de “flashbacks”, es decir, habrá un juego e interacción con la temporalidad que ineludiblemente nos conllevan al pasado, son remembranzas breves de lapsus temporales que relacionan a la protagonista con personajes secundarios, que, sin embargo, han sido relevantes en su vida, tanto en su pasado como en el momento actual: “Son todos caracteres condicionados por la infancia, quizás como su propia vida, al estilo freudiano, por lo que sus personajes vuelven de manera constante al pasado. Tiene importancia la perspectiva, en la que los objetos más insignificantes, se analizan desde puntos de vista complementarios en una discontinuidad temporal que es una característica de su obra y, como no, de todo el post-modernismo.”[5]



                 Tampoco podemos olvidarnos que la literatura en el siglo XX estuvo muy influenciada por el cine y viceversa, pues hubo un sinnúmero de experimentaciones de esta índole, ante todo en lo referente a las vanguardias europeas, donde el surrealismo, el expresionismo e impresionismo acapararon sin lugar a dudas sobremanera el área cinematográfica, valiéndose de técnicas visuales, es así que no nos debe sorprender focalizaciones y perspectivas de cámara, pues en conjunto con una visión psicoanalítica de los personajes, permiten un juego visual bastante llamativo, así se nos presentan en las novelas de Woolf: “Sus técnicas narrativas son fílmicas y en ellas los argumentos se cortan para formar historias casi tridimensionales en las que el léxico empleado está lleno de intimidades, esto es, pleno de lirismo poético. Se refleja la vida interior de los personajes como si la cámara que filma a los seres humanos pudiese entrar en nuestro interior y vernos. Este entorno interior se muestra cansado de sociedades en guerra, de imposibilidades de conocer o, aun, hablar con nadie, de frivolidades y de desaprobaciones sobre lo que está pasando.”[6]                 

                 Retornando la mirada al procedimiento narrativo del “stream of consciousnes”, cabe referir cuál era el propósito de Woolf al emplear esta técnica y en su postura de crítica literaria, se nos refiere: “Ella desea formular las posibilidades y los procesos de la realización de la verdad que, para la autora, parece algo inexpresable físicamente ya que sólo puede expresarse al nivel de la mente. Esto parece claro en sus tres novelas del “stream of consciousness”, Mrs. Dalloway, To the Lighthouse y The Waves.”[7]

                 Según lo planteado precedentemente, los estudios de la mente y la consciencia de los personajes se volverán un tema troncal y fundamental en sus novelas, principalmente en las tres ya mencionadas, caracterizándose por elementos como los que apuntaré a posteriori: “Sus protagonistas tienen momentos de visión no como si fuesen unos místicos orientales sino porque Woolf piensa que lo más importante en la vida es la búsqueda de los significados y de la identidad propia. En esta búsqueda aparecerá un camino personal que cada personaje, como en el caso de Clarissa Dalloway, va a recorrer entre símbolos personales de su antes y de sus momentos presentes que le hacen expresar su visión íntima de la realidad, de la subjetividad y de la vida. Este deseo se igualará a la actividad psíquica que si no es consciente habrá que buscarla cada vez más en el fondo de la consciencia, por lo que nuestra autora recurrirá siempre a personajes muy sensibles y capaces de buscar esta actividad psíquica en sí mismos a través del “stream of consciousness”. Por eso, la señora Dalloway va a buscar su identidad de una manera bastante mística hasta llegar a la verdadera visión y a rozar una sensibilidad impresionista y consciente de los colores, de los sonidos, de las formas y del espíritu humano en búsqueda. [8]

                 Como se ha dado cuenta hasta acá, las novelas de Virginia W. ahondan ante todo en la psicologización de los personajes, volviéndose esta rama de las ciencias sociales y que cobra su auge en el siglo XX, un punto central para comprender las subjetividades de éstos, pero ante todo inmersos en un contexto social que abate al ser humano, que aniquila su interioridad, como lo es el período de guerras, pues así se ven enfrentados en tanto individuos, ante un mundo que es por sobretodo, adverso: “Sus personajes que tienen casi siempre la idea de ser un viajero solitario dentro de un mundo, como decimos, metafísico. Sus personajes siempre están problematizados en el sentido de que son incapaces de reconciliar sus actos, es decir, su actividad con sus ideales y deseos. Casi siempre, sus caracteres tienen ciertos delirios o alucinaciones que oscilan entre la grandeza y el fanatismo psicológico que los enferma o los descoloca de su contexto real. Esto quizás se deba a una represión de sentimientos y a la dureza y experiencias caóticas de un contexto que, para Woolf, rechaza al ser humano.”[9]

            Tras la referencia de las técnicas empleadas por la autora, se puede hablar que desde el primer momento de la novela, “La señora Dalloway” de Virginia Woolf, se nos comienza a figurar la interioridad de Miss Dalloway, pues conoceremos sus pensamientos, los que serán referidos por un narrador en tercera persona. De este modo, éste será el motor que dará paso a diversas acciones y ante todo, las decisiones que ésta tome, conllevarán sus determinados efectos, así comienza la historia: “La señora Dalloway decidió que ella misma compraría las flores.”[10] Lo anterior desde un principio nos da cuenta, aunque aparezca sólo tangencialmente, la personalidad constitutiva de Miss Dalloway, pues se puede inferir que ella es una mujer independiente y que es dueña de sí misma y sus decisiones, por lo demás ella se encargaba de dirigir y de organizar un evento, el cual todavía desconocemos.

            A continuación se nos presenta un acto de habla del tipo expresivo, según las tipologías discursivas planteadas por Roman Jacobson, pues ella a través de su pensamiento expresará una sensación, la que le evoca una imagen paradisíaca y agradable que citaré consiguientemente: “Y entonces Clarissa Dalloway pensó: qué  mañana diáfana, cual regalada a unos niños en la playa.”[11] Luego, tras abrir las bisagras y salir al aire libre, nuevamente manifiesta su interioridad a través de la expresión de su sentir, lo que efectúa a través de actos de habla retóricos, específicamente empleando la figura literaria de la comparación: “¡Qué fresco, qué calmo, más silencioso que éste, desde luego, era el aire a primera  hora de la mañana. . .! como el golpe de una ola; como el beso de una ola”.[12] Por otra parte, era embargada por un presentimiento, el que le rondaba ineludiblemente, era un mal presagio, temía por algo que iba a suceder.

            Posteriormente, accedemos cada vez más profusamente a los recuerdos de Clarissa Dalloway, donde se nos presentan primordialmente elementos traspasados por un valor emotivo y que la vincula con uno de los personajes protagónicos del relato, me refiero a Peter Walsh y de esta manera nos formamos una identidad de aquél, al mismo tiempo que nos hacemos una idea del tipo de relación establecida entre ambos, pues Clarrisa refiere que lo que uno recordaba de él eran: “Sus dichos, sus ojos, su cortaplumas, su sonrisa, sus malos humores, y, cuando millones de cosas se habían desvanecido totalmente .¡qué extraño era!., unas cuantas frases como ésta referente a las verduras.”[13]




El narrador, a continuación nos relata, si bien no lo que pensaba Clarissa, al menos sí las acciones que realizaba, que en sí al igual que su forma de pensar, la caracterizaba, pues su caminar era el propio de una señora, lo hacía de manera muy erguida. Podríamos señalar a su vez que el narrador es del tipo omnisciente, ya que conoce los pensamientos y sentimientos de nuestra protagonista y, particularmente cómo se sentía en su devenir por la ciudad, lo que ésta le provocaba: “Una siente, incluso en medio del tránsito, o al despertar en la noche, y de ello estaba Clarissa muy cierta, un especial silencio o una solemnidad, una indescriptible pausa, una suspensión (aunque esto quizá fuera debido a su corazón, afectado, según decían; por la gripe), antes de las campanadas del Big Ben.”[14]

Por otro lado, su experiencia de estar en la ciudad, pero no cualquier ciudad, sino que el corazón de Londres mismo, le producía una serie de sentimientos positivos, de bienestar, ella amaba la vida, amaba esa ciudad, pues se denota en la descripción que hace de ella, aunque tamizada por su interioridad: “Sí, porque sólo Dios sabe por qué la amamos tanto, por que la vemos así, creándose, construyéndose alrededor de una, revolviéndose, renaciendo de nuevo en cada instante; pero las más horrendas arpías, las más miserables mujeres sentadas ante los portales (bebiendo su caída) hacen lo mismo; y tenía la absoluta certeza de que las leyes dictadas por el Parlamento de nada servían ante aquellas mujeres, debido a la misma razón: amaban la vida. En los ojos de la gente, en el ir y venir y el ajetreo; en el griterío y el zumbido; los carruajes, los automóviles, los autobuses, los camiones, los hombres-anuncio que arrastran los pies y se balancean; las bandas de viento; los organillos; en el triunfo, en el campanilleo y en el alto y extraño canto

de un avión en lo alto, estaba lo que ella amaba: la vida, Londres, este instante de junio.”[15]

Cabe resaltar nuevamente la técnica narrativa empleada a lo largo de la obra, pues estamos inmersos en una clara corriente de la consciencia, la que sin lugar a dudas le otorga una perspectiva distinta a la manera de relatar los hechos, es así que se puede hablar inclusive de una mirada o pensamiento caleidoscópico, ya que de un pensamiento pasamos a otro continuamente, pero siempre imbricados, como se verá a continuación: “Este instante de junio. Sí, porque el mes de junio estaba mediado. La guerra había terminado, salvo para algunos como la señora Foxcroft que anoche, en la embajada, se atormentaba porque aquel guapo muchacho había muerto en la guerra y ahora un primo heredaría la antigua casa solariega; o como Lady Bexborough quien, decían, inauguró una tómbola con el telegrama en la  mano, John, su predilecto, había muerto en la guerra: pero había terminado; a Dios gracias, había terminado. Era junio.”

Precisamente, como podemos comprobar en el párrafo precedente el hilo conductor de los pensamientos que se encuentran interrelacionados es el mes de junio, ya que éste conecta a cada uno de ellos desde principio a fin, permitiendo así una continuidad, ya que junio era el mes que Clarissa amaba, pero al mismo tiempo era el mes en que la guerra había terminado y de la guerra, pasa a otro personaje de la novela, la señora Foxcroft y así sucesivamente, inclusive se establecen dobles enlaces, pues hay una juntura entre la guerra y el muchacho que murió en ella, que lamentaba la señora Foxcroft, hasta amalgamarse todo lo anterior, en la imagen de la guerra.

Nuevamente Clarissa visualizará en su mente la imagen de Peter Walsh, es decir, si bien actualmente no estaban juntos, aún quedaban resabios de otros tiempos junto a él. Sus recuerdos con él a ratos eran agradables, a ratos no tanto y, de este modo iremos descubriendo el tipo de relación que mantenían, inclusive nos percataremos que estaban ad portas de casarse, no obstante, por diversos motivos, finalmente Clarissa y, ante lo cual no se arrepiente, decidió no hacerlo:

“Sin embargo, de repente a Clarissa se le ocurría pensar: ¿qué diría Peter si estuviera conmigo?; ciertos días, ciertas imágenes le devolvían a Peter con paz, sin la antigua amargura; quizás esto fuera la recompensa de haber comenzado a amar a la gente; y regresaron las imágenes de una hermosa mañana en el centro de St. James Park, sí, realmente regresaron. Pero Peter, por hermosos que fueran los árboles, o el césped o la niña vestida de color de rosa, no veía nada. Si Clarissa se lo pedía, Peter se ponía las gafas; y miraba. Lo que le interesaba era el estado del mundo; Wagner, la poesía de Pope, el carácter de las gentes eternamente, y los defectos del alma de Clarissa. ¡Cómo la reñía! ¡Cómo discutían! Clarissa se casaría con un primer ministro y permanecería en pie en lo alto de una escalinata; la perfecta dama de sociedad, la llamó Peter (por esto lloró en su dormitorio), tenía las hechuras de la perfecta dama de sociedad, decía Peter. Por esto, Clarissa se encontró todavía discutiendo en St. James Park, todavía convenciéndose de que había acertado, como realmente acertó al no casarse con Peter.”[16]

                     Consiguientemente se nos aclara aún más el panorama y nos percatamos de las verdaderas razones por las cuales no se casaron y, además somos partícipes de que Clarissa dentro de todo sí sé casó, sin embargo, no con Peter, sino que con Richard, donde deja claramente establecidas las diferencias entre ambos, pues uno atiborraba los espacios, mientras que el otro le daba una cierta independencia, que marcaba la diferencia.

            En la medida que avanzamos en la novela llegamos a un punto donde se reencuentran Clarissa Dalloway con Peter Walsh, después de años sin verse, ambos habían envejecido, no obstante, aún mantenían rasgos distintivos, así el narrador al igual que al principio de la novela, se interioriza en la mente de los personajes y, de este modo podemos acceder a conocer sus pensamientos y sensaciones: “(Lo dijo pensando que era indignante que la interrumpieran a las once de la mañana del día en que daba una fiesta.) Había oído pasos en la escalera. Oyó una mano en la puerta. Intentó ocultar el vestido, como una virgen protegiendo la castidad, resguardando su intimidad. Ahora la manecilla de bronce giró. Ahora la puerta se abrió, y entró. . . ¡durante un segundo no pudo recordar cómo se llamaba!, tan sorprendida quedó al verle, tan contenta, tan intimidada, ¡tan profundamente sorprendida de que Peter Walsh la visitara inesperadamente aquella mañana! (No había leído su carta.)”.[17]

Sin embargo, no sólo accedemos a los pensamientos de Clarissa, en esta ocasión, también a los de Peter: “Ha envejecido, pensó Peter Walsh sentándose. No le diré nada, pensó, porque ha envejecido. Me está mirando, pensó, bruscamente dominado por la timidez, a pesar de que le había besado las manos. Se metió la mano en el bolsillo, sacó un cortaplumas grande y lo abrió a medias. Exactamente igual, pensó Clarissa; el mismo extraño aspecto; el mismo traje a cuadros; su cara parece un poco alterada, un poco más delgada, un poco más seca quizá, pero tiene un aspecto magnífico, y es el mismo de entonces.”[18]

Tras esta sucesión rápida e inesperada de acontecimientos logramos finalmente llegar a incorporar a otro personaje, que ya no se encuentra entre ellos, pues me refiero al padre de Clarissa quien se encontraba muerto hace años y que Peter rememora en medio de la conversación y, nuevamente se nos presentan estas imágenes a través de la utilización de flashbacks: “Y recordó desayunar solo, muy intimidado, con el padre de Clarissa; y el padre había muerto; y Peter Walsh no había escrito a Clarissa. Pero la verdad era que nunca se había llevado bien con el viejo Parry, aquel viejo y flojo quejumbroso, el padre de Clarissa, Justin Parry.”[19]

Culminantemente, se puede apreciar a través de la relación entre Clarissa Dalloway y Peter Walsh, cómo se desencadenan los acontecimientos en su vida y en su mente, pues hemos accedido a sus más recónditos recuerdos y sinsabores, que han atormentado por años a esta pareja que nunca llegó a ser y cómo en un día de junio en un distrito londinense el pasado vuelve a resurgir de las cenizas de un amor irrealizado, donde ha quedado la imagen patente de una pasión no concretada.


[1] El mundo narrativo de Virginia Woolf. Estudio de Mrs Dalloway. Jose L. Caramés Lage  Universidad de Oviedo.
[2] Ibídem.
[3] Ibídem.
[4] Ibídem.
[5] Ibídem.
[6] Ibídem.
[7] Ibídem.
[8] Ibídem,
[9] Ibídem.
[10] La señora Dalloway, Virginia Woolf. Edición digital, Argentina. Pp. 3. www.infotematica.com.ar

[11] Ibídem.
[12] Ibídem.
[13] Ibídem.
[14] Ibídem.
[15]Ibídem. Pp. 3-4.
[16] Ibídem. Pp. 5-6.
[17] Ibídem. Pp. 30.
[18] Ibídem.
[19] Ibídem. Pp. 31. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Garcia marquez

Loading...

Julio cortazar

Loading...

Michelangelo Art

Salvador Dali Art

Yann Tiersen, Amelie.

Loading...

Distintivo: Participación activa en comunidad de Letras Kiltras.